Páginas vistas en total

sábado, 23 de julio de 2016

Vivir en plenitud

-->
Me encanta regresar a Extremadura, la Toscana de España. Es una región tan completa, tan entrañable, tan sincera y de verdad que te cambia la vida a mejor y a la que estoy profundamente agradecida.
Ayer poco antes de comer, el Dr. Carlos Ongallo, nuestro mayor experto en aprendizaje experiencial, nos recogió a Zoe y a mí en Navalmoral de la Mata y fuimos a almorzar a Cuacos de Yuste (donde el Emperador Carlos decidió retirarse voluntariamente y pasar sus últimos días) a almorzar en la Abadía. Nos acompañaron nuestras buenas amigas la Dra. Isabel Tovar (que cambió su guardia como médico para estar con nosotr@s) y la empresaria Beatriz Tello, que ha sido la directora del cluster audiovisual de Extremadura. Con uno de los mejores jamones del mundo, huevos fritos con pimentón de la Vera y viandas acordes de la tierra, hablamos distendidamente de la vida y del amor. Carlos nos recordó aquellas palabras de Antoine de Saint Exupéry: “Amar es habitarse en el espacio del otro”. Humildad y vanidad. También del autor de ‘El Principito’ son estas frases: “Para las personas vanidosas, los demás sólo son admiradores”, “Las personas se descubren cuando se miden con obstáculos”, “Para ver claro, basta con cambiar la dirección de la mirada”, “Fue el tiempo que pasaste con tu rosa la que la hizo tan importante”. Tendré que volver a ‘El Principito’ este verano, y comentarlo paso a paso con Zoe por Escandinavia.
Vaya, vaya, aquí sí hay playa. Tomamos café en la garganta de Pedro Chate, en Jaraiz. Se trata de una piscina natural llamada El Lago, un paraíso estival en la comarca de la Vera.
Un poco de descanso en el hotel y a las 9 fuimos a la gala solidaria organizada por Cáritas para los proyectos de Zimbabwe del padre Ildefonso Trujillo, misionero jaraiceño que lleva 48 años ayudando decisivamente en aquel país africano. Durante cuatro horas, tuvimos folklore, el ballet de Mónica Tello y el regaetton de Gus Romero. Zoe y yo lo disfrutamos al máximo, al aire libre, con una temperatura muy agradable y un ambiente superpositivo.
Tras la gala, Beatriz Tello nos presentó al padre Ildefonso, un ejemplo de plenitud en la entrega a los demás. Me gusta su concepto de “ayuda responsable” a aquellas comunidades rurales. Es conscientemente nada paternalista; es un canal para que ellos se ayuden a sí mismos, construyendo en lo que pueden colegios, hospitales y viviendas. Su labor me ha ganado el corazón.
Y después, cena con las hermanas Tello (Mónica, Raquel, Bea), su hermano Ángel, sus parejas, Lucas (el hijo de Mónica) y el resto del cuerpo de baile. Puro arte y sensibilidad. Bocadillos, cruasanes y cerveza Abadía de Yuste.
La banda sonora es "Estando contigo" de Marisol, en la versión de Malú: www.youtube.com/watch?v=e9wEvBVE0h4
Hoy Carlos Ongallo nos tenía reservada la grata sorpresa de dialogar con el superior de Yuste. Desde los tiempos de Carlos V, fueron los jerónimos (dedicados al silencio y la oración) quienes regentaron el monasterio. En el siglo XIX eran más de mil y vivían en 46 monasterios.  Ahora quedan 11 y se han reagrupado en Santa María del Parral (Segovia). Para "resucitar" Yuste, los paulinos recurrieron a Pawel Stepkowski y Rafal Zawada, que vivían a 2.862 kilómetros, en Jasna Gora, el santuario más visitado de Polonia (cinco millones de peregrinos al año). Gracias, Carlos, por esta enorme oportunidad.
Ya que estamos en verano, una web de desarrollo personal nos aconseja 12 pasos para mejorar nuestra vida en las próximas cuatro semanas:
- Levantarse temprano
- Alimentación ligera
- Deporte
- Limpiar el espacio
- Centrar asuntos y deberes
- Limpieza de lo que te rodea (relaciones tóxicas)
- Escribir y realizar los planes
- Escribir la lista de lo imposible (sueños que no se cumplirán nunca)
- Hacer planes cada día (de la noche, para el día siguiente)
- Tratar de vivir de otra manera, sin cambios abismales
- Salir de la zona de confort (pero de verdad)
- Descansar, que falta hace
Gracias a la autora, Svetlana Pokrevskaya, por estos consejos. Sentido común, pero (al menos en mi caso), práctica común. Ese “Ama, no lo que eres, sino aquello en lo que te puedes llegar a convertir” de Cervantes, Jodorowsky lo expresa con otras palabras: “No hay alivio mayor que comenzar a ser lo que se es”.
        

2 comentarios:

Monica Tello dijo...

Un placer conoceros.Un abrazo.

Juan Carlos Cubeiro dijo...

Gracias, Mónica.
Un verdadero placer para Zoe y para mí conocerte y disfrutar de tu arte y de tu compañía.
Un abrazo