Páginas vistas en total

lunes, 13 de junio de 2016

El Optimismo de la Voluntad

-->
Inicio la semana con una divertida canción de la Orquesta Mondragón: ‘Viaje con nosotros’ www.youtube.com/watch?v=-dMvBYftyds “Y disfrute/ de todo al pasar/ Y disfrute…”
Esta mañana he estado, junto con Jorge Carretero, Silvia Leal y Juan Ignacio Apoita, mentores y consejero del Human Age Institute, en el diálogo sobre el Pacto de Educación que han presentado José Antonio Marina y Carmen Pellicer. Ha sido de 10 a 13,30 en el Hotel Ilunion de Pío XII. Hemos leído conjuntamente el documento, con los 10 puntos para el debate. La sociedad española debe estar muy agradecida a José Antonio, Carmen y sus equipos por la imprescindible labor que están realizando.
Ayer precisamente Marina escribía en su columna ‘Ideas’ sobre “El optimismo de la voluntad”. Se hacía eco de un estudio de la FAD, mencionado en este blog, según el cual la mayoría de los docentes creen que no se alcanzará ningún pacto educativo durante la próxima legislatura. Lejos de desanimarle, a nuestro mentor de Educación y Generación de Talento, le empuja a seguir trabajando por ello. JAM concluía ese artículo: “Frente al desánimo de la experiencia hay que elevar el optimismo de la voluntad”.
Brillante, como nos tiene acostumbrados. José Antonio sabe muy bien lo que se dice, con el “pesimismo de la razón y optimismo de la voluntad”, concepto acuñado por Antonio Gramsci, ideólogo de Podemos. El cofundador del Partido Comunista Italiano, cuyas ideas sobre hegemonía y legitimidad están siguiendo Pablo Iglesias y su gente, se refería a que es posible cambiar las cosas… si queremos, y eso nos hace ser optimistas. Como suelo repetir, las personas optimistas viven unos 12 años más que las pesimistas. Citando a Martin Seligman, el optimismo es un estilo explicativo de la realidad (apenas nos enfocamos conscientemente en la millonésima parte de la misma), que se entrena, por supuesto. Frente a la “indefensión aprendida”, el aprendizaje del optimismo y la utilización del libre albedrío que nos hace humanos. No estamos predestinados; somos libres y podemos mejorar el orden de cosas.
Ejemplos de la prensa de ayer: Vicente Gómez Noya, “el héroe del Triatlon”, premio Príncipe de Asturias; Vicente del Bosque, seleccionador nacional, llamado a hacer historia con La Roja, que ha apostado por el “mestizaje” de veteranos y noveles gracias a su infinita paciencia; las relaciones entre compañeros del mismo nivel jerárquico que presentaba Ramón Oliver en su artículo ‘¡Usted no es mi jefe!’ (se trata de construir un equipo de alto rendimiento); la fórmula del matemático David Sumpter para ganar la Eurocopa, relacionada con los pases buenos por minuto (ese “tiki-taka” que tan bien nos ha funcionado); la cultura corporativa de Pixar (estrena ‘Buscando a Dory’); Luca de Meo, presidente de SEAT: “Mi papel es llevar a Seat a una fase de crecimiento”, “Seremos mucho más valientes, vamos a invertir en una compañía más innovadora”. Numerosos casos a nuestro alrededor, en la empresa y en el deporte, que nos inspiran en el optimismo de la voluntad.
Arancha Bustillo, en su recomendación de los diez libros de lectura estival 2016, incluyó ‘Nuevo Management para Dummies’. Un privilegio por el que le estoy muy agradecido.
Este pasado fin de semana, Simon Martin me ha grabado en casa para una película sobre Liderazgo basada en el modelo i4 (Líder inspirador/a, intergrador/a, imaginativ@ e intuitiv@) de Silvia Damiano. Además, filmó en la academia de entrenamiento de fútbol femenino de mi hija, AR10, en la Feria del Libro (gracias, Roger y Rubén), en restaurantes como Botín y El rancho argentino), en el Cine (fuimos juntos a ver ‘Dos buenos tipos’, con Russell Crowe y Ryan Goslin, en versión original subtitulada). Un honor participar en una cinta sobre este apasionante tema.
Ya que nuestra selección comienza su andadura en la competición europea, el ‘A por ellos 2016’ de la banda del capitán canalla: “A por ellos, oe/ A por ellos, oe/ A por ellos, oe/ A por ello, eoe”.
También en la educación, vamos a ganar este partido. ¿A que sí?