Páginas vistas en total

domingo, 6 de noviembre de 2016

Practicando el secreto de la felicidad danesa

-->
Ayer por la tarde fuimos a ver ‘Sully’, la nueva película de Clint Eastwood. Todo un peliculón. La historia del amerizaje en el río Hudson el 15 de enero de 2009 (con una sensación térmica de -20º) de un avión con 155 pasajeros y tripulantes, todos ilesos, es una formidable historia de Liderazgo que me ha recordado otra cinta de este veterano director, ‘Invictus’. En tres días tendremos Cine Fórum con ‘Sully’, así que aproveché para comprarme el libro biográfico de Chesley B. “Sully” Sullenberger. El comandante, interpretado magistralmente por Tom Hanks (formando un tándem “de alto rendimiento” con su suboficial) marca la pauta (toma una valiente decisión en apenas 3 minutos), hace equipo (está centrado en no perder a nadie tras el aterrizaje) y desde la serenidad inspira una energía muy especial (como puede comprobarse en las sesiones de seguimiento tras el incidente). Liderazgo Innovador en una feliz historia de nuestro tiempo, en un entorno híperVUCA.
Hablando de felicidad, este domingo he aprovechado para practicar el “hygge” (se pronucia “jigue”) que se considera, junto con un auténtico Estado del Bienestar, la igualdad de género y un sentido comunitario de la vida, el secreto de la felicidad danesa. Como sabes, Dinamarca es según las estadísticas, el país más feliz del mundo.
“Hygge” es una especie de sosiego, una sana combinación de un entorno acogedor, de bienestar, en el que los pequeños detalles marcan la felicidad. Una filosofía casi zen muy provechosa en otoño-invierno. Gloria Rodríguez-Pina recogía en VERNE el pasado 13 de octubre (http://verne.elpais.com/verne/2016/10/06/articulo/1475774414_885443.html) los 12 pasos para incorporarlo a nuestra vida, según Julie Thomsen (embajada de Dinamarca en Madrid):
1. Busca el momento. “En Dinamarca pensamos mucho en emplear el tiempo de una manera eficaz, para trabajar y hacer todas las tareas diarias. Pero además de eso, encontramos tiempo para cuidarnos y relajarnos al margen de las obligaciones, con pequeñas cositas”.
2. Abre tu casa. Más que en bares, parques o jardines, hacer “hygging” es preferible en casa, en la tranquilidad del hogar. Sol@ o en compañía.
3. Crea un ambiente propicio. Con los cinco sentidos: una iluminación adecuada, la chimenea o velas, música relajante de fondo, flores frescas (el olor a lavanda o a la dama de noche, por ejemplo)… Las condiciones para sentirte relajad@.
4. Evita tratar temas que rompan el relax. Nada de hablar de política, de fútbol, de religión, de ningún otro asunto polémico. Queda prohibido pensar en el trabajo y usar portátiles ni teléfonos móviles.
5. Funciona mejor en petit comité. Un pequeño grupo a lo sumo, para mantener un diálogo y no conversaciones paralelas.
6. Es esencial el menú. Un buen vino, quesos deliciosos y si es posible platos que evoquen la infancia (los daneses suelen comer albóndigas y grod, unas gachas, como comprobamos Zoe y un servidor este verano pasado).
7. Ten presente a tus antepasados. Tomar el te en la vajilla de la abuela, tener fotos de tus ancestros, es muy “hygge”. Compartir tradiciones que ellos reconocerían.
8. Ponte cómodo. Quedarte en la cama más tiempo de lo habitual, con un buen libro y una bebida caliente. Acurrucarte en el sofá bajo un edredón, con ropa cómoda, para disfrutar de una buena peli.
9. Haz cosas “hyggelig”. Las actividades que te gustan: juegos de mesa en familia o con amigos, una buena tertulia. Todo aquello que te acerque al relax.
10. Huye de ambientes “unhyggelig”. Nada de situaciones incómodas, estresantes, ni para el pensamiento, ni para el sentimiento, ni para la acción.
11. Exprésalo. Los daneses utilizan el término como sustantivo, verbo y adjetivo. Hay momentos “hyggelig” en los que practican el “hygge”, hacen “hygging”. Parte de la Felicidad.
12. Sé consciente del disfrute. El “hygge” debe asumirse desde la consciencia, como una especie de “mindfulness” nórdico, a la europea. Puede ser compañía o en una agradable soledad, pero siempre consciente, disfrutando el momento, el “carpe diem”.
Los daneses dicen que “hygge” es “iluminar el alma”. Si quieres saber más, la periodista Charlotte Abrahams ha publicado el pasado 13 de octubre 'Hygge. A Celebration of Simple Pleasures, living the danish way' (Hygge. Una celebración de los pequeños placeres, viviendo a la danesa), de 240 páginas. Llegando a los 50 años, a través del "hygge" Charlotte se ha reencontrado consigo misma.

Mi gratitud a Herminia Gomá, la gran coach sexual, que me ha puesto sobre la pista del concepto. Puedes saber más sobre “hygge” en este vídeo de ‘Visit Denmark’ montando en bici, comiendo en un pequeño restaurante, leyendo… ¡habrá que volver a Copenhague pronto!
Una canción muy “hygge” puede ser ésta de Ed Sheridan, ‘Give Me Love’: www.youtube.com/watch?v=FOjdXSrtUxA&list=PLGuQ9CxUhhVTwVC-0M0r37uML-VcGl6-w&index=1
¡Prueba el “hygge” y ya verás!