Páginas vistas en total

viernes, 17 de julio de 2015

Amor & Shakespeare: comedia de comedias


Puente aéreo a primera hora de la mañana, para hacer Coaching Estratégico con la DG de una de las multinacionales con mayor crecimiento. Leo en la “revista de verano” de El País que hasta el domingo en el Grec 2015 se representa ‘Amor & Shakespeare’, un espectáculo insólito de 90 minutos con un reparto excepcional: Ariadna Gil, Mercè Pons, Rosa Renom, Silvia Bel, Laura Aubert, Àlex Casanovas, Jordi Boixaderas, Joel Joan y Roger Casamajor. La obra es de Guillem-Jordi Graells y la dirige Josep María Mestres.
Graells la ha definido como “comedia de comedias” y a la vez un “todo lo que usted quería saber sobre el amor vía Shakespeare”. Revisa la concepción del bardo sobre el sentimiento amoroso a través de tres de sus obras: ‘Los dos hidalgos de Verona’, ‘Mucho ruido y pocas nueces’ y ‘Trabajos de amor perdidos’.
Siempre me ha interesado el gran dramaturgo británico (mi libro ‘Shakespeare y el desarrollo del Liderazgo’ es uno de mis obras más queridas, aunque no fuera precisamente un éxito de ventas). Creo que ‘Romeo y Julieta’, valorada como pocas, no es precisamente un canto al amor sino un ejemplo de estupidez (Romeo solo se ama a sí mismo y al peligro; Julieta pasa de valiente a temeraria, mal aconsejada). Sin embargo, ‘Marco Antonio y Cleopatra’ y precisamente ‘Trabajos de amor perdidos’ (me gusta la versión cinematográfica de Kenneth Branagh, en plan musical de los años 30), ‘Mucho ruido y pocas nueces’ (también en la gran pantalla por Branagh y Emma Thomson) y ‘El sueño de una noche de verano’ llegan mucho más lejos en lo que al amor se refiere.
En el mencionado artículo, Jacinto Antón nos recuerda algunas de las más poderosas frases shakespearianas: “¿Quién que amó alguna vez no lo hizo a primera vista?”, “El amor es un humo y está hecho del vapor de las miradas”, “¿Qué es la luz si ella no la refleja?, ¿Qué es el júbilo si no es por ella?”, “Ser sabio y amar, excede el poder del hombre”, “Duda de que ardan las estrellas, de que el sol salga por el Este, duda si la verdad miente, pero no dudes de que te amo”.
Shakespeare (esa Marca que para algunos de nosotros no es otro que Sir Francis Bacon, cuyo linaje impedía que pudiera formar parte de la farándula) escribió además de 37 obras de teatro, un conjunto de sonetos, en general dedicados al amor. Como éste, el XCIV, en versión de Mújica Láinez:
Tu capricho y tu edad, según se mire, 

provocan tus defectos o tu encanto; 

y te aman por tu encanto o tus defectos, 

pues tus defectos en encanto mudas. 

Lo mismo que a la joya más humilde 

valor se da en los dedos de una reina, 

se truecan tus errores en verdades 

y por cosa legítima se tienen. 

¡Cómo engañara el lobo a los corderos, 

si en cordero pudiera transformarse! 

Y ¡a cuánto admirador extraviarías, 

si usaras plenamente tu prestigio! 

Mas no lo hagas, pues te quiero tanto 

que si es mío tu amor, mía es tu fama.

¿Quién podría igualarse al Bardo en su conocimiento del Amor, y en general de la naturaleza humana? Según Harold Bloom, uno de los mayores críticos literarios, solo nuestro Lope de Vega. Félix de Lope de Vega y Carpio (1582-1635) fue poeta, dramaturgo y novelista, más prolífico que Shakespeare. El “Fénix de los Ingenios”, al que el propio Cervantes calificó de “Monstruo de la Naturaleza”, compuso 3.000 sonetos y 1.800 obras de teatro, además de siete novelas, nueve epopeyas y tres poemas didácticos. Procedente de una humilde familia cántabra, leía latín y castellano a los 5 años y escribió comedias a los 12. Estudió en la Universidad de Alcalá (ese legado de Cisneros), fue militar y sacerdote, y padre de la dramaturga Sor Marcela de San Fénix (una de sus 15 hij@s).
Lope definió este “cóctel de emociones” probablemente como ningún otro:
Desmayarse, atreverse, estar furioso,
áspero, tierno, liberal, esquivo,
alentado, mortal, difunto, vivo,
leal, traidor, cobarde y animoso;
no hallar fuera del bien centro y reposo,
mostrarse alegre, triste, humilde, altivo,
enojado, valiente, fugitivo,
satisfecho, ofendido, receloso;
huir el rostro al claro desengaño,
beber veneno por licor süave,
olvidar el provecho, amar el daño;

creer que un cielo en un infierno cabe,
dar la vida y el alma a un desengaño;
esto es amor, quien lo probó lo sabe.