Páginas vistas en total

jueves, 26 de enero de 2017

The Skills Revolution, la Revolución de las Competencias


De vuelta a Madrid, en el AVE de las 7 de la mañana. Hoy he tenido un proceso de coaching estratégico (segunda sesión) y reuniones internas, además de otras actividades. Este intenso enero se va agotando.

En el Foro Económico Mundial (WEF) celebrado la semana pasada en Davos se presentó el Informe ‘The Skills Revolution. Digitalization and why Skills and Talent matter’ (La Revolución de las Competencias. La Digitalización y por qué las competencias y el talento son valiosos). Se trata de una encuesta realizada por ManpowerGroup a 18.000 directivos de todos los sectores de 43 países sobre el impacto real de la digitalización en el empleo en los próximos años. Como sabes, ManpowerGroup es socio estratégico del WEF desde hace 13 años y cuenta con 400.000 empresas clientes en todo el mundo.
Como no puede ser de otra manera, más del 90% de las empresas esperan que a su organización la impacto la digitalización en los próximos dos años. Hasta el 45% de las tareas actuales en las empresas se automatizarán (McKinsey, 2016), lo que provoca la disrupción del mercado laboral. En un mundo hiperVUCA, vivimos la “skills revolution”, la revolución de las competencias.
¿Cuál es el impacto real sobre el empleo? Un paretiano 20% considera que la disrupción tecnológica provocará un aumento del empleo. El 12% piensa que el empleo descenderá. El 64% contará con los equipos actuales si disponen de las competencias adecuadas. Y un 5% piensa que no lo sabe. Por tanto, 83% tiene la intención de mantener o aumentar sus equipos en los próximos dos años.
El 65% de los empleos de la Generación Z todavía no existen. En términos de áreas de la empresa, los más optimistas respecto a la creación de empleo son los de IT (26%), Recursos Humanos (20%) y Servicio al Cliente (15%). Los más pesimistas, los de Finanzas (1%), Producción (4%) y Administración (5%).
¿Qué competencias son las que más han de desarrollarse? La Creatividad, la Inteligencia emocional y la Flexibilidad cognitiva, que no pueden realizar los robots.  La nueva divisa es la cercanía (al cliente, al empleado), la agilidad y la empleabilidad. “La empleabilidad cada vez depende menos de lo que ya sabes y más de tu deseo de saber”.
El futuro del empleo: el 74% de las empresas invierte internamente en el desarrollo de sus profesionales y el 62% externamente, el 39% contrata a expertos para que le ayuden a mejorar el aprendizaje de su organización. El 44% contrata a empleados con las nuevas competencias además de los que tiene, el 29% contrata para reemplazar a los existentes y el 23% externaliza funciones para seguir siendo competitivos. 
  
Los directivos latinos (especialmente, Italia, Guatemala y Perú) son los más optimistas respecto al impacto de la robotización en los puestos de trabajo. Los de India y los eslavos (Bulgaria, Eslovaquia y Eslovenia) esperan, en un 25%, reducir sus equipos como consecuencia de la transformación digital.
“Observamos la emergencia de una revolución de las competencias, en la que ayudar a las personas a desarrollarse y adaptarse en un mundo de cambio acelerado será el reto que defina nuestro tiempo. Quienes cuenten con las competencias adecuadas optarán a lo que quieran, crearán oportunidades y elegirán cómo, dónde y cuándo emplear su talento. Los que no, lo tendrán muy difícil en las nuevas circunstancias del futuro. Esta polarización de las personas que tenemos ante nosotros no beneficia ni a la sociedad ni a las empresas. Necesitamos un desarrollo radical de los profesionales para reducir el abismo entre las personas con posibilidades y sin ellas. Es el momento de un Liderazgo Responsable y Adaptativo (responsive and responsible Leadership), porque no podemos reducir el avance de la tecnología ni de la globalización. Sin embargo, hemos de invertir en las competencias de los profesionales e incrementar la resiliencia de nuestra gente y nuestras organizaciones. Las personas deben cultivar su aprendibilidad (learnability): su curiosidad y capacidad de aprender nuevas habilidades para ser relevantes (marca) y ser empleables. Necesitamos acciones inmediatas para el aprendizaje y desaprendizaje (upskilling and reskilling) de los empleados para asegurar que cuentan con lo que se requerirá en el futuro. Necesitamos estar preparados para nuevos empleos y nuevas competencias. Es lo que llamamos la Revolución de las Competencias”, Jonas Prising, Chairman & CEO, ManpowerGroup.

Las empresas de éxito, las marcas más atractivas son ya –y lo serán más aún- las que atraigan, desarrollan y comprometen al talento desde conceptos tan poderosos como la Empleabilidad, la Aprendibilidad y la Agilidad. ¿Qué nos motiva a los seres humanos? Recordando a nuestro admirado Daniel Pink (Drive, ‘La sorprendente verdad sobre qué nos motiva’), la motivación intrínseca depende de Propósito (una causa que nos “enganche”), Autonomía (Empowerment) y, sí, Maestría (Aprendizaje).
Si sabemos lo que hemos de hacer desde un Liderazgo ágil y responsable, ¿seremos valientes para hacerlo? Porque saber sin hacer no es saber.

La canción del día, de Juan Luis Guerra y los 4.40, es ‘De tu boca’: www.youtube.com/watch?v=AXmHhi7We4w “¿Y qué importa/ si al final ocupas todo?”.   

No hay comentarios: