Páginas vistas en total

sábado, 27 de agosto de 2016

El coaching y los patrones vibratorios


Último sábado de agosto. Acaba el verano del 16 y se inicia una temporada formidable, llena de esperanzas y de sueños. Me siento muy agradecido por ello.
Siguiendo la recomendación del mixólogo Pepe Orts (“nada es casual”), he estado leyendo ‘SuperCoaching para cambiar de vida’ de Raimón Samsó. Se trata de un texto publicado en otoño pasado y que ya está en tercera edición. Consta de tres “cajas”, cada una con 25 estrategias probadas para cambiar el rumbo de tu vida, desarrollar un plan de acción y ponerlo en práctica. Desde la gratitud (el hábito número uno, que nunca deberíamos olvidar) a activar la magia. Un texto muy interesante y valioso. Me queda pendiente leer su famoso ‘El código del Dinero’, sobre inteligencia financiera.
Hablaba ayer de su vídeo ‘Yo Soy’ para decretar deseos: www.youtube.com/watch?v=RYjw82k3eZg En él diferencia el coaching habitual del SuperCoaching, que es desde el corazón, desde el nivel de consciencia. Sería la misma diferencia que entre el juego interior (Tim Gallway) y el juego externo. Nos propone “conectar con una parte de mí donde nada es imposible”).
Lo que actúa es la “Ley de la Asunción”. Si desde tu consciencia persistes en tu emoción dominante, los resultados que deseas son seguros. Es “viajar al futuro, recoger la emoción y obtener los resultados”. Más allá de la “Ley de la Atracción” (la de ‘El Secreto’), aprovecha la identidad, no el ego.
Raimón Samsó nos propone “meter a los cinco sentidos en una cajita” y trascender, porque no es “lo que somos, sino lo que podemos llegar a ser”. Una propuesta muy valiente, de crecimiento y desarrollo, no de defensa.
“Finge que tienes éxito hasta que ya no tengas que fingir” (RS, inspirado en el “Fake till you become it” de Amy Cuddy, Harvard). Compórtate por encima de las circunstancias.
“Lo que mi atención incluya es ley”, porque el Universo es inclusivo, la atención no existe (es un invento del ego). “Cuando no sabes quién eres, sufres. Inevitable. Porque pierdes y renuncias a todo tu potencial, a todo tu poder”.
Raimón sigue los principios de la física cuántica sobre los patrones vibratorios (todo es energía). El problema es que solemos centrarnos en lo que no queremos. “Cuando te falta algo, si pones la atención en ello, malo”. “La vibración de la ausencia y de la presencia son incompatibles. Estás en el Amor o en el miedo, pero no puedes estar en los dos a la vez”.
Todo esto, nos advierte Raimón Samsó, entraña una gran responsabilidad, porque “un gran poder no controlado puede ser peligroso”. Afortunadamente, siempre según sus enseñanzas, contamos con un termómetro: nuestras emociones. “Si te sientes bien, es que estás centrad@ en lo que quieres. Si te sientes mal, es que estás centrad@ en la ausencia de lo que quieres”. Debemos reflexionar (muy propio del Coaching), preguntarnos cómo nos sentimos… y respondernos. “No es lo que yo quiero, es lo que YO SOY, es lo que yo siento, es mi vibración”. Recordando al gran Wayne Dyer, cuando tengamos un pensamiento negativo (que es vibratorio) en menos de 20’’ debemos pasar al “Next”, a lo siguiente. Y si manifestamos algo positivo, en 90’’ ya lo estamos manifestando vivamente. “Tienes que contarte una historia diferente. No digas cómo te va, sino cómo te va a ir. Lo que quieres que sea”.
Hay 4 niveles de manifestación: conseguir algo por ti mism@, hacer que alguien lo haga por ti, manifestarlo como un regalo (lo atraes) y finalmente lo manifiestas (piensas en algo y ya existe). “Nuestra función, nuestro cometido, es hace visible lo invisible”, pasar del “ámbito implicado” al explicado.
En general, tenemos más práctica en lo que no tenemos que en lo que sñi queremos (el punto de poder). “Es tan fácil crear lo que no quieres como lo que quieres. No pongamos el foco en el problema, sino en las soluciones. En qué me he de llegar a convertir para que deje el problema de existir. Si buscamos culpables, los problemas se mantendrán. Si está en tu realidad, tú eres el/la responsable”.
El método de Raimón Samsó es, por tanto, auto-revelar mi identidad (saber quién soy), decretar mi deseo, saber que ya existe lo deseado y sentir la emoción anticipada de logro (cuando la emoción es dominante, empiezas a manifestar). “No es lo que quieres, es lo que eres”. “Deja de hacer cosas, SÉ otra persona”.
Citando a Krishnamurti, “dentro de ti hay un gran poder, el asunto es si está activado o no”. El poder de un Dios, el entusiasmo. “Yo soy Amor, yo soy Consciencia; reconozco mi identidad”.
Interesante: en el mundo de la consciencia, “el cómo es irrelevante”. Se trata del Quién y del Qué. “Nadie sabe nada” (Caos). “Si empiezas a didar sobre el Cómo, es que no sabes Quién eres”.
La conferencia es un gran homenaje a Neville Goddard. “Entra en tu interior y cierra la puerta”. Raimón comenta la parábola de los talentos, y nos enseña que no es “una crueldad bíblica”, sino una lección de la ley de la Asunción, “un acto de autoconocimiento y de autorresponsabilidad”. Porque “no es el esfuerzo, es la Consciencia”.
Una sensación práctica de deseos cumplidos.
Gracias, Raimón, por este texto y esta brillante conferencia, así como a Pepe Orts, nuestro mixólogo de cabecera, por abrir esta puerta. Pepe y su entorno son la prueba fehaciente de que funciona. 
Música para esta entrada, 'Magic' de Olivia Newton-John: www.youtube.com/watch?v=Jj5vagsGC38 "We have to believe we are magic".