Páginas vistas en total

viernes, 28 de julio de 2017

La Feliciplina y otras 9 leyes de las vidas extraordinarias


Un exitazo ayer el Cine Fórum Empresarial de APD en Barcelona (190 asistentes, aforo completo) con una película muy entretenida, ‘Cita a ciegas con la vida’. Mi agradecimiento a todo el equipo de APD Zona Mediterránea, con Mercè Faixes al frente.
En el AVE hacia Madrid he estado leyendo ‘El Código de las mentes extraordinarias’, de Vishen Lakhiani. Ingeniero informático, es el fundador de MindValley, una empresa con 200 empleados especializada en la experiencia de aprendizaje a través de plataformas digitales.
Vishen nos anima a redefinir nuestra vida a partir de 10 leyes para una vida extraordinaria, en tres bloques:
A. El espacio cultural: cómo nos ha modelado el mundo que nos rodea. “Todos nadamos en un mar de convicciones, ideas y costumbres”.
1. Trascendamos el espacio cultural: aprendamos cuestionarnos las reglas del mundo en el que vivimos. Son los “debo” (aceptar este trabajo, casarme, esta universidad, religión, etc). Frente a la “verdad absoluta” del espacio físico, el espacio cultural nos ofrece una “verdad relativa”. “Dame la emoción y el entusiasmo de una vida insegura, que rompe reglas y cuestiona dogmas en todo momento, por encima del aburrido devenir de una vida segura”.  Ley 1: “A las mentes extraordinarias se les da bien identificar el espacio cultural y son capaces de decidir qué reglas y condiciones seguir y cuáles cuestionar. En consecuencia, tienden a tomar el camino menos transitado e a innovar, teniendo siempre presente la idea de lo que significa vivir de verdad”. En palabras de Peter Diamantidis: “Si no puedes ganar, cambia las reglas. Si no puedes cambiar las reglas, ignóralas”. Distingue las “mierdirreglas” y pasa de ellas. “Hay belleza en las caídas”.
2. Cuestionemos las reglas sin sentido. Una “Obsorregla” (brule, en inglés), es una regla obsoleta, que funcionó en el pasado pero ya no. se adoptan por adoctrinamiento en la infancia, por figuras de autoridad, por necesidad de pertenencia, por “prueba social” (todo el mundo lo hace) y/o por nuestras inseguridades internas. Ley 2: “Las mentes extraordinarias cuestionan las reglas sin sentido cuando sienten que no siguen la línea de sus sueños y deseos. Se dan cuenta de que el mundo funciona de la manera que funciona en gran parte porque la gente sigue a ciertas reglas que caducaron hace ya mucho tiempo”. Es el momento de empezar a cuestionar.      
B. El despertar: nuestra facultad de elegir nuestra versión del mundo.
3. Apliquemos la ingeniería de la consciencia. Es un nuevo sistema operativo para nuestra consciencia: tu modelo de realidad (tu hardware), que es “lo que piensas es lo que consigues”; tus sistemas de vivir (tu software): tus hábitos. Ley 3: “Las mentes extraordinarias entienden que su crecimiento depende de dos cosas: sus modelos de realidad y sus sistemas de vivir. Cuidan con esmero los modelos y sistemas más empoderadores para el individuo y los actualizan con frecuencia”. Para crecer, tenemos que elevar nuestra apuesta interior. Cuando le preguntaron a Elon Musk (Tesla) cómo aprende tan deprisa, contestó: “Es importante considerar el conocimiento como un árbol semántico: asegúrate de entender los principios fundamentales, es decir, el tronco y las ramas principales, antes de pasar a las hojas/detalles, o no habrá nada que colgar de ellas” (Reddit.com). Las 12 áreas de equilibrio (a puntuar) son relaciones amorosas, amistades, aventura, entorno, salud y forma física, vida intelectual, habilidades, vida espiritual, profesión, vida creativa, vida familiar y vida en la comunidad.
4. Redefinamos nuestros modelos de realidad, para elegir y actualizar nuestras creencias. Están bajo la superficie, y suelen ser limitantes. Influyen en nuestro aspecto, en nuestra salud, en los demás. Ley 4: “Una mente extraordinaria tiene modelos de realidad que la empoderan para sentirse bien consigo misma y capacitada para cambiar el mundo y que coincida con su visión”. El autor nos propone ejercicios nocturnos (antes de dormir) de gratitud (incluyendo “qué me gusta de mí”). Porque “La felicidad en el trabajo es la nueva productividad” (comparto que “la felicidad y el empleo deben ir de la mano”).
5. Actualicemos nuestros sistemas de vida. Un sistema de vida es un patrón repetido y optimizado para hacer las cosas. La gente extraordinaria descubre sistemas extraordinariamente eficaces mediante un proceso de descubrimiento (curiosidad), tasa de actualización  y valores de referencia (que son innegociables) y medición. Ley 5: “Las mentes extraordinarias dedican constantemente tiempo a descubrir, actualizar y medir nuevos sistemas, que aplican a la vida, el trabajo, el corazón y el espíritu. Están en perpetuo estado de crecimiento y autoinnovación.        
