Páginas vistas en total

lunes, 24 de julio de 2017

Músicos enfermos de amor, Lutero y jefes que no delegan


Comenzamos la semana de viaje a La Rioja. Almuerzo con el presidente y el DG de una de las principales empresas de la Comunidad Autónoma, la primera compañía de su sector en el mundo. Da gusto comprobar que la Alta Dirección de esta organización se toma muy en serio el Liderazgo. Cuenta con su MLP (Modelo de Liderazgo Propio), su programa de Desarrollo del Liderazgo, Coaching a primer nivel… y estoy seguro que avanzarán en la valoración (assesment, con herramientas como Logan o LEA) del Liderazgo y en el LPC (Liderazgo de Posicionamiento de Carrera). Como ha declarado recientemente nuestro compañero Pedro Checa, “el outplacement tradicional ha muerto”. Y no hay forma de reinventarlo tal como lo conocemos.

De la prensa del fin de semana, comienzo con José Antonio Marina y Rosa Montero (muchos echamos de menos los artículos de John Carlin).
El maestro Marina desplegaba sus ‘Ideas’ sobre “la bofetada”. Recomendaba el libro de la jurista María de la Válgoma ‘¿Padres sin derechos, hijos sin deberes?’ En 2007, se suprimió una frase del artículo 154 del Código Civil: “Los padres podrían corregir moderada y razonablemente a sus hijos”. Problemas de “negativismo desafiante” que puede degenerar en conductas agresivas.
Rosa Montero nos ofrecía ‘El gran secreto’: “Somos criaturas hechas para la felicidad. Por eso hay personas que, pese a sufrir grandes reveses siguen experimentando momentos de gozo”. Según la OMS, hay 300 M de personas con deprsion, un 18% más que hace 10 años. “La vida se regocija de vivir. Ese es el sencillo y gran secreto”.
El psicólogo y director Kurt Pahlen analizó las relaciones amorosas de los grandes compositores: Joseph Haydn hacia Luiglia Polzelli, Beethoven hacia Amalia Sebald (le dedicó su ‘Claro de luna’), Mozart hacia Konstanze Weber (a quien llamaba “ratoncilla”), Schumann hacia Clara, Verdi hacia Giusepina Strepponi (“Te diré en bajito lo mucho que te amo y que te admiro”), Wagner hacia Mathilde Wesendock (liebestad), Enrique Granados hacia Amparo Gal (“Tuyo hasta morir”), Mahler con Alma: “Créeme que estoy enfermo de amor”. Interesante colección de epistolas.
Entrevistas a dos grandes mujeres. De Estrella de Diego a la profesora, ensayista, dramaturga y novelista Francesca Hélène Cixous: “Cervantes tiene las respuestas a las preguntas de hoy”. “Creo que he inventado un arte de enseñar que no entiendo como enseñanza, sino como comunicación, como compartir y pasarlo bien juntos”. La autora de ‘La risa de la medusa’ establece un vínculo entre la economía de la feminidad y la literatura.
Y de Pedro Simón a la filósofa Adela Cortina: “Una sociedad que desprecia a los que fracasan es patológica”. “Tras la crisis la gente teme que los otros le quiten cosas: el empleo, la casa”. “Al que tiene miedo le engaña cualquiera; al que degusta la libertad, nadie”.
500 años de “la gran ruptura europea”. En la noche de todos los santos de 1517, un desconocido monje agustino de 34 años desencadenó una protesta contra la iglesia de Roma. Con sus 95 tesis, Martín Lutero partió en dos la Cristiandad, iniciando dos siglos de guerras. María Elvira Roca analiza los mitos y realidades de Lutero: fue el gran valedor de las oligarquías, casi la cuarta parte de las propiedades del Sacro Imperio cambiaron de manos, no fue el adalid de la libertad religiosa que se le ha atribuido, fue furiosamente antisemita y preconfiguró el programa nazi (la “noche de los cristianos rotos” tuvo lugar en honor a su 450º aniversario). Guillermo Altares explica que la división actual entre Europa del norte y del sur es heredera de las 95 tesis de Wittenberg.
