Páginas vistas en total

sábado, 19 de marzo de 2016

Marca, Neurociencia y Coaching

AVE Sevilla-Madrid a las 8,40 de la mañana. En el recuerdo, la deliciosa cena (más bien tapeo de alto nivel) entre amig@s en el Portichuelo (c/ Vázquez López, 15) con uno de los mejores revueltos del mundo (que Carlos Herrera nunca deja de alabar), una gambitas de Huelva, etc, etc, etc. ¡Qué bien lo pasamos! Mi agradecimiento a las Yolandas (la vicerrectora de la UNIA y YST), a los Manolos, a Isabel, Emilio, María, Rosario, Silvia, Ignacio, Agustín. Sois estupend@s.
Por la tarde, de 4 a 8, tuve ayer el privilegio de impartir una sesión en el curso ‘Crea tu Marca y deja tu esencia. Cómo añadir creatividad y elegancia a tu marca personal’, ideado y dirigido por la genial Yolanda Saenz de Tejada, la mejor poeta de España. Me precedieron en el curso José María Gasalla (lástima no haber coincidido en La Rábida, querido maestro) y Laura Chica; participarán el sábado y domingo Yolanda Sáenz de Tejada, Álex López y de nuevo José María y Laura. El cartel de “lleno total” y un@s participantes que sienten que su momento ha llegado. Gracias, Yolanda, a Mª Jesús (responsable de Gestión de personas de la UNIA, que hizo un hueco para venir a escucharme) y a tod@s y cada un@ de los participantes (muy activ@s) de este curso tan especial, tan mágico.
En mi caso, les he hablado de Marca (desde la doble etimología del protogermánico “Marco”, frontera, y del franco “Brant”, espada en llamas) recordando lo que decía Antoni Gaudí: “Para ser original, hay que volver al origen”. En el comienzo, hace casi 20 años, Tom Peters y su “A Brand called you”. Creo que la importancia de la Marca personal/profesional bascula entre dos ejes: No ser una “marca blanca” (irrelevante para el productor, beneficiosa para el disribuidor) y ser coherente (lo que piensas, lo que sientes, lo que vives; tu talento y cómo lo proyectas eficazmente).
Hemos tratado la relación entre el Talento (buen uso de la inteligencia, inteligencia triunfante, puesta en valor) con la Marca (promesa de valor), poniendo como “business case” el de Adele, la “heroína cercana”. Hemos trabajado el canvas (lienzo) de la Marca, desde la Propuesta de Valor, segmento de clientes, relaciones, canales y flujo de ingresos a las actividades clave, recursos, socios (plataformas) y estructura de costes. Desde el éxito de Nespresso (who else?) al de cada un@ de nosotr@s.
En un mundo VUCA, debemos dejar de “buscar trabajo” y centrarnos en emplear (implicarnos) nuestro talento. Y finalmente he hablado de Neurociencia, desde D. Santiago Ramón y Cajal (ese maño maravilloso, que nos enseñó que construimos nuestro propio cerebro) a David Rock (SCARF) y Silvia Damiano (modelo i4: inspirador, integrador, imaginativ@ e intuitiv@). El último Davos, hace apenas nos meses, nos muestra el camino del presente hacia el futuro: la revolución de los valores como respuesta a la cuarta revolución industrial, la agilidad y velocidad, la tolerancia, el liderazgo femenino, la arquitectura de la felicidad. El coaching (el potente, el serio, el bueno) que ha venido para quedarse, porque no podemos permitirnos el lujo de ser autodidactas y no crecer con el espejo adecuado. Aprovechar el potencial de forma humanista: “Ama, no lo que eres, sino aquello en lo que te puedes llegar a convertir”.
Mi profunda gratitud a Agustín, Ana Flor, Aurora, Cristina, David, Elena, Emilio, Ignacio, Isabel, Joaquín, Juan Miguel, Leonor, Lutgardo, Magdalena, Manuel, Manuel de Jesús R, Manuel Jesús P., María H., María L., Marcos, Nuria, Reme, Rosario, Silvia, Teresa, Wenceslao y Yolanda P.
En la estación de Santa Justa (Sevilla), hablando de Marca, estaba el espléndido libro de Irene Martínez Porcar, ‘Marca Profesional. Cómo ser sobresaliente, relevante y diferente’, imprescindible en este tema. Ojalá escriba pronto la segunda parte. Y me he leído en el tren ‘Neurociencia, empresa y marketing’, coordinado por Lucía Sutil y publicado por ESIC en 2013.
En la primera parte, sobre el nuevo paradigma empresarial, las profesoras Sutil y Rosario Pacheco nos presentan este profundo cambio y la figura del neuromanager (amplitud de miras, conciencia paradójica, alta energía vital, intuicion, ejemplaridad). Del mecanicismo taylorista (la organización como una máquina) al humanismo (la empresa cuántica): la totalidad (holismo) es más que la suma de las partes. Enrique León (Tecnalia) nos presenta los avances en biometría (“Definir es limitar”, Oscar Wilde).
La segunda parte trata de las herramientas del neuromanagement: la atención consciente (mindfulness), la concentración consciente, la neuroplasticidad autodirigida, las neuronas espejo (de las que hablaba la profesora Isabel Tovar anoche en la cena); las inteligencias múltiples (Howard Gardner), los procesos creativos y el desarrollo sensorial integrado, por el psicólogo Luis García-Fraile; el diagnóstico (minería de datos, árboles de decisión, análisis de clases latentes), por Juan José Rienda (Universidad Rey Juan Carlos).  “Pon tu alma en lo que te ocupa” (Rückert). Ley de Donald O. Hebb: las neuronas que se disparan (fire) juntas, se conectan (wire) juntas.
Y en la tercera parte, la neurogestión de los RRHH, por el formador Pablo Jiménez Cores; la neurocomunicación (“una palabra tuya bastará para sanarme”, Mateo 8,5-13) por el coach Carlos Salas (Brick-Farma); la neuroeconomía, por David Naranjo: justicia, aversión a la pérdida, encuadre, motivación desde Kahneman a Dan Ariely; neuromarketing (manifiesto, 4P revisitadas), por Luis Mª García Bobadilla (URJC) y Alfredo Rodríguez, que nos aconsejan tener cuidado con las “neurotonterías” no probadas; neuroética, por la filósofa Carmen Bueno (Universidad Pontificia de Salamanca).

Esplendido libro. Muchas gracias a la Dra. Sutil y su equipo de autores, de quienes he aprendido un montón.       

1 comentario:

ampamcgibraleon.blogspot.com dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.