Páginas vistas en total

jueves, 9 de abril de 2015

Repensar el Talento, Elevar la Calidad Directiva. Lo que no deberíamos hacer respecto al Liderazgo


Tras una jornada deliciosa ayer en Sevilla y Cádiz, que finalizó en el Mercado del Barranco, abierto recientemente (mil gracias a nuestras compañeras María García y Paula, excelentes anfitrionas), hoy un día muy especial en Almería con motivo de la IV Semana de las Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad de Almería, en el día de su patrón, San Vicente Ferrer.
Por la mañana, solemne acto en la Facultad de Ciencias Económicas que ha sido el último del Rector Pedro Molina en la misma. He tenido el honor y el placer de dirigirme a un salón de actos prácticamente lleno de alumnos, profesores, directivos y empresarios para hablarles de ‘El Talento ya no es lo que era. Cómo triunfar en la era en la que el Talento es más escaso que el Capital’. En la mesa, el Rector, el Decano de Económicas (José Joaquín Céspedes) y el representante del Colegio de Economistas de Almería (José Luis Mellado, vicesecretario general).
Me he referido al inicio de mi exposición a que, prácticamente en paralelo, se estaba presentando en Madrid el 48º Informe de Empleo ManpowerGroup, con la meridense Engracia Hidalgo, Secretaria de Estado de Empleo, el presidente de ManpowerGroup, Raúl Grijalba, y el Dr. Oliver (UB). Estamos en la senda del crecimiento del empleo; sin embargo, tenemos casi 3 millones de DAR (Desemplead@s de Alto Riesgo), por falta de estudios y/o baja cualificación.
¿Por qué “el Talento ya no es lo que era”? Porque es más importante que nunca (en una época en la que el Talento es más escaso –y por tanto, más valioso- que el Capital) y sin embargo, como señala el maestro José Antonio Marina, el talento es un término de la psicología popular que necesita ser bien definido.
El talento es, como sabes, inteligencia triunfante (“el buen uso de la inteligencia”, en palabras de Marina) y se compone de Capacidad (aptitud + actitud), Compromiso (la energía que e ponemos al proyecto profesional y vital) y Contexto (encaje cultural).
¿Cómo pueden los DAR salir de ese alto riesgo de exclusión en términos de empleabilidad? En tres etapas:
- Disponiendo de un Mínimo de Aptitud Requerida. Sin los conocimientos adecuados (estudios, idiomas, movilidad geográfica), muchas personas se alejan del mercado laboral. Es esencial conocer cuál es la Aptitud que les reincorpora al mismo.
- Con la Actitud que las empresas necesitan. La Flexibilidad (que es una metacompetencia) se compone de las cualidades de la “Clase Creativa” (Richard Florida): Seguridad en un@ mism@, Serenidad, Iniciativa, Orientación a resultados, Servicio al Cliente y Trabajo en Equipo. Seis competencias ineludibles, que hay que desarrollar desde la consciencia, el diagnóstico (de fortalezas y oportunidades de mejora) y el esfuerzo para generar hábitos de empleabilidad.
- Con Compromiso (físico, mental, emocional y de valores). Debemos evitar, además del fracaso escolar (que reduce la Aptitud necesaria), el “despido interior” de muchas personas que buscan empleo, especialmente jóvenes y mayores de 45 años.
¿Y el encaje cultural, la reducción de la incertidumbre porque el perfil de talento de una persona encaja mejor con la cultura de una empresa? No debemos olvidar que, según el Foro Económico de Davos, España es el país 107º del mundo en “Hiring & Firing Practices” (Prácticas de Selección y Desvinculación). Debemos mejorar radicalmente en la entrada y salida de los profesionales en la organización. La selección ni se debe improvisar y no se hacer en plan amateur (en este sentido, como en muchos otros, la ignorancia es muy atrevida).
Quiero felicitar a l@s alumn@s que han recibido Premio por sus expedientes académicos (Valentín, Paco, Belén, Petra, Ana, Mª Ángeles, Rhitoua, etc) y a Lorena Galán, Jorge Luis Navarro y María del Mar Serrano, por su caso empresarial AgroColor, galardonado por el Colegio de Economistas.
El Talento se cultiva (el Talento que no se aprecia, se deprecia) y hemos de ayudar a los DAR para que no se marchite su talento.
Almuerzo en la propia Universidad (y postre/café en la Alianza del Dulce, junto a la Térmica). Mi gratitud a Carlos, Sonia, Cristina, Pepe, Carmen, Olga, Agustín por un momento tan agradable y dulce en todos los sentidos. Almería es una tierra especialmente hospitalaria y se nota en todo lo que hacéis.
Por la tarde, Coloquio con los directivos y empresarios de las principales empresas en Almería y con buena parte del nuevo equipo de gobierno de la Universidad. El tema, ‘¿Cómo elevar la Calidad Directiva?’.
Para introducir el coloquio, me he referido a la evolución de esta variable según el Foro Económico de Davos. España (país 35º en competitividad) era el 27º en Calidad Directiva en 2007-2008 y ahora (2014-2015) el 59º. ¿Por qué hemos caído más de 30 puestos en el ránking mundial? Porque, en líneas generales, la hemos descuidado durante la crisis. He comentado hasta 10 riesgos (diez “pecados capitales”) respecto al Liderazgo:
- Banalizarlo, como si no fuera importante. La Calidad Directiva es más importante que nunca: supone más del 60% de la productividad y competitividad de la organización.