‘Meditación en Atenas’ de Enrique Krauze: “Advertidos de que las democracias son mortales, debemos honrar las voces de aquel pasado y defender la palabra libre, razonada, transparente y veraz ante la tiranía y la demagogia”.
En política internacional, Moisés Naím anticipa cómo podría salvar Trump a Maduro. Un bloqueo petrolero daría la coartada perfecta al chavismo. El embargo a Cuba de 1962 es un precedente peligroso. “Ni los más fanáticos pueden defender ya la revolución bolivariana sin hacer el ridículo”.
Y en El País Negocios, tres reportajes: ‘Cataluña dispara las alarmas de las empresas’ de Thiago Ferrer. Un sondeo entre 265 compañías (800.000 empleados) muestra que para el 31% de ellas el auge independentista les perjudica. El sector turístico es el más crítico con el soberanismo.
En el Extra Pymes, ‘Cómo seleccionar mejor al personal’ de Elena Sevillano. Las pymes generan 7 de cada 10 nuevos empleos, pero su método de contratación sigue siendo amateur (por contactos). Como mucho, utilizan plataformas tipo Infojobs (que discriminan en aptitud pero no sirven para determinar la actitud de los candidatos). “A estas firmas les resultan muy costosas los sistemas de selección externos” (si no invierten en atraer talento, no es de extrañar que el diferencial anual de productividad entre empresas grandes y pymes sea de 10 veces), “pero a veces se sirven de empresas de trabajo temporal”. Más les vale para ser más profesionales en la gestión de talento.
Y ‘Jefes que no delegan y se meten en todo’ de Ramón Oliver (Carreras y Capital Humano). “El buen líder orienta, informa y gestiona. Y sus colaboradores entienden, proponen y actúan. No es necesario controlar ni perseguir” (Yolanda Díaz Villarubia). “Nadie es Superman” (Antonio Núñez). La microgestión lastra la eficacia de la organización. “Hacer seguimiento de una actividad y fiscalizarla son dos cosas distintas”. El “micromanagement” es letal para la motivación de los colaboradores. Me ha gustado el tema y las opiniones de los expertos. He hecho a faltar datos (que los hay) y cómo delegar con eficacia en cinco pasos (atención al vídeo clásico de John Cleese, ‘The helping hand’):
- Exponer con claridad el qué, cómo y para qué de la delegación.
- Escuchar con atención (si el/la colaborador@ lo ha entendido bien y se siente que puede hacerlo con efectividad).
- Fijar los parámetros.
- Autorizar y facultar.
- Revisar el proceso y aprender del mundo.
Los directivos españoles son los 94º en delegar autoridad (sobre 138 países). Sólo somos peores en prácticas de selección y desvinculación (110º del mundo) y en retribución ligada a la productividad (103º), y similares (93º) en formación del personal. En esta línea, España es el país 83º en atraer talento y el 82º en fidelizar talento, según el Global Competitiveness Report (www3.weforum.org/docs/GCR2016-2017/05FullReport/TheGlobalCompetitivenessReport2016-2017_FINAL.pdf). Tenemos mucho que mejorar en términos de Calidad Directiva.       

domingo, 23 de julio de 2017

Comunidad Iberoamericana: Queda mucho por hacer


Anoche estuvimos viendo en familia (mi hermana Patri participaba en la organización) los premios Platino del cine iberoamericano. 3.600 asistentes en la Caja Mágica, en un evento presentado conjuntamente por el cómico Carlos Latre y la actriz uruguaya Natalia Oreiro (como han destacado hoy varios periodistas, la química no funcionó especialmente entre ellos).

