Páginas vistas en total

martes, 6 de diciembre de 2016

De los cisnes negros a los rinos grises: actuar ante los peligros obvios


Festivos como el de hoy presentan la innegable ventaja de que no pones el despertador. Esta mañana deliciosa de sol, sesión de entrenamiento deportivo con la fabulosa Irma Valderrábano, marca de referencia en el Coaching natural de cuerpomente, y mientras escribía un artículo para la prensa especializada, he estado escuchando el nuevo CD de Melendi (que precisamente me había recomendado Irma): ‘¡Quítate las gafas!’. Sumamente poético, con once canciones fabulosas. Entre ellas, ‘Flores de agua y plomo’ (www.youtube.com/watch?v=TAofa-agqQc), ‘Destino o casualidad’ (www.youtube.com/watch?v=ZrMWi-Fnnow), ‘Un amor tan grande’ (www.youtube.com/watch?v=A6jzdckzfkM) y ‘Yo me veo contigo’, que explica nuestra historia desde 1979 www.youtube.com/watch?v=jwMTzEynZ7I Muy apropiado para recordar lo que hemos vivido desde la Constitución. “Escribiendo descubrí/ lo que es realmente importante”. Gracias, Melendi, por estos temazos. Y a ti, Irma, por la sugerencia.

He estado leyendo ‘The Gray Rhino. How to recognize and act on the obvious dangers we ignore’ (El Rinoceronte Gris. Cómo reconocer y actuar frente a los peligros obvios que ignoramos) de Michele Wucker. La autora es una de las ‘Jóvenes líderes de Davos’ (2009) y presidenta del World Policy Institute de Nueva York. Vive en Chicago y ha escrito para el New York Times, la CNN, el Washington Post y el Wall Street Journal.
Como ejemplos de “rinocerontes grises”, nos propone la crisis argentina de 2001 o la griega de 2011. Frente al “cisne negro” de Nassim Nicholas Taleb (lo altamente improbable), un “rinoceronte gris·” es una amenaza muy probable a la que no hacemos frente. La burbuja que dio lugar a la crisis de 2008, los huracanes Katrina y Sandy, las tecnologías digitales con su disrupción, la caída de la URSS, los conflictos de Oriente Medio… Todo ello son rinocerontes a los que ves venir.
Las cinco etapas de un rinoceronte gris son:
- Negación (denial), que no por casualidad es la primera etapa del duelo (Elizabeth Kubler-Ross).
- Confusión (muddling)
- Regateo (bargaining)
- Pánico
- Actuar demasiado tarde
Los oráculos del mundo moderno (como el Foro Económico de Davos) suelen alertar de las grandes amenazas (por ejemplo, la escasez de agua en las próximas décadas). El problema suele ser la falta de voluntad política y social para atajar el problema. El neurocientífico francés Olivier Oullier lo llama “emorracionalidad”, la extraña combinación de motivaciones emocionales y racionales que nos conducen a un exceso de confianza. Moraleja: no temas estar equivocad@ y corregir el curso, reduce tu entusiasmo (euforia), las predicciones son complicadas (pero hay que atenderlas), atiende a la sabiduría de otras personas, podemos aprender (si fallas, enmienda). Como buenas prácticas, la resolución de la crisis en Islandia, las “Lehman Sisters” (las mujeres son más prudentes en general).
Michele un presenta una “taxonomía de rinos grises”:
- La verdad inconveniente (el cambio climático)
- El rino a la carga (Siria)
- El rino recurrente (las pandemias, la crisis financiera)
- El meta-rino (la desigualdad, la exclusión de género)
- Los rinos de dominó y quimera (precio de los alimentos, escasez de agua, volatilidad)
- El nudo gordiano (Israel-Palestina)
- La destrucción creativa (Kodachrome)
- Los rinos no identificados (la Inteligencia Artificial)
Cuidado con el cuerno del rinoceronte, nos advierte Michele Wucker. Se tiene (falsamente) por afrodisiaco, cuando debe tomarse con precaución. A veces, forzar las cosas no es lo más conveniente.
En la vida real, muy pocos humanos mueren al año asesinados por rinocerontes (al parecer, los hipopótamos son más peligrosos), si bien los rinos en su embestida alcanzan los 60 km/h. No tienen depredadores naturales, si bien están en peligro de extinción porque los humanos los cazan y ocupan sus espacios naturales. Quedan unas 29.000 especies de rinoceronte (a principios del siglo XX había medio millón en África y Asia), la gran mayoría (20.000) blancos y unos 5.000 negros; de Sumatra deben quedar 100 y de Java unos 60.  
Por su alto impacto, igual que debemos ser precavid@s con los “cisnes negros” (altamente improbables), debemos:
1. Reconocer a los rinocerontes
2. Definirlos (DAFO)
3. No quedarnos quietos (ni negación, ni inacción, ni pánico). Atiende al “momento eureka” (Aha moment).
4. Una crisis no se puede desperdiciar (mejor antes que después; nunca demasiado tarde).
5. Conviértete en “cazador/a de rinos” y mantenlos a raya.
Interesante el concepto de “rinocerontes grises” como complemento a los “cisnes negros” en la asunción de riesgos.

Esta tarde he ido a ver ‘La llamada’, una película muy interesante que no te debes perder. Mañana te hablaré de ella.