Páginas vistas en total

martes, 12 de julio de 2016

Misbehaving. La historia de la Economía Conductual

Un día muy especial. A las 8,30 horas, sesión de Coaching Estratégico con uno de mis CEOs favoritos, responsable de una gran empresa industrial global. Una persona equilibrada, que sabe muy bien lo que quiere, que está dando una gran educación a sus hijos y para quien el mundo no tiene límites.
Y después reunión de nuestro Comité de Dirección. Revisión de cada una de las marcas del grupo, trabajo de los comités (Cultura y Talento, Sistemas y Excelencia, Branding). Hemos tenido un mes de junio de récord, con un crecimiento espectacular, merced al Talento de los DGs y a la Excelencia de todo el equipo.  Finalmente, se ha presentado la próxima reunión del SLT (Strategic Leadership Team) en un “lugar con alma”. Me cabe el inmenso honor de que será en Santander, y el “anfitrión” será un servidor. Estaremos del 28 al 30 de agosto en el Palacio de la Magdalena, que tantísimo significado tiene para mí. Muchísimas gracias al presidente y a mis compañer@s por la designación. Finalmente, cena de verano en el Palacio de Cibeles. Conviene celebrar los éxitos para pasar al siguiente nivel.
He estado leyendo ‘Misbehaving’ de Richard H. Thaler. Este libro, que puede traducirse por “portarse mal” está avalado por tres genios como el premio Nobel Daniel Kahneman, el “outlier” Malcolm Gladwell y el gran narrador Michael Lewis. Es la crónica de cómo se ha construido la Economía conductual (la economía de nuestro tiempo, el talentismo) desde 1970 a nuestros días.
Richard Thaler parte de una cita de Pareto (1906): “La fundación de la economía política y, en general, de toda ciencia social, es evidentemente la psicología. Llegará un día en que podremos deducir las leyes de las ciencias sociales de los principios de la psicología”. Como diría Víctor Hugo, no hay nada más poderoso que una idea cuyo tiempo ha llegado. Necesitábamos otra Economía (la conductual) y otra Psicología (la positiva).
La gran pregunta de la Economía conductual es “¿por qué las personas no seguimos nuestros verdaderos intereses?”. “¿Por qué dudamos, nos boicoteamos, tomamos decisiones equivocadas?”. Esta Ciencia se forjó de 1970 a 1978 estudiando factores aparentemente irrelevantes (el “animal spirit” de Keynes), con el “efecto dotación” (endownment); los trabajos de Herbert Simon, la teoría y la función del valor, la fuerza de voluntad (willpower), l@s que planifican y l@s que hacen.
El autor nos ofrece un interludio sobre la Economía conductual en el mundo real. Y después, las investigaciones de Daniel Kahneman sobre lo que nos parece justo o injusto (1984-85), su validación en la Teoría Económica (1986-94): debates, anomalías, equipos; las aplicaciones a las finanzas (1983-2003): ¿sobre-reacciona la bolsa? ¿Cuál debe ser el precion? La Universidad de Chicago (de 1995 al presente). Los economistas conductuales analizan, desde hace más de 20 años, las “anomalías” en nuestro comportamiento.
¿Qué es lo próximo? Richard Thaler dejó de ser presidente de la Asociación de Economistas de EEUU (AEA) el año pasado y le ha sustituido el premio Nóbel Robert Shiller, también conductual. ¡Los lunáticos seguimos dirigiendo el asilo!”.
Un libro impresionante, muy bien narrado y con una historia fascinante. Ya sabes que la Economía Conductual, junto con la Era Conceptual (Daniel Pink) y la importancia de la generosidad (en un mundo en el que lo gratuito pesa tanto) son los pilares del Talentismo.