Páginas vistas en total

lunes, 24 de julio de 2017

Músicos enfermos de amor, Lutero y jefes que no delegan


Comenzamos la semana de viaje a La Rioja. Almuerzo con el presidente y el DG de una de las principales empresas de la Comunidad Autónoma, la primera compañía de su sector en el mundo. Da gusto comprobar que la Alta Dirección de esta organización se toma muy en serio el Liderazgo. Cuenta con su MLP (Modelo de Liderazgo Propio), su programa de Desarrollo del Liderazgo, Coaching a primer nivel… y estoy seguro que avanzarán en la valoración (assesment, con herramientas como Logan o LEA) del Liderazgo y en el LPC (Liderazgo de Posicionamiento de Carrera). Como ha declarado recientemente nuestro compañero Pedro Checa, “el outplacement tradicional ha muerto”. Y no hay forma de reinventarlo tal como lo conocemos.

De la prensa del fin de semana, comienzo con José Antonio Marina y Rosa Montero (muchos echamos de menos los artículos de John Carlin).
El maestro Marina desplegaba sus ‘Ideas’ sobre “la bofetada”. Recomendaba el libro de la jurista María de la Válgoma ‘¿Padres sin derechos, hijos sin deberes?’ En 2007, se suprimió una frase del artículo 154 del Código Civil: “Los padres podrían corregir moderada y razonablemente a sus hijos”. Problemas de “negativismo desafiante” que puede degenerar en conductas agresivas.
Rosa Montero nos ofrecía ‘El gran secreto’: “Somos criaturas hechas para la felicidad. Por eso hay personas que, pese a sufrir grandes reveses siguen experimentando momentos de gozo”. Según la OMS, hay 300 M de personas con deprsion, un 18% más que hace 10 años. “La vida se regocija de vivir. Ese es el sencillo y gran secreto”.
El psicólogo y director Kurt Pahlen analizó las relaciones amorosas de los grandes compositores: Joseph Haydn hacia Luiglia Polzelli, Beethoven hacia Amalia Sebald (le dedicó su ‘Claro de luna’), Mozart hacia Konstanze Weber (a quien llamaba “ratoncilla”), Schumann hacia Clara, Verdi hacia Giusepina Strepponi (“Te diré en bajito lo mucho que te amo y que te admiro”), Wagner hacia Mathilde Wesendock (liebestad), Enrique Granados hacia Amparo Gal (“Tuyo hasta morir”), Mahler con Alma: “Créeme que estoy enfermo de amor”. Interesante colección de epistolas.
Entrevistas a dos grandes mujeres. De Estrella de Diego a la profesora, ensayista, dramaturga y novelista Francesca Hélène Cixous: “Cervantes tiene las respuestas a las preguntas de hoy”. “Creo que he inventado un arte de enseñar que no entiendo como enseñanza, sino como comunicación, como compartir y pasarlo bien juntos”. La autora de ‘La risa de la medusa’ establece un vínculo entre la economía de la feminidad y la literatura.
Y de Pedro Simón a la filósofa Adela Cortina: “Una sociedad que desprecia a los que fracasan es patológica”. “Tras la crisis la gente teme que los otros le quiten cosas: el empleo, la casa”. “Al que tiene miedo le engaña cualquiera; al que degusta la libertad, nadie”.
500 años de “la gran ruptura europea”. En la noche de todos los santos de 1517, un desconocido monje agustino de 34 años desencadenó una protesta contra la iglesia de Roma. Con sus 95 tesis, Martín Lutero partió en dos la Cristiandad, iniciando dos siglos de guerras. María Elvira Roca analiza los mitos y realidades de Lutero: fue el gran valedor de las oligarquías, casi la cuarta parte de las propiedades del Sacro Imperio cambiaron de manos, no fue el adalid de la libertad religiosa que se le ha atribuido, fue furiosamente antisemita y preconfiguró el programa nazi (la “noche de los cristianos rotos” tuvo lugar en honor a su 450º aniversario). Guillermo Altares explica que la división actual entre Europa del norte y del sur es heredera de las 95 tesis de Wittenberg.
‘Meditación en Atenas’ de Enrique Krauze: “Advertidos de que las democracias son mortales, debemos honrar las voces de aquel pasado y defender la palabra libre, razonada, transparente y veraz ante la tiranía y la demagogia”.
En política internacional, Moisés Naím anticipa cómo podría salvar Trump a Maduro. Un bloqueo petrolero daría la coartada perfecta al chavismo. El embargo a Cuba de 1962 es un precedente peligroso. “Ni los más fanáticos pueden defender ya la revolución bolivariana sin hacer el ridículo”.
Y en El País Negocios, tres reportajes: ‘Cataluña dispara las alarmas de las empresas’ de Thiago Ferrer. Un sondeo entre 265 compañías (800.000 empleados) muestra que para el 31% de ellas el auge independentista les perjudica. El sector turístico es el más crítico con el soberanismo.
En el Extra Pymes, ‘Cómo seleccionar mejor al personal’ de Elena Sevillano. Las pymes generan 7 de cada 10 nuevos empleos, pero su método de contratación sigue siendo amateur (por contactos). Como mucho, utilizan plataformas tipo Infojobs (que discriminan en aptitud pero no sirven para determinar la actitud de los candidatos). “A estas firmas les resultan muy costosas los sistemas de selección externos” (si no invierten en atraer talento, no es de extrañar que el diferencial anual de productividad entre empresas grandes y pymes sea de 10 veces), “pero a veces se sirven de empresas de trabajo temporal”. Más les vale para ser más profesionales en la gestión de talento.
Y ‘Jefes que no delegan y se meten en todo’ de Ramón Oliver (Carreras y Capital Humano). “El buen líder orienta, informa y gestiona. Y sus colaboradores entienden, proponen y actúan. No es necesario controlar ni perseguir” (Yolanda Díaz Villarubia). “Nadie es Superman” (Antonio Núñez). La microgestión lastra la eficacia de la organización. “Hacer seguimiento de una actividad y fiscalizarla son dos cosas distintas”. El “micromanagement” es letal para la motivación de los colaboradores. Me ha gustado el tema y las opiniones de los expertos. He hecho a faltar datos (que los hay) y cómo delegar con eficacia en cinco pasos (atención al vídeo clásico de John Cleese, ‘The helping hand’):
- Exponer con claridad el qué, cómo y para qué de la delegación.
- Escuchar con atención (si el/la colaborador@ lo ha entendido bien y se siente que puede hacerlo con efectividad).
- Fijar los parámetros.
- Autorizar y facultar.
- Revisar el proceso y aprender del mundo.
Los directivos españoles son los 94º en delegar autoridad (sobre 138 países). Sólo somos peores en prácticas de selección y desvinculación (110º del mundo) y en retribución ligada a la productividad (103º), y similares (93º) en formación del personal. En esta línea, España es el país 83º en atraer talento y el 82º en fidelizar talento, según el Global Competitiveness Report (www3.weforum.org/docs/GCR2016-2017/05FullReport/TheGlobalCompetitivenessReport2016-2017_FINAL.pdf). Tenemos mucho que mejorar en términos de Calidad Directiva.       

No hay comentarios: