Páginas vistas en total

sábado, 2 de abril de 2016

La insultante franqueza de Donald Trump

Sábado de descanso. Anoche estuve viendo ‘Barcelona, nit d’Hivern’ (Barcelona, Noche de invierno), que se estrenó en los cines el pasado 4 de diciembre. El tráiler de la peli es www.youtube.com/watch?v=jExzP-kA9YI Dirigida por Dani de la Orden, con guión de Daniel González, Eric Navarro y Eduard Sola. Excelentes interpretaciones de Alexandra Jiménez, Abel Folk, Alberto San Juan, Miki Esparbé, Àlex Monner, Asunción Balaguer, Mariano Venancio, Fanny Gautier, Bárbara Santa-Cruz, Clara Segura, Berto Romero, Cristian Valencia. Espontaneidad, frescura y complicidad del espectador. Espero ver la peli anterior, ‘Barcelona, nit d’estiu’ (Barcelona, noche de verano), seis historias de amor en agosto de 2013.
Me encantó el artículo de ayer de John Carlin, “Hay que rodearse de gente sin éxito” (http://internacional.elpais.com/internacional/2016/03/31/actualidad/1459439180_167823.html) “Amo a los que tienen un bajo nivel educativo”, dijo a sus seguidores, que le vitorearon”.
Reconoce John de Donald (el candidato, no el pato) la franqueza. “A diferencia de casi todos los demás políticos, ni se mide, ni se corta. Insulta a las mujeres, a los negros, a los musulmanes, a los hispanos, al presidente Obama, a Hillary Clinton, a sus rivales para la candidatura presidencial republicana, y a sus esposas, pero es fiel a sus impulsos. Dice lo que piensa.”
Nos recuerda lo que Donald Trump dijo el otro día a universitarios en Wisconsin. “Descubrirán cuando lleguen a tener mucho éxito que la gente que les caerá mejor será aquella que es menos exitosa que ustedes. Porque cuando te sientas a una mesa les puedes contar todo tipo de historias maravillosas y te escucharán. ¿Tiene sentido lo que les digo? ¿Ok? Siempre hay que estar rodeado de gente sin éxito porque te respetarán. ¿Lo entienden?”.
Claro, que sus votantes son precisamente machotes blancos que han perdido su trabajo. En Nevada, tras triunfar en las primarias, dijo a voz en grito que amaba a los de bajo nivel educativo y le vitorearon entusiastas. Es un superrico que pretende salvar a los oprimidos. Carlin concluye: “No todos los estadounidenses son tan incoherentes. La mayoría votó dos veces por Barack Obama, cuya clase e inteligencia parecen colocarlo en una rama evolutiva diferente a la de Trump y sus neandertales seguidores. El resto del planeta, y medio Estados Unidos, está estupefacto, pero no podemos del todo descartar la posibilidad de que aquí a siete meses los neandertales se impongan y se demuestre por fin que es verdad aquel dicho que reza que cualquiera, incluso quien no disimula su desprecio por sus votantes, puede llegar a la Casa Blanca”.
Los expertos, como Norman Onstein (analista del Instituto Empresarial de las Américas) consideran que Trump puede ganar la nominación (necesita 1.236 delegados de 2.470; lleva 736 y quedan pendientes 943), pero es altamente improbable que gane la presidencia (tiene a más del 60% del país en contra). De momento, Trump lleva una ventaja de 273 a Ted Cruz y 565 a Marco Rubio (que ya no compite). Aaron Bycoffe y David Wasserman (de FiveThirtyEight) estiman que el magnate está al 95% de su objetivo de nominación. La convención republicana será del 18 al 21 de julio en Cleveland, Ohio. Allí se despejarán las dudas.    


1 comentario:

Observador desprevenido dijo...

El riesgo es que los neandertales parecen cansados de las inteligencias superiores, que sienten que no les han cumplido