Páginas vistas en total

domingo, 23 de octubre de 2016

Para que España se aleje del pesimismo y del desencanto


Fin de semana especialmente lluvioso en Madrid. Esta mañana, mientras preparaba temas de la próxima semana, he estado viendo en la tele el concierto ‘Por ellas. Cadena 100’ del Palacio de los deportes: Jesse y Joy, Rosana, Ruth Lorenzo, Coti, Manuel Carrasco, Sergio Dalma. Una iniciativa solidaria muy importante. Me gusta ‘Uno x Uno’: www.youtube.com/watch?v=Vj1190w58UM de Manu Carrasco. Y ayer el primer episodio de la serie sobre la antigua Roma de la historiadora de Cambridge Mary Beard, galardonada con el premio Princesa de Asturias.
Precisamente el viernes SS MM los Reyes de España entregaron en Oviedo los galardones de este año. No pude verlo en directo; sin embargo, lo he seguido después en la prensa y en los vídeos de la red.
Nuestro Monarca citó a D. Miguel de Unamuno para reivindicar una España “de brazos abiertos”, solidaria y animada, “alejada del pesimismo, del desencanto o el desaliento”. Una nación que se valore a sí misma, “orgullosa de lo que somos y que aprecie sus logros colectivos”. Porque “lo que juntos hemos conseguido ha sido mucho y admirable”. Un país culto, porque “un pueblo que quiera, respete y ampare su cultura nunca temerá a su a futuro”. Como sabes, el pesimismo, como el optimismo, es un “estilo explicativo de la realidad” (Martin Seligman). Como comunidad humana, hemos de aprender a ser optimistas (en la explicación de los logros y errores del pasado y del presente, en la esperanza hacia el futuro, en nuestra propia autoestima) y re-encantarnos, re-ilusionarnos, con nuevas metas. Eso es precisamente el Liderazgo: marcar la pauta, hacer equipo e infundir energía. Necesitamos más Liderazgo Innovador. Si no en la clase política, que salvo excepciones no parece a la altura de las circunstancias, en el ámbito social.
“No hay ninguna obra científica, política, social o artística que no haya surgido de unos ideales firmes y sólidos”, proclamó Felipe VI. Y añadió: “Somos más conscientes de que el progreso es siempre fruto de muchos esfuerzos compartidos entre personas de orígenes diversos, entre culturas y creencias distintas, entre naciones diferentes”.
El periodista Richard Ford, premio Princesa de Asturias de Letras, se considera “un novelista político”: “Si pudiera, rescataría lo que entendemos por política y restauraría el valor de esa palabra; me cercioraría de que evocara la necesidad de una respuesta imaginativa para recuperar la capacidad de vivir juntos y de que la política no significara, como en EE. UU., sinónimo de egoísmo, cinismo, engaño y despropósito. Sinónimos de infortunio”.
La actriz y directora Núria Espert, premio PdA de las Artes, contó que “el teatro es dueño absoluto de mi vida, mis deseos, mis sueños”. Tal es la vocación (en su caso, desde los 13 años) para el Talento.
La historiadora Mary Beard recibió el galardón “en nombre de todos los profesores, académicos y escritores que trabajan duro para que nuestra conversación con el mundo antiguo sea tan viva y cautivadora”. Y también les dedicó el premio a los romanos, su pasión. “La historia no es un tema reservado a unos pocos profesores solitarios en sus bibliotecas; es una actividad ciudadana, compartida, y no ser capaz de pensar de forma histórica hace que seamos todos ciudadanos empobrecidos”. Citó a John Donne: “Ningún hombre es una isla/ algo completo en sí mismo./ Cada hombre es un fragmento del continente”.
Patricia Espinosa Caballero, Secretaria Ejecutiva de la Convención de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, recogió el premio PdA de Cooperación Internacional: “Tenemos las herramientas para crear un presente sostenible”. Además fueron galardonados Aldeas Infantiles (Concordia), Javier Gómez Noya (Deportes), el reportero de guerra James Nachtwey (Comunicación e Humanidades) y el pionero en prótesis inteligentes Hugh Herr (Investigación Científica y Técnica).
“Al parecer, la alegría mengua velozmente en el mundo, por lo que supongo que se hacen aún más necesarios los actos de la imaginación encaminados a inventarla”. Estoy plenamente de acuerdo con Richard Ford. Se trata, como hizo Cervantes, “de imaginar más”.
Del fin de semana quiero además destacar la tribuna ‘Fobia o esperanza ante el fin del trabajo’, de Juan González Pascual (director de Transformación del Grupo Prisa): http://elpais.com/elpais/2016/10/19/opinion/1476893369_502648.html, el artículo de Patricia Gosálvez sobre las crisis de reputación de Smasung, Renfe o Volkswagen: ‘¿Su empresa ha metido la pata? Señor presidente, empatice y mire a la cámara?’ http://economia.elpais.com/economia/2016/10/19/actualidad/1476889488_707933.html
Hoy, en El Mundo, la entrevista de Esther Panigua a Kekuni Minton, psicólogo y filósofo, pionero de la psicoterapia sensomotriz: ‘Mirar al cuerpo para curar la mente’. Pone el foco en el cuerpo, en conjunción con las emociones y los pensamientos. Fascinante.
Nuestro querido José Antonio Marina, en ‘Ideas’, se refiere a Gilles Lipovetsky y su último libro, ‘La ligereza’: “La ética tiene un contenido que puede describirse con la objetividad de una ciencia social”.  “Es sintomático que se hable tanto de la viralidad de los mensajes. Todos podemos enfermar”. Y concluye citando a Machado: “¡Qué difícil es no caer cuando todo cae!”.
En PAPEL, Ismael Marinero entrevista a la mencionada Mary Beard: “Los romanos vencieron porque abrieron sus fronteras”. Juan Sardá escribe sobre Clint Eastwood, que nos trae nueva cinta (“Mientras hayas buenas historias, las seguiré contando”). Y Pablo Scarpellini, sobre JK Simmons, “el secundario más humilde”, que también regresa a la gran pantalla.
En El País (Negocios), Ramón Oliver escribe sobre ‘Empleados de ida y vuelta’, profesionales repescados, con ejemplos de Mahou San Miguel, Apple (Steve Jobs), la SER (Carles Francino) o el Atlético de Madrid (Fernando Torres). Y en Ideas, ‘Volver a los clásicos’ (Homero, Virgilio, Platón), con artículos de Carlos García Gual, Maurizio Bettini y Paul Veyne: “Los clásicos nos enseñan a hacernos preguntas”. Efectivamente, nos entrenan para el pensamiento y la vida.
Interesante, respecto a la política, ‘Por qué existe la disciplina de voto’ (http://economia.elpais.com/economia/2016/10/19/actualidad/1476889488_707933.html) y ‘La desconfianza lastra la relación de PP y Ciudadanos’ (http://politica.elpais.com/politica/2016/10/22/actualidad/1477151965_047953.html).
En ABC Empresa (Gestión y Talento), entrevista de Unai Mezcua a Martin Lindstrom: “Las marcas usarán a tus amigos para lograr que las compres”. Y J. Pagola: “Los jefes, los profesionales menos digitales pese a tener que liderar la transformación”.
También esta mañana, como Zoe no ha podido ir al entrenamiento en la Academia AR10, hemos ido al cine: ‘La chica del tren’. Un thriller psicológico interesante. Me he comprado la novela, que no había leído. Mi amigo Miguel Ángel ha visto, en Santander, ‘El contable’ y me la recomienda encarecidamente. Como diría Martin Lindstrom, es el mejor comercial posible. Mi gratitud por ello.