Páginas vistas en total

miércoles, 4 de noviembre de 2015

La responsabilidad de los directivos en el desarrollo del talento de sus colaboradores


Vuelo a las 6,25 h de la mañana de Madrid a Santiago de Compostela. Llegada a las 7,40 h y en coche de Santiago a La Coruña. He pasado todo el día trabajando con el Comité de Dirección de una de las principales empresas gallegas, líder absoluto en su sector. 18 profesionales de alto nivel que son conscientes de la importancia de la dirección por valores.
El éxito, ya sabes, no es por casualidad. Hay compañías como ésta, con miles y miles de empleados, que se toman muy en serio su responsabilidad. Cuando la esperanza de vida corporativa ha pasado de 75 años (en la década de los 40) a los 15 años actuales, una organización con más de 60 años de vida, que innova constantemente, es una delicia. Y que dediquen periódicamente jornadas de trabajo del equipo directivo a tratar (desde la reflexión y el descubrimiento, la elaboración de un plan de acción y la generación de hábitos saludables desde el management) es imprescindible para seguir triunfando en el futuro.
Sabemos que la clave de las empresas ganadoras es la atracción, fidelización y desarrollo del talento. Por ello, la responsabilidad de los directivos (empezando por la Alta Dirección) en el desarrollo del talento de sus colaboradores marca la diferencia. En esta nueva época, el Talentismo:
- La gestión del desempeño no puede ser una rutina, sino una prioridad. Los directivos deben pensar en el talento de su gente en términos de Aptitud (Conocimientos y Habilidades), Actitud (Comportamientos, en lenguaje de competencias), Compromiso (la energía física, mental, emocional y de valores que ponemos al servicio del proyecto) y Contexto (encaje cultural).
- De todos los componentes del Talento, es la Actitud la que se contagia. Los directiv@s deben ser ejemplo de lenguaje (positivo), de emociones y de postura (corporal, de gesto).
- La supuesta motivación extrínseca (el palo y la zanahoria) no funciona. La motivación es intrínseca. Siguiendo a Daniel Pink, es Propósito (Por qué y para qué), Autonomía (Delegación eficaz) y Maestría (Aprendizaje).
- El estilo de liderazgo se concreta en siete actividades: Mandar, Gestionar, Cohesionar, Aceptar (sugerencias), Orientar, Entrenar y Representar las mejores prácticas. Un/a auténtic@ líder debe ser consciente de las actividades de liderazgo que realiza, de sus puntos fuertes y sus oportunidades de mejora.
- El Modelo SCARF (bufanda, en inglés) de NeuroLiderazgo de David Rock resulta de enorme utilidad. Las personas damos lo mejor de nosotras mismas o sufrimos en función de que nos sintamos invisibles o importantes, tengamos o no certidumbres, dispongamos o no de autonomía, mantengamos una buena o mala relación personal y sintamos que se tiene con nosotr@s un trato equitativo o injusto. Así de simple.
- L@s directiv@s debemos tener en cuenta las expectativas (efecto Pigmalion, factor Wallenda), escuchar con atención, practicar (con dominio) el reconocimiento y no el halago, vivir los valores de la compañía.
- Como líderes-coaches, l@s directiv@s hemos de promover en nuestros colaboradores la reflexión para el descubrimiento, la elaboración de un plan de acción (con metas, objetivos e indicadores), el fortalecimiento de hábitos.
- La Fidelización del Talento depende del ratio de emociones positivas frente a negativas (índice Gottman; Positividad, de Barbara Fredrickson). Para que nuestra gente dé lo mejor de sí misma, ha de fluir y debe sentirse bien.
- De jefes a GeFes (Generadores de Felicidad), como diría María Graciani. La Felicidad es voluntaria en un 40% y depende de aspectos como la gratitud, el optimismo, el perdón, el ejercicio físico y metal, la resiliencia, los objetivos, los valores…
Mi gratitud a todo este equipo directivo, con el que es un placer “conspirar” (como nos recuerda José Antonio Marina en su último libro, ‘Despertad al Diplodocus’, significa etimológicamente inspirarnos juntos).
Ya en el aeropuerto de La Coruña (vuelo de las 20,40 hacia Madrid) he tenido la gratísima sorpresa de coincidir con José María Vázquez Pena, una de las personas más importantes de la Dirección de Recursos Humanos. De José María y de su sentido humanista de la empresa siempre aprendo mucho.
En Fotogramas del mes de noviembre, los estrenos cinematográficos del mes: ‘El Becario’, ‘La Verdad’, ‘Truman’, ‘Spectre’, el final de ‘Los juegos del hambre: Sinsajo’. Estamos cerca de las navidades… y se nota.
Tras el taquillazo de ‘Skyfall’ (hablé de esta cinta en su día en el blog), la saga Bond repite con Sam Mendes como director y Daniel Craig como protagonista. Nos aguardan nueve claves:
- La leyenda renace.
- La conexión Skyfall.
- Sicarios sin fronteras.
- El Aston Martin DB10 y otros fantásticos.
- La Operación México es la escena (dicen) más espectacular de la saga.
- Nuevos tiempos, viejos problemas (nunca digas nunca jamás).
- La nostalgia como arma.
- Tres chicas Bond: Naomie Harris Moneypenny), Mónica Belluci (Lucía Sciarra), Léa Seydoux (Madeleine Swan).
   
El Talento que no se aprecia, se deprecia. Para que siga desarrollándose, nada como un equipo de dirección que asume como prioridad el desarrollo del talento de sus colaboradores.