Lo mejor, la concesión del Platino de honor al actor, director y productor mexicano Edward James Olmos (Los Ángeles, 1947) y la actuación de Miguel Bosé cantando ‘Morena mía’ (a much@s nos gusta más la versión con Julieta Venegas: www.youtube.com/watch?v=jPczx8f1_uI ). Lo de ‘La Muralla’ o ‘La Macarena’, mejor olvidarlo.
‘El ciudadano ilustre’ ganó los premios a la mejor película (Mariano Cohn y Gastón Duprat), mejor guión y mejor actor (Óscar Martínez). El de mejor director se lo llevó Pedro Almodovar (allí presente) por ‘Julieta’, cinta que también obtuvo el Platino a la mejor música (Alberto Iglesias). El de mejor actriz, a la brasileña Sonia Braga por ‘Doña Clara’. ‘Un monstruo viene a verme’ de Jota Bayona se llevó los Platino al mejor montaje (Bernat Vilaplana y Jaume Martí), mejor dirección de arte (Eugenio Caballero), mejor fotografía (Óscar faura) y mejor sonido (Peter Glossop, Oriol Tarragó y Marc Orts). La mejor miniserie, ‘Cuatro estaciones en La Habana’ con Jorge Perugorría. El mejor documental, ‘2016. Nacido en Siria’ de Hernán Zin. La mejor peli de animación, ‘Psiconautas’. El Platino a la mejor ópera prima, a la venezolano-mexicana ‘Desde allá’; el de educación en valores, a la cubana ‘Esteban’. Y los premios del público a ‘El ciudadano ilustre’, su protagonista y a Natalia Oreiro por ‘Gilda, no me arrepiento de este amor’.

Estamos muy lejos de que la comunidad iberoamericana aproveche todo su potencial conjunto. En el séptimo arte, 846 películas en 2016, la gran mayoría desconocidas para el gran público. Cuando Carlos Latre tuvo que imitar a cinco famosos, fueron el argentino Diego Armando Maradona (que jugó en el fútbol europeo), el luso Jose Mourinho (que entrena en el fútbol inglés), el peruano Mario Vargas Llosa (que vive en Europa), la cubana Celia Cruz y el chileno Don Francisco (presentador durante 53 años de ‘Sábado Gigante’). Está visto que no conocemos a las celebridades del resto de la comunidad iberoamericana.

Para fomentar la cultura, la ciencia y la educación entre los 24 estados iberoamericanos, hemos de profundizar en una visión compartida, en un “Erasmus” iberoamericano, en la formación y la infomación conjunta y en fomentar naciones inclusivas, en las que triunfen el talento y la meritocracia, más allá de las oligarquías, los “Mesías” y los amiguismos.

Es una maravilla para nuestro país que haya dirigido una película tan “europea” como ‘Un monstruo viene a verme’ (de factura impecable) y haya producido un peliculón como ‘El ciudadano ilustre’ (con tan impresionante guión y tan excelentes actores).  Esra mañana he vuelto a verla en Movistar + y me ha encantado de nuevo. La historia de un escritor argentino, galardonado con el premio Nobel, que cinco años después vuelve a su pequeño pueblo, Salas, es un alegato contra la ignorancia y el amiguismo. “Mis personajes no pueden salir de Salas y yo no puedo volver”, dice Daniel Mantovani, el ciudadano ilustre.
En una de las escenas más emocionantes de la película, la del concurso de cuadros, Mantovani proclama: “La mejor politica cultural es no tener ninguna. Siempre se ha visto la cultura como algo débil, como algo frágil, como algo raquítico, que necesita ser custodiado, protegido, promovido y subvencionado. La cultura es in-des-truc-ti-ble. Es capaz de sobrevivir a las peores hecatombes. Hubo una tribu salvaje en África en cuyo lenguaje no existía la palabra “libertad”. ¿Saben por qué? Porque eran libres. Creo que la palabra “cultura” sale siempre de la boca de la gente más ignorante, estúpida y más peligrosa. Yo particularmente no la uso nunca.” Aviso a quienes nos fascina la resistencia al cambio y la transformación cultural (digital o no).         

