Páginas vistas en total

miércoles, 23 de noviembre de 2016

Estrés, infarto y tensión arterial


Esta mañana, antes de las 9, nos hemos enterado del fallecimiento de la senadora Rita Barberá. DEP. BuenaVida ha recogido esta misma tarde las declaraciones de un insigne especialista de la Sociedad de Cardiología, en BuenaVida (http://elpais.com/elpais/2016/11/23/buenavida/1479900750_404521.html): “El estrés no provoca un infarto; pero la tensión, si va acompañada de sobrepeso, tabaco y ausencia de ejercicio físico, puede ser letal. Más aún en mujeres después de la menopausia”.
¿Pueden la tensión y la presión provocar por sí solas una crisis cardiaca de estas características? Se lo han preguntado al doctor Alessandro Sionís Green, presidente de la Sección de Cardiopatía Isquémica y Cuidados Agudos Cardiovasculares de la Sociedad Española de Cardiología. "No", responde categóricamente. "El estrés puede ser el desencadenante del infarto, pero no lo provoca. Las causas son otras. Básicamente viene provocado por una arteriosclerosis: cuando una placa dentro de una arteria coronaria se rompe, el contenido de la placa entra en contacto con la sangre y forma un coágulo que obstruye la arteria. La falta de riego por ese coágulo causa el infarto. El hecho de estar en una situación de mucho estrés lo que puede hacer es facilitar la rotura de la placa. Sabemos que todas las situaciones en que existe más inflamación arterial facilitan la rotura de placas: en los días con más contaminación atmosférica, o en épocas de estrés, es más fácil sufrir un infarto". "Pero si hay que ir a buscar un culpable, como en las novelas policiacas, el estrés no es el mayordomo. Hay toda una serie de culpables. Hay que pensar en términos probabilísticos. Si uno se compra todas las papeletas de lotería le toca sí o sí. Si una persona tiene muchos factores de riesgo aumentan las probabilidades de que desarrolle arterioesclerosis o de sufrir un infarto. Y los factores de riesgo son el tabaco, el sobrepeso, la hipertensión, la diabetes… y seguramente cierta predisposición genética".
Una investigación de la Universidad de California (EE UU) demostró que “aunque el estrés desencadena los eventos [coronarios] está menos claro que el estrés cause dichos eventos”.
Según otro estudio del Centro de Investigación del Corazón Framingham (EE UU), el estrés es uno más en una lista de factores de riesgo que también incluye el nivel de colesterol, la hipertensión, el tabaco, el sobrepeso, los niveles de azúcar en la sangre y la ausencia de ejercicio físico. El mismo estudio señala que rebajar esos factores de riesgo reduce la probabilidad de sufrir infartos, ictus y otras enfermedades cardiovasculares.
Dentro de los diferentes tipos de estrés, el prolongado es peor para el corazón que los episodios puntuales (por ejemplo, cuando recibimos una mala noticia). “Si la persona es diabética, en una situación de mucho estrés que se extiende en el tiempo es más fácil que se descontrole la diabetes; si es hipertensa, es más difícil controlar la tensión”, explica el doctor Sionís.
¿En qué se diferencia el infarto femenino?
El infarto de miocardio no afecta por igual a hombres y mujeres. En España, es la causa de muerte en nuestro país de un 12% de los hombres y un 10% de las mujeres. Sin embargo, el pronóstico en ellas es peor, como alertan desde la Fundación del Corazón: un porcentaje más alto fallece antes de llegar al hospital (un 52%, frente a un 42% de hombres), y el pronóstico una vez hospitalizadas también es peor.
El doctor Sionís lo explica así: “Las mujeres suelen tener infartos en edadas más avanzadas que los hombres. Suelen producirse sobre todo después de la menopausia. Por tanto, el pronóstico de un infarto en una persona mayor es peor que en una persona joven. De ahí que la probabilidad de mortalidad por enfermedades cardiovasculares sea más alta en mujeres”.
También las señales de aviso pueden ser diferentes. Los síntomas clásicos del infarto son dolor opresivo en el pecho o en el estómago, que suele irradiarse a otras zonas como los brazos (sobre todo el izquierdo), cuello, mandíbula o espalda. Esta dolencia también suele provocar náuseas y dificultad para respirar. Sin embargo, las mujeres presentan en ocasiones síntomas diferentes que hacen más difícil una rápida reacción. El dolor torácico, por ejemplo, es menos específico en ellas. Sí se da una fatiga repentina o sudor frío. La Fundación Española del Corazón también explica que “antes de la menopausia, las mujeres están más protegidas por los estrógenos fisiológicos, pero tras la menopausia los niveles de colesterol y la tensión arterial tienden a alterarse”.
Hemos de cuidarnos, cada vez más.
Mi gratitud y enhorabuena a Doña Concha Velasco, Premio Nacional de Teatro, con quien he coincidido en varias ocasiones.

La canción de hoy, ‘Best day of my life’ de American Authors: www.youtube.com/watch?v=Y66j_BUCBMY    
Vuelo de Barcelona a Bilbao a las 20horas y de ahí a Santander. Mañana, Talent at Work en la Universidad de Cantabria con Human Age Institute. A desarrollar la empleabilidad de los jóvenes, con gran ilusión.