Páginas vistas en total

sábado, 10 de octubre de 2015

El error de Darwin y algunas lecciones prácticas sobre la diversidad


Las Azores nos ofrece una biodiversidad impresionante, como puede verse en el portal www.researchgate.net/publication/230669508_The_Azorean_Biodiversity_Portal_An_internet_database_for_regional_biodiversity_outreach: Murciélagos sonrientes que se mueven a la luz del día, plantas que no necesitan tierra sino solo rocas, etc. Charles Darwin pasó por este archipiélago y no le dio importancia. Es “el error de Darwin”, sobre el cual se celebró un simposium en Ponta Delgada, San Miguel, Azores, del 19 al 22 de septiembre de 2009, organizado en la Universidad de las Azores y patrocinado por el Centro Iberoamericano de la Biodiversidad y la Sociedade Alfonso Chaves.
El gran Charles Darwin escribió en sus memorias, ‘Viaje en el Beagle’, que en su viaje de vuelta a casa se detuvieron en las Azores y visitaron la isla de Terceira. Sus comentarios del 20 de septiembre de 1836 fueron: “He disfrutado de este paseo de un día, pero no hay mucho que ver”. Evidentemente, llevaba cuatro años de travesía y lo que quería es llegar a casa.
Medio siglo después, en correspondencia con el científico de las Azores Francisco arruda Furtado, Darwin escribió: “Qué suerte que un hombre como usted viva en unas islas oceánicas como aquellas. Tiene un espléndido campo de observación y no dudo de que sus investigaciones serán muy valiosas (3 de julio de 1881). En las conmemoraciones del aniversario de ‘El origen de las especies’, el simposio mencionado se dedicó a:
- Tal como éramos (The way we were). Las Azores permiten explicar los efectos de las glaciaciones.
- La dinámica de la colonización.
- La dinámica de la evolución. De ella hablaron Bruce Lieberman, Niles Eldredge y Stephen J. Gould.
- Darwin y su impacto en la sociedad (Eugenie C. Scott).
- La dinámica de la conservación (Rosemary Grant).

En otro orden de cosas, estos días sobre gestión de la diversidad, con una serie de pruebas (un total de diez, divididas en varias subpruebas), con las inclemencias meteorológicas, con la dureza (física, mental, emociona) e intensidad que estamos observando, me está haciendo reflexionar sobre:
- La importancia de una buena estrategia, concretada en una serie de variable muy concretas, como inicio imprescindible.
- La ejecución es el 90% de la estrategia. La estrategia es condición necesaria, pero nunca suficiente.
- La importancia de un determinado estado de ánimo en el equipo (un estado de ánimo es más prolongado que una emoción).
- Lo decisiva que es la actitud en el talento.
- La influencia de los factores físicos (dolor), emocionales (ansiedad), mentales (dispersión) y de valores (incoherencia) mutuamente.
- El refuerzo en círculos viciosos y círculos virtuosos.
- Nada es casual, porque el éxito, antes o después, es merecido.

Mi gratitud a quienes tanto me están enseñando estos días.