Tras Panamá, Marbella, Uruguay y Madrid, los premios Platino 2018 se celebrarán en Riviera Maya, México. Esperemos que nuestra comunidad iberoamericana avance. Mi gratitud a la costarricense Rebecca Grynspan, SG de la OEI, y a quienes harán posible que esto ocurra.       

sábado, 22 de julio de 2017

Wonder Woman: el Liderazgo femenino como Súperpoder


Ayer estuve viendo los dos último capítulos de la quinta temporada de ‘House of Cards’. Kevin Spacey, más shakespeariano que nunca. Robin Wright (que dirige el último capítulo), perfecta en el tándem de los Underwood (presidente y vicepresidenta). También he visto en Netflix ‘What the Health’, sobre la dieta y su relación con la diabetes y el cáncer. Un documental muy interesante (8’6/10 en IMDB) dirigido por Kip Andersen y Keegan Kuhn. Es la continuación de ‘Cowspiracy’, producido por Leonardo di Caprio.
La lectura de hoy ha sido ‘Wonder Woman. El feminismo como Súperpoder’, de Elisa McCausland. Periodista e investigadora de la cultura pop, Elisa ha publicado cinco libros anteriores.
Creada por William Moulton Marston en 1941, Wonder Woman (aquí llamada “La Mujer Maravilla”) es uno de los personajes de tebeo más célebres de todos los tiempos. Para la autora, representa un feminismo que hace justicia a la amazona. El texto incluye testimonios exclusivos de figuras ligadas al universo de la súperheroina, como la activista Joanne Edgar, los ensayistas Jill Lepore y Trina Robbins, los guionistas Greg Rucka y Phil Jiménez, la dibujante y guionista Renae De Liz y la nieta del creador de Wonder Woman, Chriestie Marston.
“No se trata de que la mujer arrebate el poder al hombre. Eso no cambiaría el mundo. Se trata de demoler la concepción establecida del poder”, Simone de Beauvoir. William Moultin Marston ideó un personaje bello como Afordita, sabio como Atenea, más rápido que Hermes y más fuerte que Hércules. Una princesa de las amazonas arquetipo de la guerrera, con repele las balas con sus brazaletes.
Nació durante la II Guerra Mundial, en plena fiebre patriótica, como heraldo del capitalismo y la democracia. Diana de Themyscira es “una inmigrante modélica” que lucha por los valores de los Estados Unidos. Su enemigo es el dios Ares/Marte, el dios de la guerra. El uniforme que porta (con la tiara, los brazaletes y el lazo mágico o de la verdad) le sirve para vencer a sus rivales. Marston era psicólogo, abogado, inventor y guionista de cómics, un “anfibio cultural” que publicó en 1928 ‘Las emociones de la gente normal’. No consiguió abrirse camino en la historia del cine, pero sí en la de los tebeos. Harry George Peter convirtió el “hedonismo utópico” (Placer & Significado, la clave de la Felicidad) en imágenes hasta 1958.
“El feminismo hizo a Wonder Woman y, más tarde, Wonder Woman rehízo el feminismo”, Jill Lapore. El sufragismo de inicios del siglo XX, presente en Hollywood, derivó hacia la “New Woman”, en la poesía y en la ciencia ficción. Las amazonas (un mito presente en los escritos de Homero, Píndaro y Apolodoro) que batallan, tiran con arco, montan a caballo, gobiernan su sexualidad y no contemplan el matrimonio, se trasladaron a las viñetas. La activista Théroigne de Méricourt (1762-1817), apodada “la amazona escarlata”, intervino en la toma de la Bastilla. Wonder Woman tiene las características de una Súperheroina: nombre/código, disfraz, servicio público y poderes especiales (según el historiador Peter Coogan). No es sólo un producto de su época, sino de un estilo de vida. “El amor es dar, alimentar, forjar alianzas altruistas con el ser amado” (Marston, ‘Emotions of Normal People’).
