Páginas vistas en total

viernes, 13 de mayo de 2016

La sorprendente conexión entre el Talento y la Felicidad


Disfruté mucho ayer tarde de la ponencia en Zaragoza Activa, organizada por AECOP Aragón, sobre ‘Coaching de Liderazgo: ¿por qué cada vez es más importante y más escaso?’. Mi profundo agradecimiento a la presidenta de AECOP Aragón, Noelia Bermúdez (nos conocemos desde hace 22 años y he podido disfrutar de su enorme crecimiento como profesional y como persona, desde que era un miembro destacado de AIESEC), a su antecesor, Winni Schindler, y su esposa Sara, a toda la junta de AECOP Aragón, a l@s coaches formados en los distintos Slice de Esic Zaragoza y a tod@s l@s participantes, que llenaron el auditorio y estuvieron superatentos. Queda pendiente una cenita en la capital aragonesa con l@s buen@s coaches de la región.
Llegada al Hotel Olivia Balmes de Barcelona a las 23,30 h. Esta mañana me han atendido de una forma especialmente amable en recepción Ragai y Narcís. Es la primera vez que me alojo en este hotel en la ciudad condal (últimamente, suelo hacerlo en el Barcelona Center) y me ha impresionado muy gratamente la amabilidad de sus profesionales.
Y esta mañana, salida del hotel a las 5,30 para tomar el avión a Alicante de las 7. La banda sonora, en el taxi: ‘Maniac’, de Michael Sembello, de la banda sonora de ‘Flashdance’: www.youtube.com/watch?v=6Vx4J_NtNPk Una canción muy energética para empezar el día.
Ya en El Prat, caos en el control de seguridad a las 6 de la mañana (el lunes es fiesta en Cataluña) y más de 45’ de retraso en el despegue por congestión de tráfico aéreo. Los aeropuertos (AENA) tienen un problema serio, porque es el tercer retraso de la semana entre Barajas, El Prat y Loiu.
De Alicante a Cartagena para trabajar con el Comité de Dirección de una de las principales empresas de la región de Murcia. Hemos estado tratando durante unas cinco horas el Talento y la Felicidad, algo esencial en la gestión empresarial. Gracias por vuestra atención e interés.
Aparentemente, Talento y Felicidad tienen poco en común. La mayor parte de la gente piensa que el talento “se tiene o no se tiene” y que la felicidad depende de tener salud, dinero o amor. Por tanto, se comportan como sucesos independientes.
Y sin embargo, nada más lejos de la realidad. De las distintas definiciones de felicidad, una de las que más me gustan es la de Tal Ben-Shahar, “experiencia global de placer y significado”. El placer es Disfrute, uno de los elementos esenciales del Talento (junto con otras 3 D: Diversidad, Dedicación y Dominio). El propósito, el sentido, sirve a un Reto. Sabemos, gracias al concepto de Fluidez de Csikzentmihalyi, que nuestras experiencias óptimas (de Felicidad, de Talento) ocurren cuando nos ilusionamos con un Reto y elevamos nuestras capacidades, a través del compromiso, a la altura de ese Reto. Por eso, citando a Julián Marías, el verbo de la ilusión es desvivirse.
Somos arquitect@s de nuestro talento, porque el talento, “inteligencia triunfante, inteligencia en acción” (José Antonio Marina) se cultiva, a partir de la semilla de la voluntad, con tandas de 10.000 horas de práctica deliberada. El Talento, ya sabes, es poner en valor lo que sabemos, queremos y podemos hacer.
Somos arquitect@s de nuestra felicidad porque, como ha demostrado Sonja Lyubomirsky, en solo el 10% se debe a causas externas, en un 50% es referencial, de los primeros años (nos “educan” para ser felices o infelices en el entorno familiar) y en un 40% es estrictamente voluntaria, a partir de actividades que van desde la gratitud, el optimismo y la fluidez (los pilares de la felicidad), a los vínculos (amabilidad, relaciones sociales), la resiliencia (perdón, paciencia, saboreo) y la actualización (valores, objetivos, ejercicio físico y mental).
Talento y Felicidad son en realidad como el yin y el yang. Haz lo que amas (talento) y ama lo que haces (felicidad). Sí, los dos son cuestión de suerte, pero de “buena suerte”, como dirían Álex Rovira y Fernando Trías de Bes, mentores del Human Age Institute. No de azar. La buena suerte, tanto en el caso del talento como de la felicidad, es la suma de preparación y oportunidad.
En palabras de nuestro premio Nóbel de Literatura Jacinto Benavente, “muchos creen que el talento es cuestión de suerte; sin embargo, la suerte es cuestión de talento”. Volviendo a Marina, la felicidad es la satisfacción simultánea de tres deseos: de goce, afectivos (de relación, porque el amor en todas sus formas tiene mucho que ver con la felicidad) y de crecimiento/aprendizaje. Hemos de emplear nuestro talento para lograrlo.
Almuerzo en el Auditorio de Cartagena, frente al puerto de la ciudad. Y vuelta a Madrid, desde Albacete, gracias a nuestra compañera Yolanda Muñoz, que tan amablemente ha estado toda la jornada y con quien he ido a la ciudad manchega. AVE de las 21,07 a Madrid, que llega a las 22,38 h.
Canción de final del día, ‘Just my imagination’ de The Cranberries. Gracias una vez más a Yolanda, a Pepa y a Paola por la organización del día. Ha sido un día estupendo en el arco mediterráneo. Besos.
Te deseo que tengas tanto talento y tanta felicidad como desees construir.