Páginas vistas en total

sábado, 28 de enero de 2017

Los 5 colores de 2017 y el pueblo natal de Don Quijote


Anoche fuimos a ver ‘Contratiempo’, escrita y dirigida por Oriol Paulo (‘El cuerpo’, ‘Los ojos de Julia’),  con Mario Casas, José Coronado, Ana Wagener y Bárbara Lennie. Un guión muy interesante sobre un emprendedor de éxito que supuestamente ha matado a su amante y prepara su declaración con la mayor experta en ese campo. Muy recomendable.
Después, cenita de especialidades belgas: cazuela de mejillones, quiche lorraine, cerveza tostada suave del país de Tintín.
Y esta mañana, entrenamiento deportivo con la gran Irma Valderrábano, la marca de CCM (Coaching de CuerpoMente). Gracias una vez más por ser tan cercxigente (cercana & exigente). A los resultados desde la empatía.

La empresa Pantone, referencia en talento cromático, ha presentado el color del año 2017: Greenery. Según Leatrice Eisenman, directora del Pantone Colour Institute, este tono “nos ofrece la confianza que deseamos en este mundo tan convulso. Al satisfacer nuestro creciente deseo por rejuvenecer, por revitalizar y unir, Greenery simboliza la reconexión buscada con la naturaleza, con nosotr@s mism@s y con un más amplio de nuestras vidas”.
Greenery es un chispeante y fresco tono verde amarillo que evoca los primeros días de la primavera, cuando los verdes de la naturaleza reviven, se renuevan y se recuperan. Evocador de una frondosa vegetación y de la exuberancia de la naturaleza, las características vigorizantes del Greenery invitan a los consumidores a respirar hondo, oxigenarse y revitalizarse.
Greenery es el color neutral de la naturaleza. Cuanto más se sumerge la gente en la vida moderna, mayor es su anhelo innato de contagiarse de la belleza física y de la unidad inherente del mundo natural. Esta tendencia queda reflejada por la proliferación de la fuerza expresiva del Greenery en todos los aspectos de nuestra vida diaria, y lo vemos en la planificación urbana, la arquitectura, el estilo de vida y las opciones de diseño en todo el mundo. Greenery siempre ha estado en la periferia, pero ahora pasa al primer plano, y ya es un tono omnipresente en todo el mundo.
Greenery es un tono reconfortante y representativo de la búsqueda de la vitalidad y las pasiones personales.
Además, Pantone ha elegido otros cuatro colores para este año: Hazelnut (Avellana), Flame (un naranja tendente a rojizo), Island Paradise (un verde azulado que nos anima a evadirnos) y Niagara (un azul claro ideal para la relajación). Puedes ver estos colores en la web mexicana de mariamare: www.mariamare.mx/reporte-de-colores-pantone-para-la-primavera-2017/

