Páginas vistas en total

domingo, 16 de abril de 2017

Seducción amorosa vs Seducción engañosa. Cómo gustar(te) sin mentir(te)


Domingo de Resurección, de deliciosa playita en el Mediterráneo y comida en un restaurante gallego (gracias, Dimas, por un servicio atento y esmerado).
He estado leyendo ‘Despierta tu poder de Seducción. Cómo gustar(te) sin mentir(te)’, del director de teatro Luis Dorrego. He oído hablar muy bien de los cursos de Luis, así que me he marcado hacer alguno de los próximos que celebre. Luis lleva una década impartiendo “Talleres de seducción” para mejorar nuestro impacto.
“La finalidad del arte es dar cuerpo a la esencia secreta de las cosas, no copiar su apariencia” (Aristóteles). “Los espejos se emplean para verse la cara; el arte, para verse el alma” (Bernard Shaw). El autor distingue la seducción como algo negativo (donjuanesco, breve y adictivo) de la seducción en su sentido amoroso (sincero, directo). Manipulación o naturalidad. Él mismo ha pasado de una (el placer por el placer) a la otra (su mujer , Eugenia, y su hijo, Héctor, a quienes dedica el libro). “Seducir es, sin duda, escuchar con el corazón y asomarse con tu alma al corazón y al alma del otro”. Es una de las acepciones del diccionario de María Moliner: “Hacerse una persona admirar, querer o, particularmente, amar intensamente por otra”. Una marca atractiva.
Primero, seducirte a ti mism@. “La verdadera riqueza está dentro de ti”. Luis nos propone diseñar nuestra “rueda de la vida” en seis capas: mi yo, mi mente (creencias), mis emociones (sistema límbico), mi cuerpo, mis relaciones y mi esencia (soy-hago-tengo). “Nacemos de amor y nos rodeamos de amor”.
Comienza a seducirte a ti mism@:
1. La autoestima. “Tienes tan poca autoestima que te engañan con cualquier halago” (Luc Besson, ‘Ángela’). Una autoestima saludable, no narcisista ni destructiva. Aprende a quererte. Escucharme a mí mism@ antes que a los demás, jugar antes que juzgar, conocer mis talentos y limitaciones, aprender a decir no, dejar de compararme con l@s demás, valorar y celebrar los logros.
2. La autoconfianza. “La confianza, como el arte, no proviene de tener todas las respuestas, sino de estar abiert@ a todas las preguntas” (Earl Gray Stevens). ¿Qué te da seguridad en la vida?
3. La vulnerabilidad. Es darnos permiso para sentirnos frágiles (Brené Brown). Exponte emocionalmente.
4. Los objetivos. “Yo ss uno la hace con mucha frecuencia” (Óscar Wilde, El retrato de Dorian Grey). “El merecimiento es un sentimiento que procede de la alegría y de la aceptación de uno mismo”. Escribe un listado de todo lo que mereces.
Cómo seducir a los demás. “Cuando me siento seducid@ por mí, algo hermoso me sucede”: luz, atractivo, brillo… un faro que surge de mi interior”. La mediocridad no es seductora. Conexión, sin miedo a la intimidad. Asertividad: “capacidad de expresar los sentimientos, ideas y opiniones de manera libre, clara y sencilla, comunicándolos en el momento justo y a la persona indicada”. Empatía: “de lo que tengo miedo es de tu miedo” (Shakespeare); neuronas espejo (Giacommo Rizzolatti, Universidad de Parma). “El centro de todo contacto seductor es la mirada”: limpia, desprejuiciada y genuina.
Seducción laboral: “Amar a la vida a través del empleo es intimar con el más recóndito secreto de la vida” (Khalil Gibran). Me gusta el concepto de “árbol de los problemas”, al que tocas para “colgarlos” antes de ir a casa (cuando los “recoges” a la mañana siguiente, la mayoría han desparecido); voy a tratar de implantarlo en el abeto a la entrada de la Talent Tower. Mantener relaciones de camaradería (confianza), más allá de la amistad (que un@ elige). Pertenencia e integración (“Convencemos con nuestra presencia”, Walt Whitman). Para dar “lo mejor de mí en el trabajo”, pirámide neurológica de Ribert Dilts (PNL): misión, motivaciones, permiso, estrategia, acciones, límites/oportunidades. “Ama lo que haces… y con quien lo haces”. De la jefatura del “ordeno y mando” al autoliderazgo en pos de un bien común.
Seducción en la búsqueda de pareja. “El amor es un paso, el adiós es otro… y ambos deben ser firmes, nada es para siempre en la vida” (Chavela Vargas). La seducción es técnica y arte, exista la “media naranja” (Platón, 'El Banquete') o no. “Todo tipo de comunicación emocional comienza por nosotr@s mism@s”. “El sexo es la mejor de las formas de darnos cuenta cómo nos comunicamos con nosotr@s mism@s y con l@s demás”.
“No olvides nunca que el primer beso no se da con la boca, sino con los ojos” (O. K. Bernhardt). “El sufrimiento es más fácil que la solución” (Bert Hellinger).
La seducción en la pareja. “No lo sabían, pero estaban, simultáneamente, entrando en 8 años de tragedias, de desgarradora felicidad, de despechos crueles, de pacientes venganzas, de silenciosas desesperaciones. En pocas palabras, estaban a punto de hacerse novios” (Alessandro Baricco). “Una pareja no son dos, son tres siempre”. Hemos de “vivir en el otro”. Existen cuatro condiciones para que la pareja funcione (Peter Bourquin): el amor, la presencia, la responsabilidad, el aprecio. “La admiración por el otro mantiene con intensidad el amor (…) el sentimiento de admiración puede garantizarnos la permanencia de la relación”. El conflicto es una lucha por el poder (Darwin, Freud, Piaget). ¿Hay proyecto en común? “No hay disfraz que pueda largo tiempo ocultar el amor donde lo hay, ni fingirlo donde no lo hay” (François de la Rochefoucauld).
Después, Luis Dorrego reflexiona sobre la seducción y los hijos (el vínculo afectivo con los hijos y la pareja), el terremoto emocional, la llegada del “amado intruso”, los primeros años, los hijos adolescentes, la seducción en la vejez y programarse hacia el futuro (la culpa, el arrepentimiento y el resentimiento). Recordemos que las personas moribundas (Bronnie Ware) piensan: “Ojalá…
1. hubiera tenido el coraje de hacer lo que realmente quería hacer.
2. no hubiera trabajado tanto.
3. hubiera tenido el coraje de expresar lo que realmente sentía.
4. hubiera vuelto a tener contacto con mis amigos.
5. hubiera sido más feliz.
“Ser es ser amor, porque sólo con el amor seductor podemos llegar a escucharnos, observar y sentir el silencio del alma”.
Un libro muy valioso, con muchos ejercicios de autoconocimiento e introspección, que apuesta por un modelo de seducción (propio y hacia los demás) sanamente amoroso. Gracias, Luis. Leyendo tus páginas me he sentido como un alumno entrenando mi impacto. Nos vemos pronto en uno de tus cursos. Estoy seguro de aprender muchísimo.

Esta mañana hemos escuchado, desayunando, el tema de Miguel Bosé con Shakira ‘Si tú no vuelves’: www.youtube.com/watch?v=0FXHti3r_dQ   “Y cada noche vendrá una estrella/ a hacerme compañía./ Que te cuente cómo estoy/ y sepas lo que hay”.

3 comentarios:

Luis Dorrego dijo...

Muchisimas gracias por tan amorosa reseña, Juan Carlos.
Será un placer vernos pronto. Un abrazo!

Juan Carlos Cubeiro dijo...

Gracias a ti, Luis.
Tu fama tu precedía.
Tu libro impacta.

Y lo mejor está por venir.

Un abrazo. Nos desvirtulizamos pronto

Juan Carlos

Luis Dorrego dijo...

"Lo mejor está por venir", me gusta!!!!
Lo presencial será pronto!

Abrazos!!!!