Páginas vistas en total

lunes, 11 de enero de 2016

El talento del padre del MIR y de la nueva jefa de West Point


         Ayer el maestro José Antonio Marina nos “presentaba” en su columna IDEAS al Dr. Segovia de Arana. “Uno de los responsables del éxito de la sanidad española, sin duda”. Propuso el MIR, dirigió el hospital Puerta de Hierro, creó la especialidad de Medicina de Familia y Comunitaria, fue presidente de la Asociación de Educación Médica “y cambió la formación médica española”. Un Quijote de los que nos gustan.
         Don José María Segovia de Arana, nacido en Villasequilla (Toledo) el 16 de septiembre de 1919, falleció en Majadahonda (Madrid) el pasado 4 de enero, hace justo una semana. Estudió Medicina en la Complutense de 1939 a 1944, trabajó en la Clínica Jiménez Díaz y se doctoró en 1947, fue catedrático en Santiago (1962), fundó el Hospital Puerta de Hierro, el primer hospital público moderno en España (fue su director 30 años), impulsó la Universidad Autónoma de Madrid y fue catedrático y decano de su facultad de medicina (1971-1979), fue Secretario de Estado para la Salud (1979-1980). Miembro de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas y de la Real Academia Nacional de Medicina, perteneció al Consejo Científico de la Fundación Ramón Areces.
El Dr. Segovia de Arana consideraba que “los médicos MIR son los mejor formados de Europa”, como puede leerse en una entrevista póstuma en Redacción Médica: www.redaccionmedica.com/noticia/los-medicos-mir-espanoles-son-los-mejor-formados-de-europa-92372
         José Antonio Marina recordaba ayer (como escribe en ‘Despertad al Diplodocus’) que Newsweek hizo un estudio comparativo entre países, según el cual en Educación Finlandia ocupaba el primer puesto y España el 32º, en Sanidad España el 3º y Finlandia en 15º. Gracias a líderes humanistas como el Dr. Segovia de Arana. En 2008 coordinó un libro ‘Vida, evolución y genes’, publicado por la Fundación Banco Santander. Como pasa con tantos héroes españoles, de él no hay biografía, ni película, ni serie de televisión. Mantengámosle fuera del olvido. Gracias, José Antonio, por la presentación, y al Dr. Segovia de Arana por su inmensa labor. En sus palabras: ““El esfuerzo conjunto de todos los sanitarios para conseguir no solo tratar adecuadamente las dolencias sino prevenirlas es el gran objetivo y el mejor horizonte que puede ofrecerse a los ciudadanos”.
Marina considera que “En Educación necesitamos una personalidad como él, capaz de aunar el conocimiento y la gestión. Es urgente encontrar un Segovia de Arana”. Creo que alguna apunta maneras.
Hablando de Liderazgo Femenino, el pasado martes día 5 la general de brigada Diane Holland se convirtió en la responsable máxima de West Point. Es la primera mujer al frente de esta prestigiosa academia, donde se graduó en 1990.
Tras 75 “Commandamant of Cadets”, la Gral. Holland (de soltera, Leach) es la primera fémina en acceder al cargo. En sus palabras, “Es un privilegio formar parte de este equipo que entrena y desarrolla líderes con carácter para nuestro ejército. Me entusiasma continuar el legado de mis predecesores”.
Desde que salió de West Point, ha servido en Alemania (1990), en la guerra de Irak (2004) y en Afganistán (2010, 2013). Posee además un Master en la Universidad de Duke (Carolina del Norte).
Te recomiendo el libro ‘El Liderazgo de West Point: Perfiles de Coraje’, de Daniel Rice (2013). Tres años de investigación para generar un texto con 20 autores, 180 biografías y 2.000 fotos. Los CEOs de Procter & Gamble, Johnson & Johnson, la Bolsa de Nueva York (NYSE), Medtronic, Mercedes-Benz USA, 7-Eleven y Foot Locker, entre otros, han estudiado allí.
Hace diez años, Jim Collins (‘Empresas que perduran’) escribió sobre las lecciones de West Point para el Liderazgo. En el ejército, la victoria (y tal vez la vida) depende de la calidad directiva. En la empresa, la rentabilidad y la supervivencia de la organización. En el mundo militar, se aplica la secuencia Be-Know-Do (Ser-Saber-Hacer): la disciplina en la ejecución parte de unos valores nucleares (Ser), continúa con conocimiento y reflexión (Saber) y genera decisiones a implantar (Hacer). “En el Código de West Point hay un enfoque con dos verdades eternas. La primera, que el futuro a medio y largo plazo no se puede predecir. Y la segunda, que la mejor Estrategia en un entorno volátil consiste en contar con la gente adecuada que comparte los valores y puede adaptarse a retos no previstos. West Point existe no para formar soldados para una guerra especifica, sino para desarrollar líderes que puedan adaptarse a cualquier guerra, no importa en qué continentes, en qué condiciones, en qué teatro de operaciones, con qué enemigo”.
¿Se puede desarrollar el Liderazgo a alto nivel (lo que Collins llama “Level 5”? Por supuesto que sí, con ideas claras (“una causa mayor que un@ mism@”) y mucha dedicación, unas 10.000 horas de “práctica deliberada”. L@s grandes líderes destacan por su vocación de servicio, dedicación a un ideal, lealtad, sacrificio, coraje (valentía, el virtuoso medio entre cobardía y temeridad) y honor.
El legado de héroes como el padre del MIR y de nuevas líderes, capaces de dirigir West Point.
“No es que no nos atrevamos a las cosas porque sean difíciles. Es que son difíciles precisamente porque no nos atrevemos” (Séneca). “El precio de la grandeza es la responsabilidad” (Winston Churchill).