Páginas vistas en total

domingo, 7 de enero de 2018

Molly's Game. Keiv Costner, conciencia de nuestro tiempo


Anoche, cena entre amigos en Lux, un nuevo restaurante en Jorge Juan, 22. Bonita decoración, buen producto (alcachofa, rape, lubina) y un servicio que seguro que mejorará.
También estuve viendo ‘Molly’s Game’, escrita y dirigida por Aaron Sorkin. La historia (real) de Molly Bloom, que fue esquiadora olímpica, montó las timbas de póker más exclusivas de Los Ángeles y Nueva York y fue arrestada por el FBI. Excelentes interpretaciones de Jessica Chastain (como la propia Molly) e Idris Elba (su abogado Charlie Jaffrey, exfiscal y súper-íntegro).
Me encantan las obras de Aaron Sorkin (Nueva York, 1961): series como ‘El ala oeste de la Casa Blanca’, ‘The Newsroom’; los guiones de ‘Algunos hombres buenos’, ‘Malicia’, ‘La red social’, ‘Moneyball’ o ‘Steve Jobs’. Me gustan mucho sus diálogos veloces, chispeantes, inspirados, shakespearianos, como los que tiene Molly con su abogado o con su padre. ‘Molly’s Game’ es una metáfora de los excesos del Capitalismo: estrellas de Hollywood, deportistas de élite, emprendedores tecnológicas,  la mafia rusa, haciendo apuestas desorbitadas en una mesa de póker. Una mujer fuerte, poderosa, que utiliza su talento para ganar dinero y quién sabe si para vengarse de los poderosos.
Me ha invitado a reflexionar mucho el papel de Larry Bloom, interpretado por Kevin Costner. Larry es psicólogo, terapeuta, profesor en la Universidad, muy exigente con sus hijos (especialmente con Molly). Tal como explica la protagonista en la cinta, todas las atletas de nivel olímpico han tenido padres especialmente exigentes con ellas.
Kevin Costner (California, 1955) comenzó su carrera como actor a los 27 años. Le recordamos por ‘Los intocables de Elliot Ness’ con Sean Connery (1987), ‘Los búfalos de Durham’ con Susan Sarandon (1988), ‘Campo de Sueños’ (1989), ‘Bailando con lobos’ (1990), ‘Robin Hood’ (1991), ‘JFK’ (1991) y especialmente ‘El guardaespaldas’, con Whitney Houston, hace 25 años. La pifió con ‘Waterworld’ (1995) y ‘Mensajero del futuro’ (1997). Tiene especial significado para mí por ‘Mensaje en una botella’ (1999), la primera peli que vi tras publicar ‘La sensación de fluidez’. Y desde entonces, ‘Entre el amor y el juego’ (también de 1999), ‘Trece días’ (2000), ‘Mr. Brooks’ (2007) o ‘The company men’ (2010), una película que explicaba especialmente bien la crisis económica.
 A sus 60 años, Costner ha vuelto con fuerza. En ‘Figuras ocultas’ (2016), la película sobre el relevante papel de las mujeres afroamericanas en la NASA en los años 60, interpreta a Al Harrison, basado en Robert C. Gilruth (1913-2000), director del “Space Task Group” del centro de investigación de Langley y posteriormente el primer director de lo que hoy es el Centro Espacial Johnson en Houston. Un líder con una visión clara, inspirador, perseverante, que supo aprovechar el talento de aquellas expertas. Astrónomo implicado decisivamente en las misiones Mercury, Géminis y Apollo, trabajó para la NASA y su agencia antecesora de 1937 a 1973. Supervisó 25 vuelos espaciales, hasta el Apolo 15.
En ‘Molly’s Game’, la “terapia” que Larry hace con su hija, en una de las escenas finales de la película (tres años en tres preguntas y tres minutos) es una maravilla. Una clara explicación de las luces y sombras del pasado sobre el presente, de la relación paterno-filial, de nuestras motivaciones internas para ganar. Sólo por ese diálogo entre Kevin Costner y Jessica Chastain (una obra de arte de Aaron Sorkin) merece, y mucho, la alegría la película en sus 140’. Fas-ci-nan-te. Puro talento. Te la recomiendo a todas todas.

Hoy he escuchado mucho a Ludovico Eunaudi (mientras la prensa del domingo, mientras escribía esta entrada en el Blog). Uno de mis compositores favoritos.
La canción que te dedico es “Gold”, de Spandau Ballet: www.youtube.com/watch?v=fcfUk5ptoCY “Always believe in your soul/ You’ve got the power to know”.

No hay comentarios: