Páginas vistas en total

domingo, 20 de septiembre de 2015

El valor del Esfuerzo y el de la Innovación


Esta deliciosa mañana de domingo hemos tenido, tras el entrenamiento de AR10 Soccer Talent (el primer centro de tecnificación del fútbol femenino en nuestro país, al que asisten mi hija Zoe y mis sobrinas Carolina y Cristina), hemos tenido una presentación-conferencia de César Jiménez, con el documental ‘Los otros sueños’ (puedes ver el tráiler en www.youtube.com/watch?v=03PLQIf8E_4) para explicar el valor del esfuerzo, uno de los principales valores de la Academia.
César Jiménez Jiménez (Ávila, 28 de noviembre de 1977) es un exfutbolista que jugó en el Real Zaragoza de defensa central. En su debut en primera división, marcó un gol que le dio la victoria al equipo maño (3-2 al Osasuna en La Romareda, temporada 2000-2001). El 16 de enero de 2005, durante un Real Madrid-Zaragoza en el Santiago Bernabéu, una dura entrada de Luis Figo le produjo una gravísima lesión. El 14 de marzo de 2007 anunció su retirada del fútbol de alta competición.
Nacido en el humilde barrio abulense de Cervantes, dio sus primeras patadas en la Toledana, San José Obrero. Gracias a su primo, César jugó en la Zona Norte, en el A. D. E. Su abuela vivía en La Cacharra y así aprovechaba los entrenamientos para verla. Después al Ávila y la selección de Castilla y León.  Cuando Vicente del Bosque estaba como jefe de cantera del Real Madrid (el seleccionador pasó más de 30 años en el club blanco), se fijó en César y lo llevó a las categorías inferiores del club. Allí fue creciendo como futbolista (fue seleccionado para La Roja sub15 y sub16) y pasó al Real Zaragoza B y después al primer equipo maño. Desde ahí al Almería dos temporadas y de nuevo al Zaragoza.    
El documental cuenta con las aportaciones de Vicente del Bosque, Albert Celades, Santiago Aragón, Juan Eduardo Esnaider y Paco Pavón, así como profesionales del Real Zaragoza y familiares y amigos de César. Jesus del Caso, su director, ha comentado que se llama ‘Los otros sueños’ porque no se ciñe al sueño de ser futbolista profesional, que César consiguió, sino a lo que pasó después: su lesión, su intento de recuperación, su trabajo como entrenador de categorías infantiles en Zaragoza y en Ávila, su ciudad natal. Del Caso (amigo de César desde la infancia) ha resaltado que César Jiménez “ha sido una referencia allí donde ha estado”.
La palabra “Esfuerzo” proviene del latín “fortio”, neutro plural que significaba “cosas fuertes y valerosas”. Son los padres de la Iglesia quienes primero lo emplean. Por ejemplo, Prudencio (siglo IV) en su ‘Apotheosis’: “para que su majestad no pierda fuerza” (ne maiestas sua fortia perdat). De ahí un vervo, “fortiare” (forzar). Esforzarse es ex -  fortiare, sacar fuerzas (el prefijo “ex” significa “separación del interior”). Me gusta la idea de José Antonio Marina (mentor de filosofía del talento y educación del Human Age Institute) del barón de Münchausen, que sacó a sí mismo del pantano tirándose de la cabellera. Estamos siempre “salvándonos por los pelos” en lo que el maestro Marina llama “un bucle prodigioso”. El esfuerzo es el tractor para que ese bucle se ponga en marcha y el talento crezca sucesivamente.
El esfuerzo es afán, impulso, ánimo, sacrificio, empeño, duro trabajo; emplear nuestro talento, desde la voluntad. Frente al esfuerzo, el desinterés, el desánimo, la negligencia.
Del ejemplo de César Jiménez podemos aprender mucho sobre el valor del esfuerzo.
- En César hay, desde niño, vocación por el fútbol. Juega, se divierte, es competitivo, y a los 10 años pasa a la disciplina de un club, el ADE.
