Páginas vistas en total

domingo, 10 de enero de 2016

Emprender es un estado mental. El arte de empezar 2.0. de Guy Kawasaki


Anoche nos quedamos en casa. Tenía interés por ver el primer partido de Zinedine Zidane como coach, así que seguí la retransmisión del Real Madrid – Deportivo de La Coruña (excelentes los comentarios de José Hernández). Un debut sobresaliente del técnico francés. Ahora tiene otros cinco partidos hasta que empiece para su equipo “el Tourmalet” de eliminatorias de Champions y partidos ante los grandes rivales.
         ¿Qué lecciones podemos sacar del primer examen de ZZ?
         - El cambio de actitud. El Real Madrid ha sido otro, especialmente en la primera mitad. Todos atacando y en general, bajando a defender. Claramente, el fútbol es de los jugadores y una vez más se ha demostrado. El talento elige.
         - La BBC (Bale, Benzema, Cristiano) es para Zidane innegociable. Sin embargo, ha sido una BBC “dinámica” y no estática. La movilidad (el compromiso) cambia el panorama. Los cinco goles han sido de la BBC.
         - El centro del campo del Real Madrid depende de Toni Kroos y de Modric, que han estado brillantes.
         - Zidane da prioridad a la posesión. En los primeros 45 minutos, 60% de posesión del conjunto blanco. Con un 3-0 en el marcador, se relajó algo.
         - En rueda de prensa, Zidane manifestó que Cristiano era “el alma” de este equipo. El luso ha estado generoso, si bien no ha marcado (Bale ha hecho un hat-trick y Benzema un doblete). El coach debe trabajar con CR7 que la tensión competitiva no recaiga en ansiedad.
- El Real Madrid tiene un talón de Aquiles en defensa (Ramos y Pepe no se compenetran como antes) que Zidane debe resolver. En la segunda parte, el cambio de Sergio Ramos (para prevenir lesiones) por Varane ha dado mayor solidez a la retaguardia.
- En una noche para enmarcar, Isco no ha estado a la altura. En general, le ha sobrado un regate y se nota que le falta ritmo. Sustituido en el minuto 65 por James, el colombiano tampoco ofreció su mejor versión. Tendrá Zidane que trabajar con ambos.
- Como muchos expertos y aficionados ya decían, Carvajal ha mostrado más prestaciones que Danilo. Así son las cosas. El exjugador de la Bundesliga hoy se ha desfondado subiendo por el lateral. Marcelo ha estado más desapercibido.
- Zidane ha dado minutos a Jesé (sustituyó a Bale en el 73’), como muestra de que dará minutos a muchos.
- Frente a uno de los equipos revelación de esta Liga, el Dépor (Víctor Sánchez del Amo es uno de mis entrenadores favoritos, y su elección un gran acierto del presidente, Tino Fernández), el Real Madrid no se dedicó a gestionar mal su ventaja (algo que distanció a Benítez de la afición en el Bernabéu) y siguió peleando. Bale recuperó una pelota en defensa con 4-0 y CR7 y Benzemá siguieron disparando hasta que llegó la manita.
Para el fútbol español, es una buena noticia que tres equipos generen ilusión en sus aficiones desde lo más alto de la tabla.
Ayer pude comprar ‘El arte de empezar 2.0.’, actualización de 2016 de ‘The art of the start’ de Guy Kawasaki. Me declaro fan absoluto de quien fuera “evangelista en jefe” de Apple (10 M de seguidores en las redes sociales), y no me decepcionado en absoluto.
Para Kawasaki, el arte de empezar es el arte de:
- Lanzar. Se trata de pasar a la siguiente curva, con un buen nombre, un “Producto Mínimo Viable” (Eric Ries, ‘Lean Startup’). Elabora un posicionamiento, con un solo mensaje y evitando la jerga. Pasa de los innovadores y los “early adopters” (adaptadores tempranos) a la mayoría de pragmáticos. Sé realista, positivo, empático y útil. “El mérito es el nuevo marketing”. Cuenta una historia, sal de la oficina, prepara una preautopsia (de lo que puede salir mal).
- Liderar. Establece una Cultura de Ejecución (“No reces por una vida fácil, sino por tener fuerza para soportar una vida dura”, Bruce Lee). Toma la “pastilla roja” (la cruda realidad), elige un Morfeo (que te pregunte qué puede salir mal), un “abogado del diablo”, haz mejores a los empleados, concentrarte en los puntos fuertes, abordar en primer lugar los fallos, no pidas a los demás lo que tú mismo no harías, celebra los éxitos, cambia de ideas (si es necesario) y dile a tu equipo que les quieres.
- Autofinanciarse (bootstrapping). “Bootstrapping” es calzarse las botas uno mismo y sirve como metáfora de emprender sin recursos ajenos. Implica gestionar pensando en la liquidez más que en la rentabilidad. Empieza como una empresa de servicios, posiciónate como líder, suma la camiseta.
- Conseguir financiación. Recurre a la gente (crowdfunding), persevera con el capital riesgo, consigue una buena tarjeta de presentación, cataliza la fantasía, crea un enemigo, llévate el gato al agua.
- Presentar. Llega preparado, prepara el terreno, explícate durante el minuto 6, sigue la regla del 10/20/30 (10 transparencias, 20’, tamaño 30 de letra), domina los matices, presenta las cifras correctas, escucha. “Si ganas o pierdes quedará decidido en el primer minuto”.
- Crear un equipo. Para incorporar talento, ignora lo irrelevante y céntrate en lo esencial (¿puede el candidato hacer lo que quieres?, ¿cree en lo que estás haciendo?, ¿es agradable y de confianza?), aclara expectativas, recopila los datos adecuados, evangeliza a quienes deciden. “La vida es demasiado corta como para trabajar con gente que no te gusta”.
- Evangelizar. Es “proclamar la buena nueva”. Lo que propones debe ser valioso y diferenciado (único). Deposita tus intereses en el corazón de los demás, da un matiz de humanidad, diviértete, personaliza, escucha (“nada hay más fascinante que un buen oyente”).
- Socializar. Las redes sociales son rápidas, gratis y omnipresentes (la trinidad del marketing). Elabora un plan, conoce a fondo las plataformas, perfecciona tus perfiles, comparte, da de comer al monstruo del contenido (sé breve, visual, madrugador, agradecido). “En las redes sociales es importante tener desparpajo”.
- Invocar la lluvia. “Hazme sentir importante” (Mary Kay Ash). A veces, cuando empieza a llover acaba diluviando. Deja que se abran cien flores (siembra mucho), mira el gorila (Simons y Chabris), forma a las personas, deja probar el producto. 
- Asociarse. Define metas y objetivos, encuentra defensores de la causa, cierra acuerdos ganadores.
- Resistir. “Ganar no lo es todo, pero la voluntad de prepararse para ganar lo es todo” (Vince Lombardi). Lucha por lograr la interiorización, presiona para lograr la implantación, usa métodos intrínsecos, incita a la reciprocidad, construye un ecosistema, diversifica el equipo.
- Ser un tipo legal (una buena persona). Ayuda a quien no pueda ayudarte, sin esperar nada a cambio, haciendo lo correcto, devolver lo recibido a la sociedad.

Guy cita a Beethoven: “Lo que tengo en el corazón debe salir a la luz; ésta es la razón por la que compongo”. Se trata de encontrar el “punto óptimo” (como la U invertida, el virtuoso término medio de Aristóteles), la intersección de Experiencia (expertise), Oportunidad y Pasión, de encontrar “compañeros del alma” (que compartan Visión, Modelo y Compromiso; que se complementen en experiencias, orientación y puntos de vista), de crear algo con sentido (propósito), de repetir un mantra (breve, positivo, hacia los demás; como “empleo humanista”).