Tras la Edad de Oro, Wonder Woman sufrió una crisis por las diatribas contra ella del psiquiatra Robert Wertham. Y vivió una “edad de plata” del 68 al 73. Desde entonces y hasta 1992 George Pérez se hizo cargo del personaje y solidificó el mito. Se convirtió en heroína “post 11-S” (WW estuvo allí) frente al espíritu de la posverdad. Una figura para una nueva era. Entretanto, la serie de televisión protagonizada por Lynda Carter, el largo proyecto cinematográfico y la cinta recientemente estrenada, de la que he hablado en este blog.
El Liderazgo Femenino suele destacar precisamente en las cualidades de Wonder Woman. Tres consultoras de McKinsey (Joanna Barsh, Rebecca Craske, Susie Cranston)  realizaron un estudio con 85 mujeres líderes de todo el mundo y estableció un modelo de “Liderazgo centrado” con cinco dimensiones: Significado (meaning), que es conocer tus puntos fuertes y ponerlos a servicio del proyecto de forma inspiradora; Gestión de la energía (fluidez); Marco positivo (autoconocimiento, optimismo, iniciativa); Conexión (networking, patrocinio, reciprocidad, inclusión); Engagement (voz, dominio, asunción de riesgos, adaptabilidad). Las precondiciones son la inteligencia, la tolerancia al cambio, deseo de liderar y habilidades de comunicación. El impacto es Presencia, Resiliencia y Sentido de pertenencia.
El Liderazgo Femenino detaca en Significado (tal como lo han estudiado Tal Ben-Shahar, Martin Seligman y Sonja Lyubomirsky), Gestión de la energía (Csikzentmihakyi, Jim Loehr y Tony Schwartz), Marco positivo (Seligman y Jonathan Haidt), por supuesto en Conexión y en Engagement (Daniel Gilbert, Marshall Rosenberg).
El Nuevo Modelo de Liderazgo de Right Management “P3 L Model” (de People, Purpose, Performance), presentado en Toronto (HR Leaders Summit) en noviembre de 2016 por la Dra. Kathleen Clancy Jefferson, profundiza en la misma línea. www.right.com/wps/wcm/connect/right-us-en/microsites/p3leadermodel. El Modelo redefine el Liderazgo efectivo en el Human Age apostando por la Brillantez (curiosidad, conocimientos, pensamiento crítico), la Perseverancia, el Drive (motivación interna) y la Adaptabilidad. El Liderazgo Femenino suele estar más dotado en esas cuatro características.
Wonder Woman tiene (en los cómics y en la película) una fuerza similar a los kriptonianos como Supermán, gran inteligencia (habla 10 idiomas), puede volar a gran velocidad, es inmortal, no envejece y posee una belleza extraordinaria. Es una excepcional combatiente. La embajadora de las amazonas ante el resto del mundo cuenta con un lazo mágico que obliga a decir la verdad, es indestructible y hace perder la memoria. Su tiara sirve de boomerang y los brazaletes repelen las balas. Wonder Woman tiene dos puntos débiles: pierde sus poderes si es atada por el lazo mágico (en un episodio lo rompe y queda débil, con el pelo cano y envejecida) y también si un hombre une sus brazaletes, de modo que sirven contra ella de esposas.    

viernes, 21 de julio de 2017

Qué hay de nuevo en la guerra por el Talento


Esta mañana hemos estado con David Martín, codirector de Ashoka (los emprendedores sociales) para compartir ideas sobre Educación, Empleabilidad y Aprendibilidad (Learnability). A finales de año, su nuevo libro sobre el propósito de la educación. Gracias, David. Y reuniones con alianzas estratégicas sobre Transformación Digital Cultural.  

