Páginas vistas en total

domingo, 22 de mayo de 2016

Compromiso: Energía y Foco


Deliciosos hábitos los de los domingos primaverales: levantarme sin despertador, desayunar cerca de casa, leer la prensa (El País, El Mundo, La Vanguardia), ver algún capítulo de mis series preferidas en Yomvi, comer en casa de mi hermana Cristina con mis sobrinas y mi cuñado, siestita, contactar con Zoe para que me cuente qué está haciendo por los Alpes, la lectura de un buen libro… “El hábito es el animal que llevamos dentro” (George Perros, escritor francés, 1923-1978).
Esta mañana, el tema ‘Born in the USA’, de Bruce Sprigsteen: www.youtube.com/watch?v=EPhWR4d3FJQ
Anoche varios compañeros nos “wasapeaban” desde el Santiago Bernabéu porque disfrutaban de lo lindo con el concierto de Bruce Springsteen, “The Boss”. A sus 66 años, después de más de tres horas y media, consigue agotar al público y él sigue tan fresco.
Jorge Carretero, mentor del Human Age Institute, y un servidor escribimos sobre los trucos de motivación de Bruce Springsteen en nuestro libro ‘Atrévete a motivarte’. ¿Qué le motiva al Boss? “De lo que vamos mi banda y yo es de un sentido de responsabilidad”. Su vida y sus canciones están basadas en la lealtad, el respeto y el compromiso. “Springsteen nunca ha renunciado a la creencia del poder redentor de la música, siempre que se haga con pasión”, ha escrito Richard Williams. Lo que más le interesa a Springsteen mediante su música es la distancia entre “el sueño americano” y la realidad. Magela Ronda, su biógrafa, considera que lo que define a esta estrella del rock es su compromiso social, dentro y fuera del escenario. En sus palabras,   “Bruce es una forma de entender el mundo, es una filosofía de vida, una manera de encarar y atacar las dudas, los conflictos, el futuro… Es tomar partido y luchar por lo que uno cree justo y honesto. Y todo eso transmitido entre risas, con alegría y sobre todo con rock and roll.” El propio Boss ha dicho: “La mejor música está ahí para proveerte de algo con lo que enfrentarte al mundo”.
Compromiso: una seña de identidad del recientemente fallecido Miguel de la Quadra-Salcedo. Reportero, promotor cultural, atleta, Miguel de la Quadra consiguió nueve campeonatos de España de atletismo y participó en los Juegos Olímpicos de Roma, 1960. De 1961 a 1963 trabajó en el Amazonas como etnobotánico para el gobierno colombiano. Regresó a España como reportero y filmó el fusilamiento de 300 prisioneros en el Congo. Cubrió la guerra del Vietnam y el golpe de Estado de Pinochet. Desde 1979 fundó “Aventura 92”, que posteriormente sería la Ruta Quetzal. A decir de sus mejores amigos, lo que definía mejor a Miguel de la Quadra Salcedo era precisamente su Compromiso. Amante de la aventura y de la historia, de España y América, inculcó en miles de jóvenes la pasión por vivir. “Austero, recio y pudoroso, se desenvolvía mucho mejor en la adversidad”.
Como sabes muy bien, el Talento se compone de Capacidad y de Compromiso, en el Contexto adecuado. El Compromiso es la energía que le pones a un proyecto (de hecho, cuatro energías: física, mental, emocional y de valores). Y se reduce cuando nos sentimos exhaust@s, descentrad@s, desanimad@s, desconectad@s de nuestros valores personales.
En términos hormonales, el compromiso tiene que ver con la testosterona, más presente en los varones pero también en las mujeres. Lo que recomiendan los expertos en cuidar la alimentación (más grasas; de las saludables, claro está), no evitar el colesterol, consumir zinc (pescado, carne, queso) y vitamina D (exposición solar), empezar el día con zumo de naranja, limitar el azúcar, reducir el estrés,  ir al gimnasio, descansar más y dormir mejor.
Como Bruce Springsteen y Miguel de la Quadra, te com-prometes (te prometes con) proyectos y con personas, con tus auténticas prioridades. Es cuestión de lo que Silvia Damiano, en ‘Implícame’ (Engage Me) llamó “las 3 E”. En inglés, Enjoy (disfrutar con lo que haces), Emotional connection (sentirte conectad@ con proyectos y personas), Empowerment (sentirte con autoridad para realizar lo que quieres). Fácil de decir, no tan sencillo de mejorar. “El compromiso se libera en el trabajo, en el juego, en el amor” (Anne Morris).
Sí, aumentar el compromiso es liberar energía, convertir energía potencial en energía real, porque la energía, como bien sabes, ni se crea ni se destruye, sólo se transforma (ley de conservación de la energía). Como la canción de Jorge Drexler, ‘Todo se transforma’: www.youtube.com/watch?v=QfhEKpFiepM La letra dice:
“Tu beso se hizo calor,/ luego el calor, movimiento, / luego, gota de sudor/ que se hizo vapor, luego viento/  que en un rincón de La Rioja/ movió el aspa de un molino/ mientras se pisaba el vino/ que bebió tu boca roja./ Tu boca roja en la mía,/  la copa que gira en mi mano,/ y mientras el vino caía/ supe que de algún lejano/ rincón de otra galaxia,/ el amor que me darías,/ transformado, volvería/ un día a darte las gracias./ Cada uno da lo que recibe/ y luego recibe lo que da,/ nada es más simple,/ no hay otra norma:/ nada se pierde,/ todo se transforma./ El vino que pagué yo,/ con aquel euro italiano/  que había estado en un vagón/ antes de estar en mi mano,/ y antes de eso en Torino,/ y antes de Torino, en Prato,/ donde hicieron mi zapato/ sobre el que caería el vino./ Zapato que en unas horas/ buscaré bajo tu cama/ con las luces de la aurora,/ junto a tus sandalias planas/ que compraste aquella vez/ en Salvador de Bahía,/ donde a otro diste el amor/ que hoy yo te devolvería.../ Cada uno da lo que recibe/ y luego recibe lo que da,/ nada es más simple,/ no hay otra norma:/ nada se pierde,/ todo se transforma.”
Efectivamente: nada es más simple, no hay otra norma; nada se pierde, todo se transforma.
Te sugiero, humildemente, que pienses en qué quieres transformar tu propio mundo. “Be the Change you want to see” (Gandhi).