- Cuando surge la oportunidad (15 años), marcha a las categorías inferiores del Real Madrid desde su Ávila natal. Es un ejemplo de comportamiento y sana disciplina, como pone de manifiesto Vicente del Bosque. En el Castilla juega en la temporada 97-98.
- Ante la imposibilidad de pasar al primer equipo madridista (ya tiene 20 años), pasa al Real Zaragoza B, donde milita cuatro temporadas. Las dos últimas, también con el primer equipo, con el que conquista la Copa del Rey.
- Cedido al Almería (2002-2004), con Casuco de entrenador, sigue esforzándose al máximo. Recuperado por el Real Zaragoza en verano de 2004 (ese año es Campeón de la Supercopa de España), juega allí hasta que tras la lesión se ve obligado a retirarse.
- Su lesión fue un “cisne negro”, un cúmulo de circunstancias desgraciadas. Como Milito estaba sancionado, el entrenador Víctor Muñoz le concedió minutos en su antigua casa para cubrir a Ronaldo o a Raúl. “Estoy aquí para lo que haga falta”, declaró César el día anterior. En el Bernabéu, el Zaragoza se había adelantado con gol del “Guaje” Villa. En el 21, la plantilla derecha de Luis Figo (el luso entró y cerró los ojos) trituró la rodilla izquierda de César. Lo normal es que se rompa la rodilla hacia dentro, pero por la violencia de la patada, fue hacia dentro. Rotura del ligamento cruzado anterior, rotura de fibras profundas, menisco-tibiales y menisco-femorales a nivel de ligamento colateral externo. “En ningún momento mi intención fue hacerle daño. No me siento bien y estoy muy triste. Espero que cuanto antes vuelva a los terrenos de juego con todo el éxito del mundo”, declaró Figo. Él y Emilio Butragueño llamaron para disculparse, y el Real Madrid se puso a disposición de César y del Zaragoza. Al final esa temporada, Figo marchó al Inter de Milán.
- En principio, 6-8 meses de baja. Operado por el Dr. Pedro Guillén, hizo todo el esfuerzo posible en la recuperación, y reapareció en el Trofeo Ciudad de Zaragoza – Carlos Lapetra, 9 meses después de la lesión. Y volvió a lesionarse el lunes siguiente durante el entrenamiento. Le daban otros cuatro meses en el dique seco.
- Recaída. Tenía otra vez roto el ligamento cruzado y debía empezar desde el principio. Tras un mes entrenando, otra vez roto. Habló con muchos que habían pasado por lo mismo: César Laínez, Narciso Juliá… Y al final decidió retirarse.
- Siempre pensó César que un futbolista debía retirarse en el campo. “La cabeza bien alta y a otra cosa. No hay más remedio”.   
- Sigue vinculado al fútbol en la capital aragonesa, como entrenador de los alevines del Real Zaragoza, segundo entrenador del Zaragoza B y uno de los responsables de la cantera maña.
- Tras 16 años vinculado a Zaragoza, César volvió a Ávila, su ciudad, en septiembre de 2014, con su familia y su hijo, a entrenar. Sigue, por tanto, vinculado al fútbol. Junto al también Técnico Superior Deportivo Carlos Pérez, ha presentado en la ciudad amurallada el proyecto académico Deportec Formación, para preparar entrenadores de fútbol y fútbol sala. Una actividad pionera en la provincia y, en el caso del futsal, en la región. El curso de nivel 1 (450 h) empieza en octubre de 2015.  
- Como ha dicho el propio César esta mañana, parte del esfuerzo es saber decir “No”: a las salidas nocturnas, a las copas con los amigos, a trasnochar porque hay que entrenar a la semana siguiente, a tantas tentaciones. Una de sus frases favoritas es “No llores porque haya terminado, sonríe porque haya existido”.
- El documental está dedicado a Dña. Isidra Jiménez, madre de César, que sufrió una dura enfermedad y falleció. Cuando marcó el gol en su debut en primera división, fue a ella la dedicatoria.
“En la vida hay que tener ilusiones, sueños” (César Jiménez).
Gracias, César, por tu sesión de hoy. Y a Diego, Ana y Lolo por la iniciativa.

