Páginas vistas en total

viernes, 10 de junio de 2016

SOS: Se buscan (buen@s) líderes, deseperadamente

-->
Este viernes he comenzado un proceso de coaching estratégico con el CEO en España de uno de los mayores grupos industriales del mundo. Ya sabes, un directivo sin coach es como un deportista (de alto nivel) autodidacta.
Canción para empezar el día: ‘Me siento bien’ de los Hombres G: www.youtube.com/watch?v=7MkR0V1aNx4 “Siento que en mi alma empieza a amanecer./ Abro las cortinas,/ es un nuevo día./ Me siento bien,/ como si todo empezara otra vez. /Me siento bien,/ me siento bien”.
Intenso el día de ayer. Talent Day’16, organizado por Equipos & Talento (mi gratitud a Mónica, Carlos y a todo el equipo). Una jornada irregular, con mucho público (unas 1.000 personas apuntadas), en un auditorio difícil (el del Museo Reina Sofía), en el que los 10 patrocinadores asumían la organización de las mesas redondas.
“Talento, ¿para qué?” es la gran pregunta que hemos de hacerlo respecto a la gestión del talento. Varios de los moderadores, entre los mejores consultores de nuestro país, no son precisamente magos en esto de moderar debates; muchos de los responsables de RRHH, de empresas emblemáticas, nos contaron generalidades, cosas bien sabidas. Títulos en inglés de temas de vanguardia que en la discusión no alcanzaron el mismo nivel. Destacaron directiv@s como Carlos Monserrate (Bankia), Miguel Ángel Aller (GNF), Pilar Oncins (Makro), Carlos Olave (LG) o Paco Martínez (Bankinter). En cualquier caso, disfruté mucho de mis amig@s l@s Top Employers Salva, Mariam e Irene y de las decenas de las personas, profesionales de Recursos Humanos, a quienes pude saludar.
Me gustó el Club de Benchmarking de RRHH del IE Business School. Mi gratitud a Pilar Rojo, directora del IE, que tuvo la amabilidad de estar con nosotr@s, a José Luis y a las decenas de DRHs que forman parte del Club y debatieron sobre su papel y sobre “tomarse en serio el Liderazgo “(perfil propio, assessment, desarrollo más allá de la formación, coaching ejecutivo).
Y me encantó también la presentación en la FNAC Castellana del nuevo libro de Roberto Crobu, ‘Liderar la incertidumbre’, que he tenido el honor de prologar. Mi agradecimiento a Roberto, a Juan Carlos de la Osa (presidente de AECOP Madrid), a Juanjo, Guillermo, José María, etc.
Por último, el debate que abrió la campaña electoral con Andrea Levy (PP), Inés Arrimadas (C’s), Carolina Bescansa (PSOE) y Margarita Robles (PSOE). Decepcionante. Esperaba mucho más de este debate, y quedó en casi nada. En el primer minuto de cada una, el moderador del debate, Vicente Vallés les preguntó por la encuesta electoral del CIS y se fueron por las ramas. Margarita estuvo a la defensiva, nada ilusionante, impositiva y con lapsus lamentables. Andrea “cantó los temas” como si fuera una oposición y ponía palos en las ruedas de las exposiciones ajenas. Carolina supo bien a qué electorado se dirigía, pero su rictus no fue nada amable y en la parte económica entró en un callejón sin salida. Inés fue de menos a más (hizo el mejor minuto final), pero se sintió demasiado nerviosa a lo largo del debate. Una lástima.
En el número de Forbes de junio (en portada, PONGA AQUÍ SU MARCA, con una foto de Rafa Nadal) un ‘Especial Talento y Liderazgo 2016’. Gracias a Lucía Martín, su coordinadora. Qué es el talento y cómo se forma (mejor sería “se forja”, se cultiva), entrevistas a Nicolás Ramiro (GPTW), opiniones de Salvador Ibáñez (country manager del Top Employers Institute) y Álvaro Rico (IEB), un artículo sobre liderazgo y jefes tóxicos (en el que la redactora tiene la generosidad de citarme varias veces), sobre captar y fidelizar talento…
De todo ello, además de que España ha perdido 32 posiciones en Calidad Directiva desde 2007-2008, me quedo con el dato que comparte Salvador citando el i4CP (Institute for Corporate Productivity): “Los CEOs manejan perfectamente todos los factores principales del éxito de un negocio, excepto el de la contribución de los empleados, que en ocasiones suponen para ellos una autentica caja negra”.
Ciertamente. Los CEOs se ocupan de la cuenta de resultados y de la supervivencia organizativa, y por ello les preocupa la productividad, la eficiencia, la innovación, la fidelización del talento y su atracción. No suelen dominar sus “palancas”: KPIs (indicadores clave de rendimiento) como los mapas de talento, las surveys de satisfacción y compromiso, el análisis de la felicidad de los profesionales, los coaching de liderazgo y las certificaciones (rating, que no rankings) de Employer Branding. Lo que no se mide no se consigue.
Afortunadamente, nos encontramos de vez en cuando con CEOs como el de esta mañana, que dedica tiempo, talento y esfuerzo a la gestión del desempeño y aprovechamiento del potencial de sus reportes directos (miembros tod@s ell@s del Comité de Dirección), a comunicar para inspirar, a ser cada vez más imaginativo y creativo, a aprovechar más y mejor su sabia intuición. Un líder “i4” como diría Silvia Damiano (a quien también se menciona en el Especial de FORBES): Inspirador, Integrador, Imaginativo e Intuitivo.
Y para cerrar el día, ‘Love me like you do’, de Ellie Goulding: www.youtube.com/watch?v=AJtDXIazrMo “What are you waitng for?” (¿A qué estás esperando?).