He estado leyendo ‘Tierras y Lugares de la Ruta de Don Quijote de la Mancha’, de Luis Ruiz de Vargas (1983). Gracias, David, por el regalo. Una investigación rigurosa y minuciosa sobre los auténticos lugares y del pueblo natal de Don Quijote. El autor demuestra (y aporta 34 razones para ello) que “el lugar de la Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme” es La Puebla de Almoradiel, en la provincia de Toledo, en el corazón manchego. Cuenta con 5.500 habitantes, fue fundada por los árabes (Al-murad-ied es “el castillo pequeño”) y repoblada por la Orden de Santiago en el siglo XIV. Está a 132 km de Madrid y equidistante de Ciudad Real, Cuenca y Albacete (98 kms le separan de Toledo).
Es más, una investigación reciente (publicada en octubre de 2016) muestra que El Quijote se llamaba Agustín Ortiz, hijo ilegítimo de un caballero de la Orden de San Juan, un humilde barbero con ínfulas de hidalgo, indómito y pendenciero, que se lió a golpes contra los molinos y que la Inquisición tomó por un pobre loco (lo apresó en 1599 y tuvo que pagar una multa de 30.000 maravedíes). El investigador Javier Escudero lo ha descubierto en el Archivo Diocesano de Cuenca (http://www.elmundo.es/cronica/2016/10/27/580c7ea3e2704efd538b4571.html).
Sabemos que el autor de ‘El Lazarillo de Tormes’ fue Alfonso de Valdés, secretario de cartas latinas del emperador Carlos V. Que Cervantes se inspiró en la vida de San Ignacio de Loyola para crear al ingenioso hidalgo de La Mancha, y ahora que el lugar donde escribió Don Miguel (de cuyo nombre no quería acordarse) es La Puebla de Almoradiel.
Durante la lectura, he estado escuchando (vía Youtube) el musical ‘El Hombre de La Mancha’ en la versión de José Sacristán y Paloma San Basilio (Teatro Lope de Vega de Madrid). Una maravilla. “Soñar, lo imposible soñar”.
Mi recuerdo a John Hurt, fallecido a los 77 años. Un gran actor, nacido en plena II Guerra Mundial en un pueblo minero cerca de Derbyshire,  que apareció en ‘Un hombre para la eternidad’ (1966), hizo de Calígula en la serie ‘Yo, Claudio’ (1976), nos sorprendió con una sublime interpretación de John Merrick en ‘El hombre elefante’ (1980) y después ‘1984’, ‘Harry Potter’, ‘Los crímenes de Oxford’, ‘El topo’, etc. Intervino en más de 200 películas y series de televisión. Nos queda su obra, su impresionante legado. Como él mismo dijo, “lo maravilloso del cine es que siempre hay luz al final del túnel”.   

La canción de hoy, del nuevo CD de Rosana, ‘En la memoria de la piel’: www.youtube.com/watch?v=wnHd3DTc_fE
Por poder puede ser 

que este amor sin medida 

se nos quede a vivir en la piel
para toda la vida. 


Y a la vez puede ser 

que nos lleven los vientos 

a mitad de un desierto 

y termine muriendo de sed... 


En la memoria de la piel, te extraño 

donde no te pueda ver, te extraño 

con el sol en la mirada 

con las luces apagadas 

cuando no te puedo ver, amor 


Te extraño tanto que... 

Se me eriza el latido
y no hay tierra ni olvido 

que acabe con tanto querer. 

Y a la vez puede ser
que nos lleven los vientos 

y que una bala del tiempo
nos hiera y nos haga caer... 

En la memoria de la piel, te extraño 

donde no te pueda ver, te extraño 

con el sol en la mirada, con las luces apagadas
cuando no te puedo ver, amor 

Te extraño 


En la memoria de la piel, te extraño 

del derecho y del revés 

no sabes bien cuánto te extraño 

en el corazón del alma
donde todo se desarma 

cuando no te puedo ver... 

Te extraño 


Y somos dueños de este sueño, 

de este amor innegociable, 

de caricias reincidentes
y de besos imborrables. 

Este amor grabado a fuego 

con el aire de un te quiero. 


Y te repito que si quieres
las estrellas vuelco el cielo. 

Y se podrá caer el mundo,
se podrá romper entero, 

se podrá desdibujar
y dibujar todo de cero. 

Pero nunca se podrá borrar
lo que te quiero, 

ni el diablo con sus celos, 

ni el mismo Dios del cielo 

que hay detrás del aguacero... 


Te extraño 

Donde no te pueda ver, te extraño 

con el sol en la mirada,
con las luces apagadas, 

cuando no te puedo ver amor. 

Te extraño 


En la memoria de la piel, te extraño,

del derecho y del revés 

no sabes bien cuánto te extraño, 

en el corazón del alma,
donde todo se desarma, 

cuando no te puedo ver... 

Te extraño 


En la memoria de la piel...

Una preciosidad. Mi profunda gratitud a quien la ha inspirado.