Páginas vistas en total

jueves, 24 de septiembre de 2015

Qué podemos aprender de Sergio Scariolo y Pau Gasol


Jornada de propuestas (ambiciosas, de transformación cultural a través de la mejora de la Calidad Directiva) y de proyectos muy ilusionantes. Se nota el cambio de tendencia en la Economía española y los esfuerzos por impulsar la profesionalidad de determinadas compañías.
Y por la tarde, Cine Fórum APD con la película de Pixar ‘Inside Out’ (Del Revés), precedida de un coloquio con Jorge Martínez-Arroyo (Presidente de la Asociación de Desarrollo de Experiencia de Cliente), Marisa Camacho (CEO de TIPSA), Elena Martí (Directora de la Escuela de Liderazgo Emocional) y el maestro José Antonio Marina (mentor del Human Age Institute), que he tenido el honor de moderar. Mañana hablaré en este blog del debate sobre “las emociones en la toma de decisiones”.

El pasado lunes, la periodista Ana Delgado me preguntó sobre las claves de la victoria de la selección española de baloncesto en el Eurobasket de Francia. Como sabes, considero que el deporte (especialmente el de alta competición) es un laboratorio privilegiado de lo que ocurre en las organizaciones: el peso del liderazgo, el valor del buen coaching, el clima laboral, la cultura corporativa, la compensación, la motivación, etc.

El artículo, publicado en la web de Emprendedores (www.emprendedores.es/gestion/liderazgo-seleccion-espanola-baloncesto-pau-gasol-sergio-scariolo)

Qué pueden aprender los emprendedores de Sergio Scariolo y Pau Gasol
Empezaron mal pero fueron de menos a lo más. “Nos hemos dado cuenta de los detalles, de la defensa y de bajar el culo”, decía Pau Gasol ya con el oro del Eurobasket en la mano.
El objetivo es siempre ganar, pero empezaron perdiendo. A ello se sumaban importantes bajas por lesión de algunos de los jugadores más emblemáticos y un deslucido trabajo en el mundial del 2014. A todo se sobrepusieron hasta alzar la Selección Nacional del Baloncesto español la copa del Eurobasket. ¿Cómo lo lograron? Estas son algunas de las claves del triunfo anotadas por Juan Carlos Cubeiro, coach y Head of Talent de ManpowerGroup, extensibles también al ámbito empresarial.

Liderazgo tripartito
José Luis Sáez, presidente de la Federación Española de Baloncesto, Sergio Scariolo, seleccionador nacional, y Pau Gasol, máximo anotador del torneo y MVP (El Jugador Más Valioso) son, según Cubeiro los tres principales artífices del éxito cosechado por la selección nacional. “Cada uno supo quedarse en su sitio y ejercer el liderazgo donde les correspondía, Sáez en la organización, Scariolo en el vestuario y Gasol en el campo. La coordinación de los tres fue fundamental".

La autoridad del seleccionador
Scariolo es un hombre que, tras largos años de presencia en el baloncesto español, se ha ganado el respeto de los jugadores y la afición. Ha sido entrenador en equipos como el Tau Vitoria, Unicaja, Real Madrid y seleccionador nacional en reiteradas ocasiones. Los éxitos cosechados le ponen en valor pero también es importante su papel como imagen de autoridad y disciplina dentro del equipo. Aquí no vale el colegueo, que pudo ser el problema que surgió con Juan Antonio Orenga, a quienes los jugadores veían más como un compañero que como a un seleccionador. Distancia de intervención.

Humildad
En esta ocasión no partían como favoritos, algo que les ha reportado humildad y les ha devuelto el espíritu de superación que sienten los que están abajo. Esta actitud les ha ayudado a conservar el temor y respeto a cualquier rival, y eso es importante.

Sobreponerse a las derrotas
Se dice que de los fracasos también se aprende y es cierto. Recuerda Cubeiro que, al contrario que lo que sucede en el fútbol, en los torneos de baloncesto es habitual empezar perdiendo e ir de menos a más. Los apuros pasados en la primera fase, derrotados por Serbia, Italia… en lugar de mermar la moral del equipo les sirvió para progresar y provocar una emoción de rabia e injusticia que se evidenció con un gesto de Pau Gasol en el encuentro con Francia, tras un arbitraje más que dudoso. “No se amilanaron sino que fueron a por todas y al final hicieron, como digo yo, la quijotada”. Quijotes en el sentido más positivo.

Empatía
El liderazgo indiscutible de Pau Gasol, con 35 años, en perfecto estado, con la carrera más brillante del baloncesto español y todo ello conservando el cariño de sus compañeros. “Nadie conoce el límite de Pau Gasol. Es un líder que guía a sus compañeros y cada año se supera a sí mismo” decía de él Juan Carlos Navarro antes de jugar la final. Esa confianza que despierta Gasol se hace contagiosa a todo el equipo convirtiéndole no sólo en un jugador resolutivo sino también en figura estimulante para todos. 

Mentalidad de equipo
#Somosequipo es el hashtag que creó Pau Gasol en su cuenta de Twitter agradeciendo a todos y a la afición la ayuda. Un equipo cohesionado y unido es fundamental para los grandes logros. En este sentido Cubeiro elogia el trabajo de integración realizado por Scariolo y el resto de los jugadores para integrar a los nuevos fichajes en igualdad de condiciones, aunque echasen de menos a los veteranos.

Coaching de autoeficacia
Creer que lo puedes hacer, estar convencido de ello porque lo has logrado ya otras veces es algo que te permite deshacerte el vértigo al triunfo. “Seguro que han trabajado esta técnica para la preparación”, dice Cubeiro. No olvidemos que han conseguido 9 medallas en 13 años a lo que hay que sumar que el Madrid ha desempeñado una gran temporada y esto es algo que procura mucha autoestima a los jugadores. Para superar contratiempos es importante reforzar pensamientos positivos apoyándonos, para ello, en experiencias anteriores.

Equilibro entre pasión y concentración
Este mérito se lo atribuye Cubeiro a Scariolo resaltando la importancia de mantener el equilibrio entre la pasión de ganar y la concentración porque el exceso de la primera puede hacernos perder el foco en lugar de centrarnos en el problema que hay que resolver en ese momento, nos puede hace bajar la guardia por la autocomplacencia. Parece fácil pero resulta complicado y es peligroso. Mantener el foco es lo que permitió conservar la distancia en el marcador durante todo el encuentro y no acomodarse cuando iban 16 puntos por delante.

El éxito no es casual
Es el resultado de mucho trabajo y esfuerzo y de saber gestionarlo todo bien. Sólo cuando se trabaja como ellos surgen las posibilidades de éxito.”

Mi gratitud a Ana por el artículo y por supuesto a Pau, Sergio y todo el equipo por habernos hecho tan felices.