Páginas vistas en total

martes, 14 de junio de 2016

Cómo forjar un buen profesor


Martes de reuniones con clientes y de preparación de propuestas. Hasta el jueves, en Madrid; viernes y sábado, en Galicia y la Comunidad Valenciana.
Para despertar, ‘I’m on fire’ de Bruce Springsteen: www.youtube.com/watch?v=lrpXArn3hII
Ayer, más de 150 personas estuvimos en la reunión sobre el #PactoEducativo organizada por José Antonio Marina y Carmen Pellicer, unos quijotes de nuestro tiempo. Convocaron a más de 100 asociaciones ligadas a la educación (colegios públicos, privados y concertados; profesores, directores, padres, etc), presentaron los puntos de acuerdo y de discordia para un pacto y dieron la palabra a una docena de representantes. Una labor impresionante. Si bien la mayoría cree que el pacto educativo nunca será una realidad (el mundo es paretiano, de 20/80), la iniciativa de Marina y Pellicer es esencial. Por ello, mentores del Human Age Institute como Jorge Carretero, Silvia Leal o un servidor, consejeros como Juan Ignacio Apoita, estuvimos con José Antonio y con Carmen.
Los puntos de coincidencia que presentaron son:
(a).- Fomentar medidas de flexibilidad curricular y organizativa orientadas a la individualización de la enseñanza y el aprendizaje. Reconocer la diversidad como un valor del sistema educativo (b).- Repensar el sentido, el contenido, el diseño y el desarrollo del currículo. (c).- Fomentar el sentido educativo de la etapa de infantil y aumentar su relevancia en el conjunto del proceso formativo. (d).- Mejorar la relación entre los sistemas de formación que vinculan la educación básica y obligatoria con el mundo laboral a través de la formación profesional y de la universidad. (e).- Elaborar proyectos específicos para el aprendizaje de idiomas y para la incorporación educativa de las de Tecnologías de la Información y la Comunicación en la escuela (f).- Introducir la evaluación del sistema educativo como instrumento de mejora. Evaluación sistémica (de todos) y sistemática (siempre) (g).-Reconocer al profesorado como elementos clave para la mejora de la calidad del sistema educativo. (h).- Transformar los centros educativos en verdaderos polos de atracción de la formación y el aprendizaje en medio de su contexto. Abrir la escuela al mundo: autonomía pedagógica y organizativa de los centros. (i).- Garantizar un presupuesto mínimo del 5% del PIB. (j).- Necesidad de elaborar una Ley de educación y un Estatuto Docente que confirme los acuerdo llegados en el pacto. (k).- Necesidad de fomentar la participación de todos los agentes educativos en el sistema educativo, a todos los niveles, incluidos los Consejos Escolares.
Los puntos conflictivos son: (a).-La tensión entre la aspiración de la calidad y la garantía de la equidad. (b).-La tensión entre un modelo verdaderamente inclusivo y la apuesta por la excelencia. (c).- La necesaria valoración de la formación profesional de los docentes, del sistema de acceso y de la evaluación de su desempeño. (d).- La tensión entre una idea laica de la escuela y el estudio del hecho religioso en las aulas. (e).- La tensión entre una gestión social de la educación pública frente al control único y exclusivo del Estado. (f).- Los problemas de la financiación. (g). - La tensión entre el respeto a la autonomía de los centros y el control de las administraciones sobre los procesos educativos. (h). -La tensión entre las líneas de un currículo común a todo el Estado y las concreciones de cada comunidad autónoma. (i).- La tensión entre las obligaciones educativas del Estado y los derechos educativos de las familias. (j).- La necesidad de elevar el prestigio y la calidad de la Formación profesional. (k).- La participación en la gestión de los Centros de todos los agentes educativos y la profesionalización de los equipos directivos.
Precisamente la portada del número de The Economist del 11 al 17 de junio trata de la reforma educativa: ‘How to make a good teacher’ (Cómo forjar un buen profesor). Desde el ejemplo de Jimmy Cavanagh, de Newark, un profe modelo que ha aprendido en la Escuela Relay de Educación, donde aplican técnicas cognitivas, de medicina y coaching deportivo para enseñar a los docentes.
De todos los elementos para el éxito de un niño, la calidad de los profesores es el más importante (la de los directores de centro es el segundo; Liderazgo en el aula y en la escuela). El artículo nos habla de John Hattie (Melbourne), que ha investigado a profes de un cuarto de millón de alumnos. Lo más funciona en educación es el feedback en el aula, las estrategias metacognitivas (aprender a aprender), la tutoría entre pares, el aprendizaje colaborativo en grupo, reducir el número de alumn@s a menos de 20 y la instrucción individualizada. La buena enseñanza sobre todo beneficia a niñ@s de familias humildes.
En 2014, Rob Coe (Durham) demostró que ideas tan extendidas como el reconocimiento no merecido, agrupar por capacidades o diferenciar por “estilos de aprendizaje” no funcionan. Sí lo hacen la motivación, la gestión del tiempo o la buena pedagogía. “La enseñanza todavía es una profesión de puertas cerradas” (Simon Burgess, Bristol). En marzo de este año, Roland Fryer (Harvard) mostró que el “desarrollo profesional gestionado”, con instrucciones claras y feedback frecuente, es muy útil.
Educación, Meditación. John Kabat-Zinn, Catedrático de Medicina de la Universidad de Massachussets y pionero del mindfulness en Occidente, entrevistado por Ima Sanchís en La Contra de La Vanguardia: “Si aumentas la conciencia, los cambios en tu vida vienen solos”. Diversión significa, etimológicamente, salirte de tu ruta. La atención plena es muy valiosa para reducir el estrés. “Desarrollar la capacidad de abrazar la realidad de las cosas es curativo y transformador, cambia nuestro cerebro, tal como demuestran las investigaciones neurológicas”. “Sabemos que una mente distraída es una mente infeliz”. “El cultivo de la atención plena es un acto radical de cordura, amor y compasión por uno mismo”.
Un bolero clásico, en versión de Julio Iglesias, ‘Quiéreme mucho’: www.youtube.com/watch?v=xA5pmZoA9Jk  Preciosa canción del cubano Gonzalo Roig (1890-1970), pionero del movimiento sinfónico en su país.