Páginas vistas en total

martes, 1 de agosto de 2017

España necesita su propio Plan Estratégico


Ya estamos en agosto y la actividad continúa (al menos durante esta semana), incluyendo un almuerzo en la Talent Tower con uno de los mayores expertos europeos en Transformación Digital. Son días en los que los primeros ejecutivos de las grandes compañías hacen balance de la temporada y se plantean interesantes metas para la siguiente. Como la ejecución es el 90% de la estrategia, el talento supone el “ser o no ser” que marca la diferencia. Mi gratitud a los CEOs y presidentes con los que, sin corbata, estamos dialogando estos días.

Me ha gustado especialmente, en el Actualidad Económica de este mes, la entrevista de Francisco Oleo a Juan Pedro Moreno, presidente de Accenture. Licenciado en Económicas por Cantoblanco (Universidad Autónoma de Madrid), fue premio extraordinario. Lleva en la consultora tecnológica más de un cuarto de siglo, fue socio director global de servicios financieros (2012-2015), considera la diversidad como un imperativo de negocio y ha fusionado la consultoría con la RSC en la llamada “consultoría responsable”. Es coautor del libro ‘A new era in Banking’. El diálogo entre Juan Pedro y Paco no tiene desperdicio.
De él, extraigo una docena de reflexiones:
- “Me preocupa que ahora estemos en una situación de impasse en España, porque es el momento de dar un nuevo empujón, y eso pasa por tener un plan estratégico como país y por saber lo que queremos ser para poder hacerlo”. Estoy totalmente de acuerdo. Nuestro país necesita un Plan Estratégico 2018-2020, con su Balanced Scorecard (Cuadro de Mando Integral), su canvas (tapiz de Propuesta de Valor) y su parrilla ERAC (Océano Azul: qué Eliminar, qué Reducir, qué Aumentar, qué Crear).
- “La transformación digital supone el inicio de una nueva era que redefine la sociedad y la forma de hacer negocios, el mundo empresarial, las relaciones laborales… Es como si hubiesen repartido de nuevo las cartas y empezase una nueva mano”. Nuevas tecnologías y radical abaratamiento de las mismas. La tecnología es el trampolín del talento.
- ¿La Administración? “Si miras la parte recaudadora de la Administración, ves que es la más avanzada del mundo. La Seguridad Social y Hacienda son un paradigma de modernidad (…) Por el contrario, el mundo de los servicios a los ciudadanos, lo que facilita el desarrollo de la economía, va un poco por detrás, con ejemplos tan manidos y relevantes como el de la Justicia”. Juan Pedro Moreno lo llama “vértigo digital”. En un mundo híperVUCA, triunfa la “economía de la experiencia”.
- “La gente busca calidad y precio, pero también rapidez y sencillez (…) Hemos pasado del business to consumer al business to business y ahora al business to me.” Sofisticación de los clientes, individualización, revolución tecnológica: empleo del talento individual y colectivo.
- “El mejor modo del predecir el futuro es inventárselo, pero eso depende del valor y del coraje que tengamos”. Esta frase (la primera parte) que se atribuye a Peter Drucker y que es de Alan Kay (el padre del “ratón” de ordenador) tiene una segunda parte, la valentía, que es, como nos enseñó Aristóteles, el termino medio entre la cobardía y la temeridad.
- “Es una certeza que el modelo de banca que hemos vivido hasta ahora ha llegado a su fin. Pero pienso que la tecnología será la palanca de supervivencia y de potencialidad de los bancos”. El 60% de los clientes se apuntarían a entidades de las GAFAs (Google, Amazon, Facebook, Apple): quieren buscar la experiencia. “Si cuando compro y uso un iPhone todo es tan sencillo, me gustaría que fuera así cuando meto mis ahorros o pido una hipoteca en un banco”.
- “Ni en Europa ni en España nos falta talento, lo que no tenemos son las palancas o la cultura necesarias para retenerlo. Los cerebros del 70% de las startups de Palo Alto pertenecen a extranjeros”. El 70% de la fidelización del Talento es Liderazgo; las culturas ganadoras son creadas por calidad directiva. Lo que nos falta (especialmente en las pymes) son directivos profesionales.
- “En España estamos saliendo de la crisis otra vez gracias a que el turismo bate récords y a que se está reactivando la inversión inmobiliaria”. Más vale que cambiemos de modelo productivo.
- “España ha dado una vez más una lección, como ha hecho en muchas ocasiones a lo largo de la historia, de que es un país capaz de reaccionar y recomponerse cuando tiene una presión o una necesidad importante”. “Debemos absorber mucho más empleo todavía, hay que acelerar la transformación digital”. “Hay que cambiar radicalmente la educación en España”.
- “La gran mayoría de los jóvenes van a encontrar empleo, soy optimista. Es verdad que la sociedad está generando bolsas de personas vulnerables que tienen difícil encontrar trabajo, pero no basta solo con darles formación”. “¿Es el momento ahora de subir los salarios? Sí, si somos capaces de añadir a lo que tenemos algo que nos permita ganar en productividad, que pasa por la diferenciación, la innovación y la calidad para poder mantenernos en el mercado con unos precios más altos, porque nadie está dispuesto a pagar más por el mismo producto si no obtiene algo más”.
- “Hay tres sectores que tienen la misma enfermedad: los medios de comunicación, las telecomunicaciones y la banca, porque la sociedad ha entendido que sus productos y servicios son gratuitos”. No vamos a poder cambiar el paradigma de “gratis total”, porque forma parte de la ola transformadora que nos ha traído hasta aquí”.  Se puede ser rentable con el negocio de los datos, que es el nuevo petróleo de este siglo.
- “Los robots van a transformar el empleo, pero no nos lo van a quitar (…) Acabaremos diciendo: ¡Benditos robots!”. Según los expertos, por cada puesto de trabajo eliminado por la automatización, obtendremos 2’4 empleos nuevos.
Mi agradecimiento a Juan Pedro Moreno por la claridad de sus ideas y a Francisco Oleo por la calidad de sus preguntas.

Como vari@s me habéis pedido que complemente esta entrada con una canción, os propongo ‘Uno x uno’ de Manu Carrasco: www.youtube.com/watch?v=Vj1190w58UM “Antes de que me quede sin corazón…”

No hay comentarios: