Páginas vistas en total

viernes, 2 de junio de 2017

Cómo educar mejor a nuestros hijos. El legado de Carles Capdevila


Hoy merecemos estar tristes por la pérdida de Carles Capdevila. Se nos ha ido a los 51 años. Este periodista de prensa (fundador de Ara), radio y televisión, guionista, conferenciante, divulgador en suma, gran persona, nos deja su legado. Y como decía mi buen amigo Juan Luis Galiardo, uno nunca se va mientras le sigan recordando.
Me hablaron maravillosamente de Carles Capdevila i Plandiura dos personas extraordinarias y entrañables, Carmen Bieger (Fundación Atresmedia) y Leo Farache (Educar es Todo). Vi sus vídeos y, precisamente en el último ‘Gestionando hijos’ celebrado en Madrid (al que acudí con mi hija Zoe un sábado por la mañana en el cine Palafox) pudimos escucharlo directamente. Nos habló, humorísticamente, del papel “irrelevante” del padre cuando nace una criatura. ¡Qué sentido de humor! ¡Qué divertido! Y con más razón que un santo…
Premi Nacional de Comunicació de Catalunya 2016, me dio mucha alegría saber que en el pasado Sant Jordi fue uno de los autores de más éxito con sus libros ‘La vida que aprenc’, ‘Educar millor’ y ‘Entendre el món’. Su tema (educar a los hijos) y su forma de tratarlo son muy especiales. Por si no lo has visto (o quieres revisitarlo), aquí tienes su monólogo de julio 2015, ‘Educar con humor’ en Gestionando hijos Barcelona: http://verne.elpais.com/verne/2015/09/29/articulo/1443539422_465488.html  Aficionado a la educación, por ser padre de cuatro niños. “Si alguien tiene duda por la diferencia entre niño y adolescente, en casa tenemos dos de cada. Esta noche cuando llegue a casa dos me abrazarán y dos no”.
Más de 20 años de experiencia paternal, una estructura tipo El club de la comedia y cinco claves (cinco sentidos) que destaca Ana Marcos en este artículo de Verne:
1. Sentido Común. Para intentar aproximarse a su meta aplica el sentido común necesario para que un padre se replantee si es necesario repetirle 27 veces a sus hijos que se vayan a dormir, por ejemplo. "Tal vez es que no entiende tu idioma", dice con retranca durante la ponencia. Lo importante son las reacciones de l@s madres/padres, no lo que dicen.
2. Sentido del ridículo. El segundo sentido en el que confía Capdevila: “Padres bajitos que llegan al médico y no entienden por qué su hijo es bajito. Esto ocurre. Y claro el pediatra acaba mirando a ambos y diciéndoles: 'Felicidades, el hijo es suyo”. No del vecino, que juega al baloncesto.
3. Sentido del deber y la responsabilidad. Es decir, aquel que debería servir para que una pareja se pregunte si merece la pena verbalizar la frase ‘¿Tener hijos te cambia la vida?’. “Pobrecitos, mejor que no tengan”, termina por decir el periodista en la ponencia. “Esta resistencia a ser padres y no querer cambiar me sorprende, porque es imposible”. En casa hemos prohibido la democracia, porque una vez votamos y ganaron los cuatro niños.
4. Sentido moral. Se refiere a los valores, los que según Capdevila dependen mucho de la emulación, de la imitación. “A veces los roles los confundimos por la excesiva entrega”, plantea.
5. Sentido del humor. Es el que vertebra su filosofía educativa. “Los padres motivados tenemos ciertos complejos o ansiedades fruto de saber tanto”, dice, “y a mí lo que me apetece es que hablemos de educación y que a la vez nos divirtamos”.
Rodeado de madres y padres que han descubierto en internet una nueva manera de compartir sus experiencias, el periodista cree que esta plataforma sirve para difundir experiencias de una manera más rápida y sencilla. "A veces te ayuda más otro padre o madre que un psicólogo o un pediatra", opina. “Además, estamos más informados, a veces demasiado. Creo que Google es una maravilla y también una fuente de preocupaciones infundadas”. La sobredosis de información, métodos y consejos pueden tener también consecuencias negativas. "Nos puede acomplejar, nos rebaja la autoestima. Es mejor estar informado pero ser padre o madre requiere espontaneidad, alegría, seguridad, sentido común”.
“Yo desayuno siempre Dalsy con un croissant. Un día lo prohibirán porque algo tan bueno no puede ser legal”.
Paternidad era, para Carles, “espabilar a los pequeños e intentar controlar a los mayores (adolescentes)”. Humildad, “porque es muy difícil”. “Si fuera cierto, un adolescente no tendría ningún peligro, porque no queda con nadie, haciendo nada y yendo a ninguna parte”. Nos decía que ciert@s madres y padres tenemos “el récord de la motivación”, por tratar de saber tanto.
De Carles tenemos también el vídeo ‘Parir con humor’ (www.youtube.com/watch?v=lZWhMOctW1s), precisamente la conferencia de ‘Gestionando hijos’ de febrero 2017.
Como decía Carles Capdevila, “educar cada día es más difícil”, pero si lo hacemos con sentido del humor, nos resultará mejor.
Gracias, infinitas gracias, por todo lo que nos has enseñado. El humor, el amor (el “Ahumor”, como dice el fantástico Antonio Pulido) mueve el mundo. “Tenemos que contarnos cosas bonitas”.
Hoy he almorzado en la arrocería DUNA de El Saler, frente a la playa, con un cliente que se ha convertido en amigo y que está luchando por la vida como un jabato. Antes, coaching también en Valencia con uno de los directivos con más potencial de la banca española. Puro disfrute. ¡Qué bonita es la vida!
Creo que hoy toca, en honor a Carles Capdevila, una canción de Serrat: ‘Esos locos bajitos’ www.youtube.com/watch?v=98AZoTWpsgc Después del legado de Carles, un@ se toma la m/paternidad de otra manera. 

No hay comentarios: