Páginas vistas en total

jueves, 2 de febrero de 2017

El Talento del cine español y la prosperidad de México con TRump


Hoy y mañana trabajando con clientes fuera de Madrid. Tren hacia el este, hacia el Mediterráneo, en el que proyectaban ‘Rumbos’, una cinta española que vi en la gran pantalla el 15 de junio del año pasado. Esperaba más de esa película, que asocio a un momento pivotal de mi vida, a un trascendental cruce de caminos (por entonces no consciente).  Le estoy muy agradecido a sus intérpretes: Carmen Macchi, Ernesto Alterio, Karra Elejalde, Fernando Albizu, Pilar López de Ayala, Miki Esparbé… y a su directora, Manuela Burló. De “rumbos” iba el tema.
Hablando de cine español, Guillermo Belinchón se sienta a charlar (y lo publica en El País) con los cinco directores de las candidatas a los Goya de este año: Jota Bayona (‘Un monstruo viene a verme’), Pedro Almodóvar (‘Julieta’), Raúl Arévalo (‘Tarde para la ira’), Alberto Rodríguez (‘El hombre de las mil caras’) y Rodrigo Sorogoyen (‘Que Dios nos perdone’). He visto todas ellas (la de Bayona, un par de veces) excepto la de Alberto Rodríguez (me encantó ‘La isla mínima’ y ésta, sobre la vida de Paesa, me la han recomendado unos amigos de cuyo criterio me fío mucho, así que seguro la veré).
Algunos de estos directores no se conocían en persona, lo que resulta esclarecedor de cómo tratamos en nuestro país esta industria. “En Francia, cuando baja la taquilla el ministro de Cultura se reúne con los productores a ver qué pueden mejorar” (Bayona). “Su chauvinismo es buenísimo para su cine, porque sus películas ya se amortizan con la taquilla local” (Almodóvar). “Y en Francia entienden su cultura como algo a defender y a exportar, parte de su identidad, y un hecho disfrutable” (Sorogoyen). Ya tenemos el modelo a imitar. El francés es un ecosistema de cooperación con alto orgullo de pertenencia. En el nuestro se habla de “españolada” (Almodóvar). Raúl Arévalo pone el ejemplo de ‘Los santos inocentes’, que fue un éxito comercial. ¿Lo sería hoy? Difícil de creer.
Educación: “Lo primero que tenemos que hacer es acercar el cine a las escuelas” (Bayona). “Para amar al cine hay que educar al espectador”. Estoy plenamente de acuerdo. No creo que las plataformas sean un riesgo, sino una enorme oportunidad. Cuota de pantalla del 18%, 10-12 cintas que han logrado una cinta representativa y poco más.
Tras el artículo (de página y media), me he quedado con la sensación de que nuestro cine necesitaría una cierta estrategia (ahí sí que el gobierno podría ayudar, más allá de subir o bajar el IVA), en el que las productoras (en estos momentos, mayoritariamente en manos de las televisiones privadas), los directores y el resto de agentes compartieran el “para qué”, su propósito, a qué juegan. Me fijaría en Francia y su identidad nacional (si bien los grandes éxitos suelen ser comedias que reflejan la sociedad actual, como ‘La familia Bélier’, ‘Intocable’, ‘Dios mío, ¿qué hemos hecho?’ o ‘The artist’), y también en la gastronomía española, que tan bien lo está haciendo desde su propuesta de valor.
Al público se le puede educar con cintas entretenidas, bien valoradas, que todos apoyen. Si nos pusiéramos manos a la obra, estoy convencido de una transformación radical a mejor en menos de cinco años.
En el mismo diario, Adolfo Muñoz escribe sobre las ‘Posverdades’, que siempre ha habido en la historia (a mediados del XVI el Arzobispo de Toledo difundió una falsa carta a los judíos de Constantinopla, Hitler aprovechó los Protocolos de Sión para el exterminio, etc). “Mientras el mal periodismo utiliza verdades para mentir, la buena literatura nos muestra la verdad utilizando historias inventadas”. Como ejemplo glorioso, El Quijote, un manual de la vida ética. “El buen bulo político triunfa porque tiene las cualidades necesarias para triunfar, convirtiéndose en lo que Richard Dawkins llamó meme. El meme, que se autorreplica y se comporta de forma similar a un gen, prende en los seres humanos un poco como los parásitos prenden en nuestra piel”. Como en un chiste, la falsedad no invalida el razonamiento. Nuestra sociedad, la del espectáculo, es también la del chiste. “Lo irreal es cada vez más real”. Las tecnologías manipulan lo testimonial y la mecánica cuántica nos enseña que la realidad es inconcebible.
“La rebelión de la mentira”, escribe Adolfo, “es la última de las rebeliones”. Como caso, la estimación del arte: el youtuber Rubius tiene más público que las Variaciones Goldberg porque es más fácil de entender. “En un mundo en el que todo se valora por su rendimiento, la mentira supera a la verdad”. Adolfo Muñoz concluye: “Avergonzado, el aficionado a Bach ha aprendido que si quiere caer bien tiene que callarse, y el defensor de la verdad terminará sonrojándose, agachando la cabeza y guardándose la verdad para sí, no vayan a considerarlo un idiota engreído”.
Javier Salas se hace eco de un estudio de The Lancet (con una muestra de 1’7 M de personas) según el cual la pobreza acorta la vida más que el sedentarismo y casi tanto como la obesidad. El bajo nivel económico reduce la esperanza de vida 2’1 años. “La esperanza de vida de los pobres no crece como la de los ricos”. De momento, la OMS se centra en factores individuales (el deporte, el tabaco) y no estructurales.
El ex presidente de México de 1994 a 2000 y profesor de Yale  Ernesto Zedillo (que me entregó junto con el entonces Príncipe de Asturias y en la actualidad Felipe VI el premio Éveris al ensayo de 2007) publica que ‘México puede prosperar con Trump’: http://internacional.elpais.com/internacional/2017/02/01/actualidad/1485975438_166861.html Un servidor también lo cree.
“México puede crear condiciones nuevas que mantengan e incluso refuercen nuestra posición como un buen sitio para que las empresas de todo el mundo establezcan en él su producción, tanto destinada a nuestros mercados como a otros, incluido Estados Unidos. Debemos asegurar a las empresas multinacionales, con medidas concretas, que México va a seguir con las puertas abiertas y que nuestro Gobierno no va a tratar de intimidarlas ni decirles qué, dónde ni cómo deben producir. El Gobierno mexicano actual, que hizo unas reformas económicas increíblemente ambiciosas y fructíferas en sus primeros años, debe recuperar ese impulso reformista. La cancelación del TLCAN, por desestabilizadora y costosa que fuera a corto plazo, podría compensarse con las políticas adecuadas.”
Como la ejecución es el 90% de la estrategia, estoy convencido de que la gran mayoría de los españoles apoyamos más que nunca los acuerdos con este maravilloso país, que tan generoso ha sido históricamente con nosotros, en estos momentos convulsos.
La canción de hoy, precisamente, ‘México en la piel’, de Luis Miguel. www.youtube.com/watch?v=xbaT5CIC8-8
“Así se siente México
Así se siente México
Así como los labios por la piel

Así te envuelve México
Así te sabe México
Así se lleva a México en la piel”.

Mi profunda gratitud a mis amig@s mexican@s. ¡Qué imborrables recuerdos!