Páginas vistas en total

lunes, 26 de junio de 2017

Elogio de las personas juiciosas y del Liderazgo Femenino


Jornada entre Guadalajara, Madrid y Barcelona. Esta mañana, la jornada de APD ‘Las claves del Liderazgo Femenino’ en la gestión empresarial’ en la capital alcarreña, a la que he acudido con Pedro Checa y Andrea Fernández. He tenido el honor de escuchar a Araceli Martínez (DG de la Mujer del Gobierno de Castilla-La Mancha) y un debate moderado por Arturo Orea-Rocha (BASF) con Ana Bujaldón (presidenta de FEDEPE), Cristina Aranda (MujeresTech), Carolina Salvatierra (directora de El Corte Inglés en Guadalajara) y María Ángeles Estévez (responsable de igualdad de SEAT). Posteriormente he mantenido una conversación estratégica con Isabel Herrera (DG de Delaviuda).
La particularidad de esta conversación radica en que no le había señalado previamente las preguntas a Isabel (ha “fluido” a lo largo del diálogo), hemos partido de que l@s mejores líderes son mujeres incorporando las mejores cualidades de los varones (la visibilidad, la orientación a resultados, la seguridad en sí mismos) y hombres complementando las mejores cualidades de las féminas (empatía, orientación a los demás, trabajo en equipo, intuición), como nos ha enseñado la mentora de Estrategia Digital del Human Age Institute, la gran Silvia Leal. Le he ido preguntado por las 4i del Modelo de NeuroLiderazgo de Silvia Damiano (inspirador, integrador, imaginativo e intuitivo), que no por causalidad están incorporando a Delaviuda. Y finalmente nos hemos centrado en los 7 pasos de la inclusión consciente (Mara Swan, 2017):
1. El cambio empieza por un@ mism@.
2. L@s directiv@s deben poner en práctica personalmente la inclusión consciente, no delegarla.
3. Dar la vuelta a la pregunta “¿por què?” y cuestionarnos: “¿por qué no?”.
4. Contratar a personas que valoren a las personas (Human Age).
5. Fomentar la cultura de la inclusión consciente con programas es necesario, pero no suficiente
6. Ser explícit@s en cuándo y dónde incorporar la presencia femenina.
7. Asumir la responsabilidad (accountability): definir resultados medibles y factibles.
En todos los puntos, Isabel nos ha contado el caso de transformación cultural de Delaviuda, con el reto de llegar a facturar 500 M € en los próximos años.
Mi gratitud a Juan López, Directora de APD en Guadalajara, a Isabel y a CaixaBank (María Jesús Catalá, Directora Territorial) como patrocinador.
De la prensa de ayer domingo, me quedo con ‘Lo eterno’, el espléndido artículo de Rosa Montero a la muerte de su amigo mexicano Antonio Sarabia (http://elpaissemanal.elpais.com/columna/rosa-montero-lo-eterno/). “¡Qué maravilla, por fin, lo eterno!”.
Con las “ideas” de José Antonio Marina respecto a lo juicioso. “La persona juiciosa evalúa bien las cosas y toma buenas decisiones”. El antónimo de “juiciosa” es “insensata”. JAM quiere llevar esta virtud a la democracia, a la opinión pública. “El cliente siempre tiene razón” es eslogan de Grandes Almacenes, no de una democracia juiciosa.
Liderazgo Femenino en las tecnológicas: Irene Caro (Facebook), Pilar López (Microsoft), Marta Martínez (IBM), Rosa García (Siemens), Sara Harmon (LinkedIn). Efectivamente, la revolución tecnológica tiene nombre de mujer.
FP dual: el modelo que consiste en aprender trabajando. No es el futuro, ya es el presente. 42 convenios en 12 comunidades autónomas. El principal referente a nivel nacional es el IMH, el Instituto de Máquina Herramienta de Elgoibar, que a mí siempre me recordará a mi buen amigo (fenomenal y feliz) Jose Mari Ulazia.
Siguiendo con la tecnología, ‘¿Tu jefe es un algoritmo?’ del gran Andrés Pérez Ortega. “Es absurdo que un empresario, emprendedor o profesional termine gestionando su comunicación en función de lo que diga un algoritmo cambiante”. “Quizá algún día los buscadores serán capaces de valorar con justicia a las personas tanto si están como si no están en la red. De lo contrario, habrá un prestigio natural y otro “de pago” y habremos vuelto al punto de partida en el que tendremos que recurrir a expertos que sepan separar el grano de la paja”. Ya sabes, querido Andrés, que la naturaleza no conoce atajos.
Un par de valiosas reflexiones sobre esta sociedad con falta de atención. El foco cambia cada 47’’.  Miramos el móvil un centenar de veces al día y Facebook unas 21 veces. Al cerebro le cuesta cada vez más concentrarse. Joseba Elola escribía sobre ‘La era de las mentes dispersas’ (“una mente errante es una mente infleiz”) y Álvaro Bilbao sobre “una infancia demasiado distraída” (el trastorno de déficit de atención afecta cada vez a más niños).
Finalmente, Ramón Oliver se preguntaba ‘¿Cómo estoy haciendo mi trabajo?’ Recibir información de los jefes sobre los puntos débiles y fuertes de uno mismo es básico para el desarrollo personal. Sin duda. El problema es que la mayor parte de los jefes o no lo hacen o lo hacen mal (sin el estilo profesional de los líderes-entrenadores). Básicamente porque:
- Confunden el reconocimiento (a lo que un@ hace) con el halago (a lo que un@ es).
- Lo hacen de una forma improvisada, infrecuente y muy poco sistematica.
- Se dejan llevar por los impulsos, por la ira, sin predeterminar el propósito, el impacto emocional en sus colaboradores
- Desconocen la secuencia adecuada, y por ello suelen empezar por los puntos débiles y las amenazas, sin equilibrio alguno.
- Les falta concreción y se les escapa el “pero”, que invalida todo lo anterior.
- Carecen de claridad en la exposición y de escucha atenta. Han de dar tres emociones positivas por cada emoción negativa para fidelizar al talento.
- En general, lo hacen como “evaluación del desempeño”, una vez al año, monótona, aburrida, insulsa. No es un “diálogo de crecimiento”, vibrante, retador, ilusionante.
Las máquinas, los robots, hoy por hoy no aprueban el “test de Turing”. Lo que nos hace humanos: nuestra capacidad de conversar. Como, modestamente, lo hemos hecho Isabel Herrera y un servidor esta mañana en Guadalajara. 

No hay comentarios: