Páginas vistas en total

jueves, 13 de octubre de 2016

El fin del dinero


Esta mañana he tomado un AVE de primera hora con varios compañeros, reunión de Dirección en la sede central de ManpowerGroup  de casi 8 horas con almuerzo incluido (mi gratitud a l@s compañer@s del Executive Leadership Team) y Talgo de las 19,30 a Valencia, a donde llegaré a las once y diez de la noche. Hotel Dimar, en la Gran Vía del Marques del Túria; mañana Coaching de Alta Dirección con una empresa cliente (de las principales de la Comunidad Valenciana) en nuestras oficinas y almuerzo con buenos amigos, para regresar a Madrid a media tarde.
He estado leyendo el número de octubre de ‘Actualidad Económica’. En portada, ‘Adiós al dinero. Un mundo sin efectivo está cada vez más cerca, pero hay muchos que piensan que seremos menos libres y más dependientes del Estado’.
Marta García Aller, una de las mejores periodistas económicas de nuestro país, nos habla de su experiencia en Suecia, en la cadena de hoteles Scandic (la mayor de Escandinavia, que desde mayo ha desterrado el efectivo), en el Museo ABBA, en cafeterías, incluso en parroquias (mi hija Zoe y un servidor damos fe de ello). El país que inventó la emisión de billetes tal como la conocemos (1661) también es pionero en el abandono de monedas y papel (apenas el 2% del total de las transacciones, frente al 10% de la media europea). En 2030, los suecos sólo utilizarán dinero digital.
El efectivo es ineficiente y costoso. El dinero digital permite hacer inventarios en tiempo real, eliminar la corrupción y controlar fiscalmente todas las operaciones. Por el contrario, para los gobiernos es más fácil de gestionar. En el mundo, el dinero sigue siendo el 85% y las tarjetas el 9%. En Estados Unidos, el 40% del dinero es “sin efectivo”, con dos tarjetas de crédito por persona, y hace dos años sólo era el 14% (que es el dato actual en España). Parece ser que la tendencia resulta imparable. Gracias, Marta, por este artículo tan interesante.
En la misma revista, el catedrático Benito Arruñada (Organización de Empresas, Universitat Pompeu Fabra) escribe sobre ‘La educación necesaria’: “El principal fallo de nuestro sistema educativo es el colapso de la exigencia, tanto en aptitudes como en actitudes”. Un fallo que se ajusta a la demanda en general de los padres. Proliferan las “soluciones mágicas”. El autor considera que debemos mejorar la igualdad de oportunidades y desarrollar un “mercado interno”  de educación, eliminando el castigo fiscal a la inversión a la formación. Ambos pilares tienen como enemigo común la mentalidad igualitarista. “Es el mismo igualitarismo que nos lleva a restringir la competencia a priori el que también nos mueve a castigarla a posteriori”. El profesor Arruñada concluye refiriéndose a la corrupción: “Para algunos, un Amancio Ortega es más incómodo que mil Bárcenas”.
¿Canción de hoy? Podría ser de Bob Dylan, flamante Premio Nóbel de Literatura 2016. Pero no. Me apunto a ‘The Reason’, de Hoobastank www.youtube.com/watch?v=fV4DiAyExN0
I'm not a perfect person

There's many thing I wish I didn't do

But I continue learning

I never meant to do those things to you

And so I have to say before I go

That I just want you to know
I've found a reason for me

To change who I used to be

A reason to start over new

And the reason is you
I'm sorry that I hurt you

It's something I must live with everyday

And all the pain I put you through

I wish I could take it all away

And be the one who catches all your tears

That's why I need you to hear
I've found a reason for me
To change who I used to be

A reason to start over new

And the reason is you
And the reason is you

And the reason is you

And the reason is you
I'm not a perfect person

I never meant to do those things to you

And so I have to say before I go

That I just want you to know
I've found a reason for me

To change who I used to be

A reason to start over new

And the reason is you
I've found a reason to show

A side of me you didn't know

A reason for all that I do

And the reason is you