De la prensa de hoy, me quedo con los artículos vinculados a la Innovación, otro gran valor.
Cristina Galindo (Gran Angular, El País)  entrevista al periodista argentino Andres Oppenheimer: “hay que venerar a los innovadores”. Su certeza es que “el que no innova, se queda atrás” y nos propone las “escuelas al revés”. Ir al cole durante el día y hacer los deberes en casa crea inequidad. El modelo debe ser estudiar en casa, a tu ritmo… y hacer los deberes en el cole, con tus compañeros.
En ‘La ventana de KPMG’ (Innovadores, El Mundo), Hilario Albarracín titula ‘La Innovación, prioridad de los directivos’. El 50% de los CEOs cree que el puesto de Director de Innovación será prioritario. Cada minuto se transfieren 1.570 Terabytes de información en el mundo.
En Zen (también en El Mundo), ‘Cerebro activo, vida feliz’. La neurocientifica Wendy Suzuki demuestra que el ejercicio cambia la estructura de la mente, haciéndola mucho más productiva. Leeré su libro, del mismo título.
Y por supuesto, José Antonio Marina (que escribe, de nuevo, sobre el ‘Derecho a decidir’) y John Carlin (que hace doblete con un articulo sobre la reina Isabel de Inglaterra, la “celebrity number one” y sobre Jose Mourinho: “Los equipos de fútbol que José Mourinho entrena van bien durante sus dos primeras temporadas pero en la tercera se revientan. Los jugadores se contagian de su maniática ansiedad ganadora hasta que llega el punto en que no pueden dar más. Mourinho es un conductor que va por la autopista como si estuviera ascendiendo una montaña, sin cambiar de segunda a quinta. El motor se acaba recalentando y el coche se rompe”. Así lo narrábamos en ‘Código Mourinho’: la maldición de la tercera temporada. Carlin cita a Arsène Wenger, rival de Mou: “Cuando la gente estúpida triunfa, a veces se vuelve más estúpida”. Mi amigo John le concede el beneficio de la duda: si consigue remontar en la Premier, nos rendiremos ante él.
Hablando de innovación, ha aparecido ‘Papel’, la nueva revista dominical de El Mundo. De regalo, unas gafas de realidad aumentada. Me han gustado los artículos de Marta G. Aller (Todología) sobre Netflix y el iCar, los coches sin conductor, así como la entrevista al futurólogo José Luis Cordeiro: “La robótica nos hará superhumanos”. De la primera entrevista a Iker Casillas en el Oporto esperaba más. Y la de Luis Tosar (“No está mal darte una hostia de vez en cuando”) se me ha quedado corta, porque el actor gallego da muchísimo juego. De Piqué como emprendedor, en fin…

Sí me han encantado las entrevistas a tres “reyes magos” de la Innovación. La de Anatxu Zabalbeascoa a Francis Keré (Burkina Faso, 1965), el arquitecto más famoso de África: “La escasez y el ingenio pueden ser mejor que la abundancia”. “La arquitectura es ensuciarse las manos y empujar todos juntos”. Y de Elvira Lindo (‘Manolito Gafotas’) a Alejandro Amenábar. Después de seis años, nos propone un thriller en la América profunda, al estilo de ‘La semilla del diablo’ o ‘Al final de la escalera’. Este niño asustadizo, a sus 43 años ha presentado en San Sebastián una peli sobre Satán. Y el semblante de Ryan Germick (34 años), que lidera el equipo de “doodles”, l@s que animan el logo de Google. Germick procede de Indiana y estudió en la prestigiosa Parson School of Design de Nueva York, donde obtuvo una doble titulación en Ilustración y Escritura Creativa. Su entorno de trabajo se parece más a una residencia de estudiantes que a una oficina. ¿No es una gran idea?
Se da la circunstancia de que estas tres entrevistas se han publicado en El País Semanal. Cuando más nos prometía ‘Papel’, más innovador ha salido su rival. ¡Cómo son las cosas en este mundo VUCA!