Páginas vistas en total

viernes, 24 de abril de 2015

Los líderes-coaches y los pros y contras de la empatía


Salida a Lleida en AVE a las 7,30 de la mañana. En el tren he estado leyendo el discurso de aceptación de Juan Goytisolo del Premio Cervantes ayer en Alcalá de Henares ante SSMM los Reyes de España (“Volver a Cervantes y asumir la locura de su personaje como una forma superior de cordura, tal es la lección del Quijote. Al hacerlo no nos evadimos de la realidad inicua que nos rodea. Asentamos al revés los pies en ella”) y los análisis sobre los datos de empleo del primer trimestre del año (“La larga marcha hacia el empleo”, en palabras del catedrático de la UB Josep Oliver).
En la VI Edición del Sports Business Symposium (mi gratitud a Vicente, Manel y su fantástico equipo, con Raquel, Tamara, etc.), tras la interesantísima intervención de la medallista olímpica Teresa Perales (EXTRAORDINARIA “la sirenita del Ebro”, 22 medallas olímpicas, la deportista española más galardonada en los Juegos) y antes de la de mi buena amiga Helena López-Casares, a la que he encontrado plenamente en forma, he hablado del aprendizaje del deporte para la empresa a través de l@s líderes-coaches.
Partiendo de lo que “quita el sueño” a los CEOS: la expansión y crecimiento, la gestión del talento y la incertidumbre económica global, en este cambio de época he constatado que el Liderazgo es más importante que nunca para atraer, fidelizar y desarrollar el talento. Ya sabes, la Calidad Directiva supone más del 60% de la productividad y competitividad de una organización.
Me he referido después al Liderazgo como Ciencia (desde Warren Bennis en 1961, a través de “cinco oleadas”, que se han centrado en la Visión, la Situación, la Transformación, la Emoción y la Capacitación), como Arte y como Ética (“el modo más inteligente de vivir”, José Antonio Marina).
El/la líder coach:
   Domina el Conocimiento del Talento de sus colaboradores
   Detecta el Potencial (especialmente, los “descarriladores”)
   Practica el Reconocimiento
   Muestra Asertividad (identidad, modelo)
   Hace piña para Ser un Equipo (talento colectivo)
En un entorno VUCA (Volátil, Incierto, Complejo, Ambiguo) el Liderazgo está “upside down” (patas arriba), como dice Silvia Damiano. Necesitamos un Liderazgo Inspirador, Integrador, Imaginativo e Intuitivo.
Líderes- coaches. Como ejemplo de Liderazgo Inspirador, Pep Guardiola, excoach del FC Barcelona y actual entrenador del Bayern Munich. Me he referido a las siete claves del “Liderazgo Guardiola”, que estudiábamos en el libro del mismo nombre. Liderazgo integrador, para ser un equipo de verdad, con la figura de Vicente del Bosque (que hemos analizado en ‘El Mundial de La Roja’ y ‘Por qué La Roja funciona y nuestro país (todavía) no’). Liderazgo Intuitivo, como el que pone en práctica Unai Emery, exentrenador del Valencia y actual coach del Sevilla (campeón vigente de la Europa League): ‘Mentalidad Ganadora’. Y Liderazgo Imaginativo, como el de Jose Mourinho, ex del Real Madrid y actual coach del Chelsea, gran favorito para ganar la Premier 2015: ‘Código Mourinho’.
Much@s, cada vez más personas, no concebimos el desarrollo del liderazgo y del talento en general si no es a través del coaching, algo evidente en el mundo del deporte y menos visible en el de la empresa en general, y si no es considerando a los “gefes” como “generadores de felicidad”, algo muy claro en las organizaciones humanistas y no siempre perceptible en la actividad deportiva.
Mi gratitud a Vicente Javaloyes y a todos los organizadores del Symposium.
He estado leyendo en Muy Interesante de mayo el especial sobre la Empatía positiva y negativa. El primatólogo Pablo Herreros nos habla de las neuronas espejo como sede de la empatía (la capacidad de sintonizar con las emociones de los demás). “La flexibilidad es la gran ventaja evolutiva de la empatía”. Evidentemente, la empatía es cosa de mamíferos (emocional) y especialmente de delfines, ballenas y elefantes, además de humanos. “Las personas más empáticas tienen más amigos y mayor opción de progreso social”.
Luis Muiño nos habla de la necesidad de equilibrio en la empatía. El contagio emocional lleva al altruismo: “Una de las más bellas compensaciones de la vida consiste en que nadie puede tratar sinceramente de ayudar a otro sin que se ayude a sí mismo” (Ralph Waldo Emerson). Cuanto más hostil es una persona, más obstruidas están sus arterias coronarias (Redfird Williams, Universidad de Duke). La empatía correlaciona con la salud mental.
Steven Pinker (‘Los ángeles que llevamos dentro’) ha demostrado que el ser humano es hoy menos violento que nunca. Las lágrimas femeninas inhiben la producción de testosterona en el hombre (Instituto Weizmann de Tel Aviv).
Ahora bien, la empatía puede hacernos muy vulnerables. Es lo que pasa con las personas “automonitoreadas” (término acuñado por el psicólogo social Mark Snyder). No expresan sus emociones, sino que las simulan para obtener beneficio. L@s psicópatas (personas sin empatía) pueden ser muy influyentes.
El altruismo irreflexivo puede derivar en auto-sacrificio. Como dice un amigo mío, “la diferencia entre buen@ y tont@ es la frecuencia”. Adam Grant lo ha demostrado científicamente. La Empatía, como la Generosidad  con la que está tan relacionada, tienen respecto al Rendimiento una forma de U invertida. Tan malo en no llegar como pasarse, si no es correspondida.
Empatía y Crueldad son dos rasgos igualmente humanos.
La clave para que la Empatía no derive en Estupidez es, claro está, la Autoconfianza. Que la persona se sepa sujeto de derechos (Autoestima –quererse un@ mism@- y Autodignidad, para no pasar de servicial a servil). La Asertividad es ese sano equilibrio entre Empatía y Autoconfianza, para lograr beneficios mutuos.
Esta revista incluye un test de 20 preguntas para conocer tu grado de empatía. Te recomiendo que, además de cumplimentarlo tú mism@, lo haga una pequeña muestra de gente que te conoce bien, para contrastar tu deseabilidad con la percepción ajena y actuar en consecuencia.
Mi gratitud a las personas empáticas a mi alrededor, que afortunadamente son muchas.