Páginas vistas en total

miércoles, 1 de junio de 2016

La gran oportunidad de la Transformación Digital


Jornada en Madrid, de reuniones con clientes y proyectos con el equipo de Right Management.
Ayer en Barcelona, con Pablo Urquijo, anduvimos desde El Portal de l’Eixample (calle Valencia con Paseo de Gracia) hasta L’Illa, en la Diagonal, y después de ahí (después del almuerzo con compañer@s de Experis) hasta la estación de Sants. Unos 10 kms. bajo un delicioso sol mediterráneo. Gracias, Pablo, por un día estupendo y por el almuerzo con tu equipo de Barcelona. Y a Adolfo Corujo, socio de Llorente & Cuenca, uno de los mayores talentos en Reputación Empresarial de España e Iberoamérica.
En el AVE estuve escuchando el CD ‘Barbra Streisand & Partners’, de duetos con Andrea Bocelli, Michael Bublé, John Mayer, Billy Joel, Elvis Presley, Frank Sinatra, Stevie Wonder o Lionel Ritchie. Una maravilla. De todos ellos, me quedo con el ‘It had to be you’ con Bublé, ‘Evergreen con BabyFace’, ‘The way we were’ con Lionel Ritchie o, con Bocelli, “I still can see your face” (Inevery shadow of the past/ I still can see your face”). 
El pasado sábado mi amigo Miguel Ángel me recomendó el libro ‘La gran oportunidad. Claves para liderar la Transformación Digital en las empresas y en la economía’ de José de la Peña (Neolabels) y Mosiri Cabezas (Telefónica).
La ley de Moore (“la capacidad de los microprocesadores se duplica cada dos años”, enunciada en 1965) asegura una progresión geométrica de la tecnología digital. Por ello, “tendemos a sobreestimar el impacto de la tecnología a corto plazo y, sin embargo, subestimamos sus efectos a largo plazo” (Roy Amara, futurólogo). Los autores nos hablan del mundo VUCA y citan al General Casey, que dirigió el teatro de operaciones en Irak (2004-7), Bosnia (1996) y Kosovo (2000): “Los entornos VUCA se convierten en invitaciones para la falta de acción, las personas quedan confundidas por los cambios rápidos, por las turbulencias, y no actúan. Y para tener éxito lo único que puedes hacer es actuar”. Es un mundo lleno de “cisnes negros” en el que hay que anticiparse y moverse con agilidad.
Pepe y Mosiri nos hablan de la figura, creada por la Corona española en 1571, del Cosmógrafo y Cronista oficial de las Indias, que explicaba al Viejo Mundo en qué consistía el Nuevo. “América amplió los horizontes mentales de Europa, y costó asimilarlo” (J. H. Elliot, ‘El Viejo Mundo y el Mundo’). Hoy es el CDO (Chief Digital Officer). La cadena de valor se transforma, se desintermedia; el valor se crea, se destruye y cambia de manos (como ejemplo, los SMS y el WhatsApp, con 700 M de clientes; Blockbuster y Netflix, que es el 34’2% del tráfico de internet). “Todo producto sometido a la presión digital muta en servicio” (Genis Roca). El caso de Kodak o de Jacques Turgot en 1774 (Revolución francesa) ilustran las palabras de Jack Welch: “Cuando el ritmo de cambios dentro de la empresa es superado por el ritmo de cambios fuera, el final está cerca”. Digital = Humano (Carina Spilzka).
La transformación digital es, en definitiva, un profundo proceso de cambio tecnológico y cultural para estar a la altura de las expectativas de los clientes. “Tu enfoque determina tu realidad” (Qi Gon Jinn a su padawan Anakin Skywalker en Star Wars). Economía colaborativa (Uber, Airbnb, BlaBlaCar), tecnología cada vez más humana.
Su fórmula de la Transformación Digital es TD = ((T x C x FH) + (Ve x Va x N)) x Com, en la que los elementos básicos son la Tecnología (T), Cliente (C) y Talento (FH), los modos (cómo hacer la Transformación) son la Velocidad (Ve), la Valentía (Va) y la Necesidad (N) o sentido de urgencia. La fórmula finaliza con la Comunicación (Com), “sin la que nada tiene éxito”. Ya sabes, poner en valor… Pepe y Mosiri nos recuerdan la ley de Wayne Gretzy, uno de los mejores jugadores de hockey de la historia: “Patino donde va estar el disco, no donde ya ha estado”. Y citan a nuestro buen amigo Álex Rovira, mentor del Human Age Institute: “La tecnología punta es la magia de este siglo”.
“La tecnología es el aire que respiramos”, insisten los autores. Larga cola (57% de las ventas de Amazon): desmasificación y personalización. Cuatro tecnologías clave: Las redes sociales (comunidades humanas), La movilidad (desde el primer Motorola de 1973, pasando por el iphone desde 2007), El Big Data y la analítica (los hábitos son responsables del 45% de nuestras compras, Charles Duhigg), La nube (cloud).
Una empresa cliente-céntrica. Es el poder de tratar a las personas como personas. Según Forrester, España va a ser el país de mayor crecimiento en comercio electrónico en los próximos cinco años. De la publicidad a la autenticidad, de la lentitud a la inmediatez, del papel pasivo al activo (escucha, opina), de los objetos al servicio. Un cliente que prescribe, opina y co-crea, experimenta, comparte y colabora. Excitación en “la sociedad del cansancio” (Byung Chul-Han).
Talento (Factor Humano, lo llaman Pepe y Mosiri). Resistencia al Cambio (Necesidad menos Resistencia, en la fórmula de Álex Rovira). La curva del cambio de Dennis Jaffe y Cynthia Scott, simplificación de las fases del duelo de Kübler-Ross: Negación, Resistencia, Exploración y Compromiso. El decisivo papel de l@s líderes en la Transformación Digital: no sé, no quiero, no puedo. Diversidad generacional y convivencia (“blended companies”), con la figura del Chief People Officer. En palabras de Kissinger, “la tarea del líder es llevar a su gente desde donde está a donde no habría llegado jamás”.
La sociedad digital es la sociedad de la comunicación. Comunicación interna (falta cuando hay desconfianza, falta de implicación, desorientación, clima de bajo rendimiento). “La comunicación es la verdadera tarea del liderazgo”. La transformación digital es transformación cultural.
Finalmente, la TD en España. Los autores son muy conscientes de que nuestro país perdió el tren de la revolución industrial (siglo XIX) y recuerdan los viajes de Andersen y de Baretti por aquí (una sociedad atrasada). Respecto a la innovación, no estamos bien preparados; sí hay un uso masivo de la tecnología (la usamos principalmente para lo lúdico); las pymes tienen mucho que mejorar (vender online es la nueva frontera) y las grandes tienen mucho camino que recorrer en el mundo digital. Sólo con una estrategia de país llegaremos a tiempo.
Un libro excelente, por fin, sobre la Transformación Digital, un tema del que se habla mucho (¿en exceso?) y suele haber poca chicha. Mi agradecimiento a José de la Peña y Mosiri Cabezas, a su editor (y el mío) Roger Domingo y a nuestra común amiga Carina Szpilka, ahora en UNICEF, consejera de ABanca y emprendedora tecnológica, prologuista de la obra.