C. La reprogramación, para transformar nuestro mundo interior.
6. Dobleguemos la realidad, por diversión y provecho. Todo ocurre en nuestra mente. Ponte grandes metas, pero no ates tu felicidad a las metas. Tienes que ser feliz antes de alcanzarlas”. Los dos elementos clave son ser feliz aquí y ahora (el presente) y desarrollar una visión emocionante para el futuro. Ley 6: “Las mentes extraordinarias son capaces de doblegar la realidad. Tienen audaces y fascinantes visiones para el futuro pero su felicidad no está ligada a esas visiones. Ellos son felices en el aquí y ahora. Este equilibrio les permite avanzar hacia sus visiones a un ritmo mucho más rápido y, mientras tanto, se divierten por el camino. Para los ajenos, parecen “afortunados”. La realidad se doblega cuando dominas tu propia “fluidez”.
7. Vivamos en “Feliciplina” (Blissipline), la disciplina de la felicidad diaria. Vishen considera que hay tres tipos de felicidad: la que emana de experiencias singulares y especiales, la que produce el crecimiento personal y el despertar, la que depende del significado (por eso, siguiendo a Aristóteles, la felicidad es “experiencia global de placer y significado”). Para potenciar nuestros niveles de felicidad, el poder de la gratitud (apreciar “la brecha inversa”, del pasado al presente), el perdón (libérate y perdona de verdad, en el amor) y el ejercicio de dar (generosidad). Ley 7: “Las mentes extraordinarias saben que la felicidad proviene del interior. Comienzan por la felicidad en el momento presente y la utilizan como combustible para guiar todas sus otras visiones e intenciones para sí mismos y para el mundo”.
8. Creemos una visión para nuestro futuro. Es el impulso hacia delante: fijarnos metas finales y saltarnos las intermedias. Las metas finales tienen que ver con lo que te dicta tu corazón y son a menudo sensaciones. Las tres preguntas más importantes son qué experiencias quieres tener (relaciones amorosas, amistades, aventura, entorno), cómo quieres crecer (salud y forma física, vida intelectual, habilidades, vida espiritual) y cómo deseas contribuir (profesión, vida creativa, vida familiar, vida en comunidad). Ley 8: “Las mentes extraordinarias crean una visión para su futuro que es decididamente propia y que existe al margen de las expectativas del espacio cultural. Su visión se centra en metas finales en conexión directa con su felicidad”. Genera “proyectos para el alma”.  
D. Convertirnos en personas extraordinarias para cambiar el mundo.
9. Permanezcamos inalterables. “Prepárate para dejar marchar todo cuanto temas perder” (maestro Yoda). Ken Wilber lo llama “egolessness” (falta de ego). Inalterable es cuando te sientes en paz y en contacto contigo mism@. Ley 9: “Las mentes extraordinarias no necesitan de la validación de una opinión externa o derivada de la consecución de metas. Están verdaderamente en paz consigo mismas y con el mundo que las rodea. Viven sin mido, inmunes a críticas y elogios y alimentadas por su felicidad interior y su autoestima”. Para permanecer inalterables, metas autoalimentadas, consciencia de que somos suficientes. Entre los ejercicios propuestos: “man in the mirror” (la persona del espejo, para quererte a ti mism@), autogratitud (para apreciarte a ti mism@), vivir el presente (para deshacerte del miedo y la ansiedad). “El problema de la mayoría de la gente es que sus problemas no son lo suficientemente grandes”.
10. Abracemos nuestra misión, aprendiendo a integrarlo todo y a vivir una vida plena de significado. “Las personas más extraordinarias del mundo no tienen una profesión. Lo que tienen es una vocación”. Amy Wrzesniewski (Yale) distingue un trabajo (lo que paga las facturas) de una profesión (trayectoria hacia el crecimiento) de una vocación (aporta sentido, significado). Es una “hermosa destrucción”, que ocurre por kensho (proceso gradual) o satori (eureka). Es la teoría de las “Diosículas” (partículas de Dios): conexión con la vida, intuición, visión, suerte (como si estuviera de tu lado). Ley 10: “Las mentes extraordinarias se mueven motivadas por una vocación, un impulso que crea un cambio positivo en el mundo. Este impulso las mueve hacia delante en la vida y les ayuda a obtener y a aportar significado”. Da el paso y confía.
Un libro interesante de desarrollo profesional y personal, cuya versión original (The Code of the Extraordinary Mind) ha sido best-seller del The New York Times.
En el AVE, entretanto, he estado escuchando arias de ópera, como ‘Mon coeur s’ouvre a ta voix’, de Sansón y Dalila (en la versión de Elina Garanka: www.youtube.com/watch?v=LoXqkUZW7do). “Redis à ma tendresse/ Les serments d’autrefois” (“¡Vuelve a decirle a mi ternura/ las promesas de otro tiempo”).      

No hay comentarios: