Páginas vistas en total

sábado, 4 de julio de 2015

Las 7 leyes de la Velocidad en la era digital


Sábado de cine por la tarde (‘Los Minions’, con Zoe), tras una intensa semana de Gestión del Cambio con un Comité de Dirección en A Coruña, Coaching en Madrid, Felicidad en el Trabajo en Poblet, premio Brain & Heart en Cáceres y revisión de procesos de coaching en Valencia…
‘Los minions’ es una película de animación, spin-off de la saga ‘Gru: Mi villano favorito’ (en el original: ‘Despicable me’). Son pequeñas criaturas en forma de píldora creadas a partir de organismos unicelulares y cuya misión es servir al villano más villano. Van destruyendo accidentalmente a todos sus amos (un T-Rex, un hombre de las cavernas, un faraón, un rey medieval, Gengis Khan, Napoléon, Drácula) y, sumidos en la depresión por falta de “jefe”, tres de ellos (Kevin, Stuart y Bob) van a una convención de malvados para convertirse en esbirros de “la más mala”, Scarlett Overkill (Sandra Bullock) y su marido Herb (John Hamm, ‘Mad Men’). Un pastiempo entretenido, a buen ritmo. No es ‘Jurassic World’, pero se deja ver.
He estado leyendo ‘Velocidad. Las siete nuevas leyes del mundo digital’, de Ajaz Ahmed y Stefan Olander, con introducción de Sir Richard Branson. Ajaz es el DG de AKQA, ‘Queen’s Award’ de Innovación 2014; entres sus clientes, Nike, Red Bull o Audi. Stefan es el VP de Nike Digital. Branson, en la intro, escribe: “El cambio para los emprendedores es oxigeno; es lo que mantiene vivo su entusiasmo por la empresa. Una buena idea de negocio puede convertirse en mala si no se hace en el momento adecuado”.
Planteado como un diálogo entre los autores (ya sabes que los grandes textos humanistas son diálogos: Utopía, el Elogio de la Locura, El Quijote…), repasa los principios básicos y las 7 nuevas leyes de la velocidad.
Los principios básicos son:
- Velocidad: Pensar con antelación & actuar con rapidez.
- Dirección: En tiempos inciertos (VUCA), no puedes deambular. Saber dónde te diriges, calcular la distancia, agilidad y enfoque.
- Aceleración: Incrementa el valor y multiplica tu aportación.
- Disciplina: Comportamiento sistemático con una cultura de valores sólidos, de aprendizaje, de entrega y de servicio.
Y por supuesto, Optimismo. “Es una fuerza positiva que te aporta la mentalidad y las herramientas para crear un futuro mejor”.
Las 7 leyes de la velocidad son:
I. “Una Smith & Wesson vale más que cuatro ases” (Canadá “Bill” Jones, tahúr del Viejo Oeste). No seas presa fácil. Ten perspectiva, encuentra oportunidades de mejora, observa los patrones y actúa.
El revólver es el objeto tecnológico que lo cambia todo. La Velocidad cambia el entorno tan rápido como el pistolero. Como casos, Kodak, Polaroid, Borders, Sony. “Sin una plataforma para gestionar y promover cada una de las interacciones con sus consumidores, la empresa carece de columna vertebral”. Las marcas ya no pueden esconderse. “No mires atrás. Algo puede estar comiéndote el terreno” (Stachel Pige, legendario jugador de béisbol). Mentalidad valiente, feedback de entrenador (“El feedback retardado es feedback denegado”). Cuidado con la autocomplacencia, que precipita la caída. “Siempre hay riesgo, pero los buenos gestores asumen un riesgo calculado”. “Cuando las empresas innovadoras tienen la ventaja de la escala, combinada con un motor que funciona eficazmente, los accionistas reciben su recompensa”. “Los nuevos negocios originados en el mundo digital no tienen por qué enfrentarse a viejas estructuras”. Un ecosistema de innovación es “la asociación única de visión, emprendedores, educación e inversores”. “Si nos preguntáramos en qué medida el producto o servicio que creemos hará más fácil, mejor o más divertida la vida de la gente, en lugar de plantearnos cómo puede afectar al balance, veríamos sin duda empresas más exitosas”. “No existen los pronósticos en materia de negocios. Tienes que tener fe en una idea y luego contratar a los mejores para ponerla en práctica”. Y dos consejos adicionales: “No puedes mejorar aquello que no puedes medir” y “viaja ligero”. 
II. Es más fácil hacerlo que decirlo. La Velocidad necesita de coraje, enfoque y determinación, pero te devuelve eficiencia y premia la intuición, la constancia y la valentía. Continúa y luego mejora.
“Nosotros no creamos servicios para hacer dinero; hacemos dinero para crear mejores servicios” (Mark Zuckerberg, misión social de Facebook). En una reunión entre Nike y Apple sobre experiencia conjunta, Steve Jobs preguntó: “Un momento, ¿Tenemos un producto?”. “En Nike tenemos la paciencia de un niño de 2 años y la memoria de una persona de 80” (Charlie Denson, Presidente). “Velocidad es aprovechar el impulso inherente a un “mundo beta” en perpetuo movimiento”. “Hacer algo realidad es el mayor desafío del management” (John Harvey-Jones). 
III. La mejor publicidad no es publicidad. En lugar de interrumpir al cliente con publicidad invasiva, sírvelas y haz que sientan algo. Establece conexiones relevantes y con sentido.
“No quieras fastidiarla con anuncios, porque los anuncios no molan” (Sean Parker a Mark Zuckerberg en la peli ‘La red social’). Mark responde: “Exacto”. Recibimos 3.500 mensajes publicitarios al día (The Guardian) y el 99% no impacta en absoluto. “Demasiados mensajes, demasiados canales, demasiado caos”. “Publicidad es el precio que pago por tener un producto o servicio mediocre” (Jeff Bezos, Amazon). “La meta es crear conexiones con los clientes y ganarnos su lealtad a través del servicio que les ofrecemos”. “Las grandes marcas versan sobre el complejo arte de contar historias”. Retenemos una historia en función de nuestras experiencias (Daniel Kahneman). “En una era en la que la transparencia es la norma, tal vez lo que importa más que tu riqueza es tu reputación”. Genera admiración y sé breve, porque no son los clics (sino una verdadera conexión) lo que cuenta.
IV. Lo conveniente es enemigo de lo correcto. La Velocidad requiere racionalización. El arte requiere perseverancia y disciplina, obsesión por el detalle y no dejar de corregir.
La Velocidad nos obliga a cambiar nuestra mentalidad. “El hecho de que podamos hacer algo no significa que debamos hacerlo”. “Cuidado con la piruleta de la mediocridad; la chupas una vez y la acbas chupando toda la vida” (Brian Wilson, los Beach Boys). Si limitáramos las ideas a lo factible, los nuevos productos no existirían. Citando a Leonardo da Vinci: “La simplicidad es la suprema sofisticación”. “Un buen diseño hace comprensible el producto” (Dieter Rams, 10 principios del buen diseño). “Equilibrio, gentileza, ausencia de prisa y claridad de espíritu” (valores de los monjes bizantinos, William Dalrymple ‘Desde la montaa sagrada’). Crea una estructura para liberar y canalizar la creatividad.
V. Respeta la naturaleza humana. Lo digital es el medio, no el fin. Al otro lado de cualquier aplicación hay una persona. No te limites a darles opciones, ayúdales a elegir.
“No lo pillo” (Tom Hanks, en ‘Big’, cuando proponen como juguete un edificio que se convierte en robot). Todo será más rápido, más inteligente, más barato y mejor adapatado a sus necesidades. “La genete se siente atraída por quienes cumplen lo prometido”. Variedad, sí, pero no exceso. La interacción es más determinante que el coste en el momento de tomar decisiones. “Los objetos de deseo son armas de seducción masiva”. “Lo importante no es el contenido. Es la vibración”. Facebook, Zynga, Google, Apple y Amazon son expertas en análisis de datos, que utilizan para mejorar la experiencia del cliente. “Si deleitas a la gente, si la deslumbras con un desempeño impecable, puedes convertirte en único en tu categoría”. Como ejemplo, The Fat Duck, restaurante de Heston Blumenthal, 3 estrellas Michelín. Entre sus platos, “el sonido del mar”, que va acompañado de la banda sonora de olas rompiendo que emite un iPod escondido en la concha. “La interfaz es la marca”. Plantea las preguntas adecuadas (como un/a buen/a coach).
VI. Ni la mejor de las bromas sobrevive a un comité de seis personas. Las estructuras continuistas neutralizan las innovaciones. Es hora de modelos que promuevan decisiones basadas en la Velocidad. Es la valentía de tomar decisiones.
Cuidado con el “groupthink” (pensamiento de grupo): “Conseguir el objetivo del consenso a partir del equipo es muy diferente a tomar la decisión adecuada”. “No tenemos dinero, así que tenemos que pensar” (Billye Beane, ‘Moneyball’). “En un mundo de subjetividad, los filtros allanan el camino y despolitizan el proceso de toma de decisiones”. A veces, las cosas son tan descabelladas que hay que hacerlas. “Tu proyecto solo puede progresar a la velocidad de tu equipo”. No seas el pasajero que da órdenes al conductor. Coge el volante.
VII. Ten un propósito mayor que tú mismo. Se trata de hacer una aportación significativa y duradera, para que tu curiosidad e imaginación progresen. Apuesta siempre desde el corazón: es lo correcto.
Los autores hablan de nuestro compatriota José Andrés, “innovador gastronómico obsesivo”. Los líderes nunca dejan de soñar. La visión proporciona el compromiso con la excelencia, eliminando todo vestigio de mediocridad. Jeff Bezzos (Amazon) utiliza “el marco de minimización del arrepentimiento”. Se ve a los 80 años, repasando su vida. “Decidí que no me vendría abajo” (Jesse Owen, antes de batir el récord de salto de longitud en Berlín 1936). En el deporte, como en la vida, hay que entrenar con calidad. “Recordad siempre al atleta” (Phil Knight, fundador de Nike). “Nunca, jamás, ha habido en la historia tanto por lo que apostar”. Ajaz cita a nuestro amigo Richard Florida: la recesión de 2008 es el 3º gran “reset” del mundo moderno, tras 1870 y 1930, las dos grandes depresiones que lo cambiaron todo. “El amor es contagioso”.
Jazz y Stefan concluyen: “La fuerza más poderosa del universo no es la tecnología. Es la imaginación”. Y nos proponen más en su web, velocitylaws.com
Gran libro. Me ha inspirado muchísimo. Un diálogo poderoso del que sacar “deberes” para nuestras organizaciones. Me ha recordado, 15 años después, al ‘Funky Business’ de Ridderstrale y Nordstrom.  Gracias a los autores, al editor (el gran Roger Domingo), a la traductora María Maestro (como en ‘Escándalo’, espléndida traducción, María) y a Richard Branson, que me ha servido de prescriptor.
Tras leer ‘Velocidad’, he rememorado en Youtube el tema ‘El pistolero’, de Pistones (1983): www.youtube.com/watch?v=5t45hlLeJX0 ¡Qué sonido tan fresco para este verano!