Páginas vistas en total

miércoles, 2 de septiembre de 2015

Las 12 reflexiones de Steve Jobs para lograr la inspiración


Soy un firme partidario de las convenciones de empresa para iniciar el curso, de las “rentrées”, como solemos decir nosotros. Es una oportunidad única para mostrar los logros alcanzados, para proclamar los sueños, para revitalizar los valores, para hacer equipo, para (como si de una espada láser se tratara) poner “todos a uno” en pos de los objetivos, para generar ilusión tras el merecido descanso. La Alta Dirección de las organizaciones se lo ha de tomar muy en serio, porque es una inversión que puede ser muy rentable.

Carlos Vicente, bloguero (Barcelonitblog), cinéfilo y seriéfilo, ha compartido con nosotr@s un artículo de la web ‘Social Media y contenidos’ de Ernesto del Valle sobre las 12 frases de Steve Jobs para la inspiración: www.socialmediaycontenidos.com/steve-jobs-y-12-reflexiones-para-la-inspiracion. El fundador de Apple Computer tenía las ideas muy claras y, más allá de su controvertido estilo de liderazgo, marca la pauta (como El Cid, después de difunto) en lo que a la Innovación se refiere.
Las 12 frases en cuestión son las siguientes:
1. Foco y Pasión. “Enfocar tiene que ver con decir que no” (Jobs, 1997). El Foco es condición necesaria (“sin Foco, no puede haber Pasión”, escribe Ernesto); la Pasión es lo marca la diferencia.
2. Los clientes no saben lo que quieren hasta que se lo das. La Innovación no va de preguntarle constantemente a los clientes sobre lo que necesitas, sino de basarte en tus principios, ofrecer algo nuevo y comprobar que a los clientes les encanta. Henry Ford decía que los clientes de su época, de haber sido preguntados, habrían pedido un caballo más rápido.
3. Si no están dispuesto a devorarte a ti mismo, un competidor lo hará por ti. La canibalización, tan temida por el marketing, ocurrirá te pongas como te pongas. Mejor que sean tus propios productos los que dejen obsoletos a tus éxitos.
4. Has de vivir en la intersección entre las ciencias y las letras. Es lo técnico (la tecnología es el trampolín del talento) & lo humanista (el respeto por los demás). El pensamiento & la acción. Para crear productos rompedores, el conocimiento ha de ser multidisplinar.
5. Para los jóvenes, el mundo entero es un mismo lugar. Es la globalización: una realidad multicultural, diversa.
6. Gestionar el talento es rodearse de los mejores. Jobs buscaba la excelencia a través de personas excepcionales, y seguía el refrán anglosajón “si pagas cacahuetes, solo tendrás monos”.
7. La obsesión por controlar todos y cada uno de los detalles de la experiencia del usuario. “¡Es la experiencia que vive un consumidor al utilizar un producto la que marca la diferencia!”. Lo que realmente importa es la emoción (lo que te hace sentir), la recompensa inmediata, la gratificación profunda. Desde el ritual de desembalaje al inicio del funcionamiento. Ese disfrute del usuario no se improvisa; se diseña.
8. Minimalismo: menos es más. Se trata de eliminar todo lo superfluo. La admiración de Steve Jobs por lo zen y por el diseño intuitivo nos han enseñado la importancia de resaltar lo esencial.
9. El diseño de productos tecnológicos como proceso creativo. “Donde no hay nada que inventar, el auténtico innovador reinventa”. De las soluciones técnicas al diseño integral de productos innovadores.
10. “Piensa diferente” es más que un eslogan. En palabras de Jobs: “Apostamos por nuestra visión en lugar de hacer productos seguidistas”. La clave no está en decir que pensemos diferente, sino en realmente hacerlo. “Tu tiempo es limitado, así que no lo malgastes viviendo la vida de otra persona” (Discurso de Stanford, 2005).
11. Alma y raíces. Saber de dónde procede el diseño es importante. El alma no es una etiqueta, sino algo nuclear. Dar sólidas raíces a los productos y servicios asegura marcas duraderas.
12. “Campo de distorsión de la realidad”: si actúas como si algo fuera posible, acabará siéndolo. “La actitud es casi todo”.


Gracias a Carlos Vicente y a Ernesto del Valle por estas aportaciones. Ya sabes, “stay foolish, stay hungry”. Necesitamos algo de locura y de hambre por el triunfo.