- Indefinirlo. No hay un “Liderazgo para todos”. Cada empresa debe diseñar y clarificar su modelo y sus perfiles de Liderazgo (a distintos niveles de la organización) acordes con su cultura y valores.
- Mitificarlo. Respecto al Liderazgo, pensamos en Mandela, Martin Luther King, Teresa de Calcuta, Gandhi… hemos de llevar el Liderazgo al día a día, y forjarlo convenientemente, de la formación a la trans-formación.
- Individualizarlo (el “llanero solitario”). En realidad, no hay equipo sin líder ni líder sin equipo. Un equipo es un grupo humano que genera sinergias, algo tan valioso como difícil de conseguir.
- “Enfriarlo” (la lógica y la racionalidad). El Liderazgo es en más del 90% pura Inteligencia Emocional. El Clima (ambiente de trabajo) explica casi la mitad de los resultados.
- “Des-motivarlo”. La Motivación no es cuestión de “palo y zanahoria”, sino de motivadores internos: Propósito, Autonomía y Aprendizaje (Daniel Pink).
- Subestimarlo. El Liderazgo debe generar “Capital Organizativo” (en palabras de Raghuram Rajan, creador del concepto, es la diferencia entre un taller y Toyota o una pequeña clínica y la Clínica Mayo).
- Mercantilizarlo. El Liderazgo no va de mercenarios, sino de fidelizar el talento, siguiendo las pautas de John Gottman y de Bárbara Fredrickson. Es cuestión de generar buenas emociones.
- Improvisarlo. El buen Liderazgo se desarrolla sistemáticamente (con el Coaching, sin ir más lejos): “Se juega como se entrena”.
- Alienarlo. Hemos de pasar “de jefes a GeFes” (Generadores de Felicidad). Sabemos cómo construir la felicidad, que es en un 40% voluntaria (Lyubomirsky).
Tres horas de debate y coloquio, de 6 a 9 pm. Hemos hablado sobre las organizaciones matriciales, la diversidad de líderes, el sector público y privado, la voluntariedad del desarrollo, el peso de la selección y la formación, la diversidad de líderes, la excelencia, el liderazgo femenino, etc. Me ha parecido apasionante.
Y luego, cenita en El Asador de Torreluz. Mi gratitud de nuevo a Sonia Ruiz, directora de Manpower en Almería, y a todo su equipo. Da gusto con talentos así, tan responsables y comprometid@s. Y a Carlos Cano, coordinador de proyectos e iniciativas emprendedoras de la Universidad, secretario general del Colegio de Economistas, experto en Dirección Estratégica, alma mater de la semana de Económicas y líder de la Feria de Ideas, que tendrá lugar el próximo 29 de abril (http://feriadelasideas.es). Puedes ver el magnífico impacto de la Feria de Ideas UAL 2014 en Youtube (https://youtube/G6iS8tG7yGg). Carlos Cano es del tipo de Quijotes que necesitamos como puente entre la Universidad y la Empresa, líderes en el paso de los conocimientos (imprescindibles) a la empleabilidad (en la que la actitud y el compromiso marcan la diferencia). Tienes nuestro apoyo explícito.
Me llevo de esta jornada en Almería vivencias inolvidables, ilusión en el presente y mucha esperanza en el futuro. Además, la UAL me ha regalado un libro espléndido: el Tratado de Agricultura de Ibn Luyun (1282-1349), de Joaquina Eguarás, con prólogo del Rector en Funciones Pedro Molina.
En esta introducción de 52 páginas (mucho más que un prólogo al uso), el Dr. Molina, prestigioso antropólogo cultural que ha dedicado más de dos décadas a convertir la Universidad de Almería en el Centro de Excelencia que es, nos r presenta a un pensador moderno y preilustrado como Ibn Luyun, y nos recuerda que “si Gerald Brenan volviese a hacer hoy el mismo recorrido que realizó en 1920, cuando visitó la ciudad de Almería atravesando el Campo de Dalías, ya no podría repetir la deprimente visión que le produjo aquel desierto pedregoso que describió en su libro ‘Al Sur de Granada’. Ni tampoco los habitantes del Campo de Níjar podrían repetir aquella imagen de desierto, de inmenso secano que algunos conservan en la memoria como la imagen de una tierra quemada y maldita. El nuevo paisaje agrario está ahora constituido por un sorprendente vergel –recordando descripciones que en su día hicieron de Almería escritores como al-Udri (siglo XI), al-Himyari (s. XIII-XIV) o Al Umari (s. XIV)-, formado por un incontable y sucesivo número de jardines, ahora bajo plástico, cuidados con primor –de ahí el nombre de “agricultura de primor”, con el que se le denomina-. Se asemeja a un amplio e inmenso mar tranquilo y resplandeciente, como consecuencia del reflejo de los destellos cristalinos de los invernaderos iluminados por los rayos del sol, vistos desde el aire. “Mar de plástico” se le ha llamado igualmente a este nuevo paisaje, que se extiende a través de una superficie de treinta mil Has.”
El Talento se cultiva; por ello, la Agricultura es una metáfora tan adecuada. Necesitamos, también en el talento, cultivar “con primor”. Estamos, como muestra el Informe de Empleo, ante un “Mar Rojo”, abiertas las aguas, de unas personas empleables (y de desajuste de talento, de más de un 25% de vacantes muy difíciles de cubrir) y en la otra orilla, de l@s DAR (Desempleados de Alto Riesgo), por falta de aptitud, de actitud, de compromiso y/o de encaje.