He estado leyendo ‘La guerra por el talento’, estudio de Llorente & Cuenca (muchas gracias a Gregorio Panadero por el regalo del libro). En la introducción, José Antonio Llorente, cofundador y presidente de la compañía y mentor del Human Age Institute, escribe: “De todo los retos que se ciernen sobre el horizonte de las organizaciones, la del talento es una de las cuestiones con las que nos sentimos más identificados”. A título personal, confiesa que es una de las cuestiones que más le apasiona.
El 78% de los directivos cree que la retención del Talento (“fidelización”, diríamos en ManpowerGroup) es un asunto urgente y/o importante.  El estudio se divide en seis aspectos clave:
1.     Nuevos modelos de relación en las compañías, por convivencia de generaciones diferentes.
2.     Nuevos paradigmas de Liderazgo, por necesidades del mercado, a petición de los nuevos profesionales o por nuevos modelos de negocio.
3.     Cultura, compromiso y propósito de compañía.
4.     Transformación digital en el talento y sus implicaciones en las competencias y en la selección.
5.     Atracción y retención del talento.
6.     Talent engagement: creación de vínculos emocionales con los profesionales.


En esta “guerra por el talento”, hay un héroe: el talent manager, que cuenta con aliados, libra batallas (según las tendencias), se enfrenta a desafíos (supera retos) con un objetivo: atraer y fidelizar el talento.
1. El nuevo modelo relacional. Parte de la Propuesta de Valor (al Talento), con distintas generaciones. En EE UU, el 75% de la fuerza laboral será milenial en 2025. Los 3 factores clave de convivencia generacional son el “role model” del empresario y directivo (que ha cambiado radicalmente), la experiencia (que ha dejado de ser de valor, para llegar a convertirse en una rémora) y el ascenso a posiciones de máxima responsabilidad de una generación más joven.
   Reto: Una propuesta de valor transgeneracional que enamore a los milenials (“más que nunca, las personas quieren historias”).
2. Nuevos paradigmas de liderazgo y organización. Es el fin de la carrera profesional tradicional, porque el talento aspira a liderar su propio entorno, con la holocracia (reparto horizontal) frente a la jerarquía. El reto es la agilidad: el mercado y el talento demandan inmediatez. El nuevo líder debe combinar el largo plazo (el propósito) con el cortísimo plazo (gratificación instantánea al equipo). El Liderazgo organizacional es la prioridad para el 89% de los directivos.
3. Cultura, compromiso y propósito. El 84% de los jóvenes no trabajaría en una empresa que no compartiera sus valores. Entorno: Sólo el 13% de la fuerza laboral se siente realmente comprpmetida con su empresa, Creciente desconfianza hacia los discursos corporatovos y necesidad de autenticidad, Necesidad de un relato y Acusada mentalidad de consumidor de talento. El libro recoge el “círculo dorado” (Qué, Cómo, Por qué) de Simon Sinek. Reto: El Talento tiene que comprar nuestro WHY (el Propósito es la intersección entre la Pasión, la Misión, la Vocación y la Profesión. Un buen propósito debe ser emocional, autentico, relevante y diferencial, como base de la compensación no retributiva (Ll&C lo llama “salario emocional”).
4. Transformación Digital en el talento. Concepto de moda: el 44% de las empresas cree que está preparada para la disrupción. Encontramos compañías sin objetivos de transformación definidos, con objetivos dfinancieros, de productividad y eficiencia, con objetivos comerciales y con objetivos de cultura corporativa. Las principales acciones son la automatización de procesos (30% de los casos), el cambio cultural (28%), el cambio de modelo de negocio (22%) y el emprendimiento/start ups  (20%). Las principales preocupaciones son el Conocimiento y Liderazgo (41%), el binomio inversión/rentabilidad (23%), el nuevo paradigma empresarial (20%) y el valor del Big Data y la innovación (16%) (Fuente: Digital Changemakers 2016). El 40% de los CIOs liderarán el proceso.
