Páginas vistas en total

martes, 22 de septiembre de 2015

Cómo ira el empleo en España y cómo cambia el cerebro cuando lo entrenamos


Jornada en Barcelona. AVE a las 8 de la mañana, directo (vagón del silencio). En la estación de Atocha he comprado ‘Hablando se entiende la gente’, un diálogo profundo de tres grandes economistas , Emilio Ontiveros (que fue mi maestro en la UAM), Daniel de la Calle y Juan Torres. Tres visiones e ideologías diferentes, un denominador común de rigor y solidez. Será mi lectura de esta noche (vuelta a Madrid).
En la ida a la ciudad condal, he estado leyendo el Estudio Manpower de Proyección de Empleo Q4 2015 de nuestro país. A partir de una encuesta a más de mil directivos españoles, a la pregunta “¿Cómo prevé usted que cambiará el empleo en su empresa en el próximo trimestre, hasta finales de diciembre de 2015, comparado con el actual?”, podemos estimar que un 4% de los ejecutivos prevé elevar sus niveles de contratación, un 3% estima un descenso en el próximo trimestre y más del 90% (más concretamente, el 91%) no anticipa cambios. Por tanto, el saldo es +1% (un +3% con ajustes estacionales). Por zonas geográficas, se estima un +6% en el Sur, un +5% en el Este, un +4% en el Centro, un +3% en el Nordeste, un -1% en el Norte y un -3% en el Noroeste. Por sectores, vuelve la construcción (+8), aumenta en servicios y finanzas (+9), en la industria manufacturera (+7) y desciende en hostelería (-5).
A nivel internacional (59.000 empresas de 42 países), se prevé una fuerte creación de empleo en Asia (India, +41; Taiwán, +36; Japón, +23; Hong Kong, +15), Estados Unidos (+18), Rumanía (+16), Iberoamérica (Colombia, +14; México, +13; Costa Rica, +12; Guatemala, +11; Panamá, +8), China en +5%, Europa entre 0 y +4 (Reino Unido, Irlanda, España, Bélgica, Noruega, Austria, Países Bajos, Chequia, Suiza) y 0 y -4 (Finlandia, Francia, Grecia, Italia) y cierra Brasil con -10%.
También he estado leyendo, de ‘Muy interesante’, un artículo sobre cómo cambia el cerebro humano cuando entrenamos. Transformaciones en las funciones cognitivas, modificaciones en la estructura y en la forma de actuar de este órgano tan maravilloso.
La clave es la plasticidad cerebral. La Dra. Sandra B. Chapman, fundadora y directora del Center of Brain Helath de la Universidad de Texas en Dallas, y su equipo de investigadores publicaron en la revista Cerebral Cortex este 2015 sobre los cambios producidos en un grupo de personas adultas tras un entrenamiento cognitivo de doce semanas.  Chapman & Co. valoraron los cambios neurales en sus cerebros utilizando imágenes de resonancia magnética, así como las posibles mejoras en el rendimiento neuropsicológico utilizando diversos test.

Comparados con un grupo control, los que sí entrenaron mostraron cambios verdaderamente interesantes.
- Aumentó su flujo sanguíneo cerebral, sobre todo en la red de procesamiento por defecto que se activa cuando no estamos realizando ninguna actividad en concreto.
- Se observó que había mayor conectividad entre esas áreas cerebrales.
- Mejoró la sustancia blanca cerebral en el fascículo uncinado izquierdo, una estructura que une algunas partes del sistema límbico con la corteza órbito-frontal y que se relaciona con la memoria verbal.
- El rendimiento fue significativamente mejor que antes de entrenar en una tarea de razonamiento compleja, en la que había que extraer significados.
No solo el cerebro de los niños y el de los adolecentes mejora con el entrenamiento. También el de las personas mayores, a cualquier edad. Ya sabes que el talento que no se aprecia (que no mejora, que no se entrena) se deprecia (envejece, retrocede). ¡Nunca es tarde para el Coaching!


 Mi gratitud a Vanessa, Salva, Ampai, Mercè y Marta por el fructífero día de hoy y mi felicitación a Manu por su cumpleaños (sé que lees el blog y confío en que hayas disfrutado del día). 

1 comentario:

Rufino Lasaosa dijo...

Muy interesante el tema del entrenamiento cerebral. Sólo nos faltaría sabe en qué consiste y cómo hacerlo. Sin duda sería fantástico. :)