Páginas vistas en total

viernes, 18 de marzo de 2016

En 10 años, de la euforia a la disforia. La labor de l@s líderes

Ayer llegué a Zaragoza, desde Canarias y Madrid, a las 17,45 h y me recogió en la Estación de Delicias Javier Luzón, empresario del sector vitivinícola (Campo de Borja) y director del MBA de la Universidad San Jorge, que celebraba su décimo aniversario. Tuve el honor de impartir en CaixaFórum la conferencia de esa celebración, tras las palabras del propio Javier, una mesa redonda con emprendedores que han cursado el MBA (Mª Paz, Alejandro, Esteban), moderada sabiamente por José Javier Cuerda (Heraldo de Aragón) y antes de las palabras del Rector de la Universidad, Carlos Pérez Caserías.  
¿Cómo era el mundo en 2006? Presidía EEUU George W. Bush (a su segundo mandato le faltaban dos años), el jefe de gobierno español era José Luis Rodríguez Zapatero, el de Irán Ahmadineyad y en Chile, Filipinas y Liberia las presidentas eran, respectivamente, Michelle Bachelet, Gloria Pacagaman-Arroyo y Ellen Johnson-Sirleaf). Fue el año de la condena a muerte de Saddam Hussein.  En el deporte, triunfaban Lance Armstrong, Tiger Woods, Sharapova, Kobe Bryant, Roger Federer, Fernando Alonso y el Barça de Ronaldinho. En el cine, Óscar para ‘Brokeback Mountain’, Goya para ‘La vida secreta de las palabras’, taquilla para el primer ‘Piratas del Caribe’ y éxito de Phillip Seymour Hoffman, Sandra Bullock y Sacha Baron Cohen (‘Borat’). En la cultura, BB King recibió la Medalla de la Libertad. Ferrán Adrià su consagración internacional, de Günther Grass se reveló su pasado nazi, se fundó Twitter y la segunda parte de ‘Crepúsculo’ copaba las librerías. En términos del PIB, España crecía al 3’9% (locomotora de Europa) y se creía la octava potencia mundial, TIME proclamó como ‘Persona del año’ a “You” (a ti mismo), porque controlabas la era de la información. Y las marcas más valiosas eran Coca-Cola, Microsoft, IBM, General Electric e Intel. ¡Qué maravilla! Un estado de euforia colectiva, de “exuberancia irracional”, alimentado por Alan Greenspan (presidente de la Reserva Federal de 1987 a 2006).
Un tsunami monumental nos despertó de todo aquello, con la mayor crisis desde 1929 (que, como sabemos, tuvo como consecuencias el New Deal, el auge del nazismo y la II Guerra Mundial). Tuvimos que echar mano de conceptos de diez años antes, como la Inteligencia Emocional, divulgada por Daniel Goleman desde 1995, el Cuadro de Mando Integral (Norton y Kaplan), la Marca Personal (Tom Peters en Fast Company, ‘A Brand called You’, 1997) y la “Guerra por el Talento” (Ed Michaels, Helen Handfield-Jones, Beth Axelrod, 1997).
¿Y ahora, 2016, dónde estamos? En un mundo VUCA, en la era del Talentismo (Human Age 2.0.), en la cuarta revolución industrial (que ha de ser “la revolución de los valores”, Amira Yahyaoui, Al Bawsala), en la que “la velocidad es la divisa” (Marc Benioff, CEO de Salesforce). “Nunca ha habido mayores peligros, ni mayores oportunidades” (Klaus Schwabb, presidente del Foro Económico Mundial).
Moraleja: l@s líderes debemos evitar la euforia (como la previa al 2007-2008) y la disforia, el desánimo, como el presente después de tantos años de crisis.
Nos viene: 1. Una transformación digital impresionante, en la que deberemos analizar todo lo que es “robotizable”, “uberizable” (acceso, no propiedad) y reinventar drásticamente nuestras carreras profesionales. “Por causas digitales, la mitad de las Fortune 500 en el año 2000 han desaparecido”, Pierre Nanterne, CEO de Accenture. 2. La necesidad de generar y gestionar talento, ese “término de la psicología popular” (José Antonio Marina). 3. El NeuroLiderazgo, con cuatro ingredientes (Klaus Schwab): “mente, alma, corazón y buenos nervios (serenidad)”. 4. La humanización de la empresa: “El mayor antídoto contra el odio es la tolerancia”, Sheryl Sandberg, COO de Facebook. Flexibilidad, Generosidad (no pródiga), Presencia, Autocontrol. 5. Atención al Liderazgo Femenino. El próximo Steve Jobs será una mujer. “Hemos hablado del internet de las cosas. Necesitamos el internet de las mujeres” (Christine Lagarde, FMI).
Las aplicaciones prácticas para los próximos años, como expliqué en ‘Del Capitalismo al Talentismo’, pasan por la empleabilidad (un nuevo modelo de relación entre el talento y la organización), la educación (que es la inversión más rentable), el proyecto más allá de la profesión, ser un equipo y formar una red, considerar el poder del contexto (capital organizativo) y ser arquitect@s de nuestra felicidad: la felicidad no se busca; se crea, porque en un 40% es voluntaria (Sonja Lyubomirsky). “Los seres humanos sólo somos felices cuando creamos” (Andrea Bocelli). Es un futuro esplendoroso si queremos y trabajamos en ello, porque no está predeterminado.

Mi gratitud a todo el equipo directivo de la Universidad San Jorge, a los cientos de asistentes al X aniversario de su MBA y a Loles Sala, que ha hecho posible que el Human Age Institute estuviera presente en esta magnífica celebración.          

2 comentarios:

Almudena dijo...

Querido Juan Carlos: te sigo siempre, y con el post de hoy he recordado muchas cosas. Siempre tan generoso con todas las personas con las que colaboras, hoy has tenido unos comentarios preciosos para Juan Ferrer y su libro. Tú sabes mucho de organizaciones que viven el "inmunity to change", pero sobre todo eres experto en "nunca vayas solo". Qué lujo haberte tenido tan cerca estos 14 años del Programa de Habilidades Directivas y Coaching de nuestra querida "la Comercial" de Deusto. Ahora en mi puesto de Directora de Innovación Docente de la Universidad de Deusto, ya estoy pensando cómo invitarte a Bilbao y el placer de más conversaciones contigo, con Susana Rodríguez y con María García Feijoo. Un fuerte abrazo!

Juan Carlos Cubeiro dijo...

Gracias, Almu.
Sabes que me tienes a tu disposición, ahora como siempre.
Un fuerte abrazo!

Juan Carlos