5. Atracción y retención. El 75% de los profesionales se preocupa por el “employer branding” incluso antes de aplicar (Global Recriuitng Trends, LinkedIn 2016). La marca empleadorea se basa en la confianza y necesita ser autentica; el empleado es el actor con mayor capacidad de construcción o destrucción de la Reputación. Employee advocacy: la información de los empleados es el triple de creible. A través de las redes sociales, empleados embajadores.
6. Talent Engagement. ¿Cómo ganar la “guerra por el talento”? Fidelizando a los mejores. Hay que tener en cuenta el “employee journey” al completo, pasar del “employee engagement” al “Talent Engagement”: Propósito + Emoción + Desempeño = Realización. Talent Engagement es “la gestión de la conexión emocional que se produce entre una organización y las personas que la conforman, le dan sentido y la otorgan de realidad”. Sus ingredientes son Conocimiento, Interiorización, Acción y Creación de embajadores. Sus cuatro fases son medir, Storydoing, Storytelling, Transformar. Atención al “Ambassadorship” (del orgullo de pertenencia a campañas concretas).
En la segunda parte del libro se recogen 50 entrevistas a send@∫s expert@s en gestión del talento: Alberto Baltanás (Grupo Santander), Manuel Pérez y Cristina Gomis (Zurich), Anxo Martínez (Ab Indev), Susana Moreno (Ilunion), Paco Hevia (Calidad Pascual),  Silvia Lázaro (Ferrovial), Francisco Hortigüela (Samsung), Carlota Gómez (Bayer), Lucía Lorente (Hogan Lovells), Santiago Alfonso (Grupo Cosentino), Isabel Fernández (Repsol), Juan María Hernández Puértolas (Abertis), Juan Cierco (Iberia), Kati Kaskeala (Kellog), Jordi García Tabernero (Gas Natural Fenosa), Delfina Pérez (Bankia), Leticia Iglesias (Coca-Cola), Félix Montero y Begoña Gosálvez (AENA), Fernando Elvira (Aliseda), Miguel Ángel Martín (Altadis), Alberto Carrero (ArcelorMittal), Rafael Pérez-Tejada y Pilar Larrea (Campofrío), Toni Brunet (Cellnex), Beatriz Fernández (Deloitte), José Luis González-Besada, Nieves Jiménez Padín y José Antonio Revilla (EL Corte Inglés), Gabriele Cagliani y José Luis Risco (EY), Miguel López-Quesada y arantxa Pérez (Gestamp), Juan Llovet (Gonvarri), Pilar Olondo (HPE), Jesús García López y Esther Castaño (Iberdrola), Fernando Riaño (Ilunion), Rodrigo de Salas (Leroy Merlin), Luisa Izquierdo (Microsoft), Salomé Suárez (Multiópticas), Lorenzo Cooklin (Mutua Madrileña), José Antonio León (PSA Citroën), Alfonso López Tello (PwC), Ramón Rovira (Banc Sabadell), Aitor Goyenechea (Telefónica), Gonzalo Romeu (Thales), Marta Panzano (VeriSure) y Cristina Gomis (Zurich).
Como sabes, la "guerra por el talento" es un concepto creado por tres consultores de McKinsey hace 20 años. Dos décadas después, con las macrotendencias de revolución tecnológica, sofisticación de los clientes, individualización y crisis demográfica, la guerra es intensa y global, más estratégica que nunca. La gana el Talento, y más propiamente el "Talento influencer" que llamamos Liderazgo Innovador (así lo ha proclamado el Foro Económico Mundial en Davos en enero de este año y así lo creemos nosotros). 
Este libro de Llorente & Cuenca es conceptual y de vanguardia, con las principales tendencias en la gestión del talento. Muchas gracias a José Antonio, a Goyo, a Adolfo y a tod@s l@s profesionales de la casa. Aprendemos mucho de vosotr@s en las múltiples iniciativas conjuntas.