Páginas vistas en total

domingo, 26 de abril de 2015

Los 50 mejores líderes del mundo... y entre ellos no está Obama

Domingo lluvioso e intempestivo. Mi enhorabuena a Óscar y a quienes han competido en la media maratón de Madrid, y a los supervivientes como Vicenç que han "sobrevivido a los zombis" esta noche en Fuentidueña del Tajo.
He estado leyendo el último número de Fortune sobre "los 50 mayores líderes del mundo". En portada, Tim Cook, sucesor de Steve Jobs como CEO de Apple. Adam Lashinki nos explica cómo ha transformado esta icónica compañía. En el editorial, Alan Murray explica que Obama, el "líder del mundo libre, nos está en el Top 50. Alan le votó en 2008 con la promesa de que uniera a la nación. No ha ocurrido, evidentemente. Y en política exterior, peor. Lashinki nos recuerda las lecciones del padre del Liderazgo, Warren Bennis, en su libro 'On Becoming a Leader'. La diferencia entre líderes y gestores es que los primeros dominan el contexto. Así de simple. "Enfrentado a circunstancias difíciles, el presidente Obama se ha rendido". Así de simple.
El ranking se elabora con el asesoramiento de grandes mentes, como Rosabeth Moss Kanter (Harvard), el CEO de American Express  o el exdirector del FED Paul Volcker.
En el podio de mejores líderes, junto a Cook, Mario Draghi (presidente del Banco Central Europeo) y el presidente de China Xi Jinping. Del 4 al 10, el Papa Francisco, el primer ministro de la India Narendra Modi, la cantante Taylor Swift, la presidenta de Médicos sin Fronteras Joanne Liu, el presidente del Tribunal Supremo de EEUU John Roberts, la CEO de General Motors Mary Barba y activista social de Hong Kong Joshua Wong.
Entre los Top 50, el director del FBI James Comey, la presidenta de Liberia Ellen Johnson Sirleaf y el ministro de Finanzas de Nigeria Ngozi Okonjo-Iweala, los defensores de derechos humanos Johnetta Elzie y DeRay McKesson, Beatrice Mtetwa y Kailash Satyartni; el ecologista Akira Miyawaki; el director del Banco de Inglaterra Mark Carney; los CEOs de Wellcome Trust (Jeremy Farrar), Starbucks (Howard Schultz), Microsoft (Bill y Melissa Gates), Newton (Helena Morrissey), Tesla (Elon Musk), Facebook (Mark Zuckerberg), Amazon (Jeff Bezos), Xiaomi (Lei Jun), Last Mile (Raj Banjabi), Save the Children (Carolyn Miles), Frances Hesselbein, JP Morgan Chase (Jamir Dimon), Jo.Com (Richard Liu), Whole Foods (John Mackey), Aetna (Mark Bertolini) y Uber (Travis Kalanick); los alcaldes de Detroit (Mike Duggan) y Surabaya (Tri Rismaharani); el abogado Bayan Mahmoud Al-Zahran; los deportistas Lebron James y Yao Ming, la coach Courtney Baghart (Princeton Tigers), el comisionado de la NBA, Richard Liu; el canciller de la Universidad de Texas William McCraven, el rector de la de Purdue (Mitch Daniels) y el fundador del Ashesi University College (Patrick Awuah); los doctores Anthony Fauci y Richard Pazdur, el presentador Jimmy Fallon (The Tonight Show) y el director de orquesta Daniel Barenboim.  
Ni Obama, ni Merkel, ni Putin, ni Hollande, ni Cameron. "El principal cambio que afecta a los líderes de hoy es que están perdiendo el control". Cada vez el liderazgo depende más de influir en personas a las que no pueden controlar ni con el dinero ni con el poder. Los problemas son enormes en un mundo VUCAy entonces "no puedes decirle a la gente lo que tiene que hacer. Tienes que tratar con muchas circunstancias que no puedes controlar" (Rosabeth Moss Kanter, Iniciativa por el Liderazgo Avanzado de la Universidad de Harvard). Desde GM a Médicos Sin Fronteras, sus líderes . El experto en talento Josh Bersin, "tienes que tratar a tus empleados como a un grupo de voluntarios". L@s mejores, especialmente si son Milenials, persiguen una misión que merezca la pena y un entorno laboral especial.  "Desorientados con las nuevas reglas, los líderes encuentran comodidad en lo eterno. Las personas en cualquier parte quieren líderes que les van a hablar con honestidad, que muestran coraje y ven esperanza". Ejemplos como el de los alcaldes de Detroit y Surabaya. En un contexto tan retador, el Liderazgo es más imprescindible que nunca y l@s líderes (una decena de mujeres entre l@s Top 50) tienen que ganárselo más que nunca.
He estado leyendo 'Saca lo mejor de ti mismo' de José Medina, uno de los más prestigiosos headhunters españoles. Prólogo de Rosa María García (presidenta de Siemens e impulsora del Human Age Institute). En el libro, el VIA (Valores en Acción) de Seligman y Peterson, el HIPOT (del propio Medina) para medir el Alto Potencial, las 12 competencias y las 5 S de la Inteligencia Emocional (ya sabes, Seguridad, Serenidad, Superación, Servicio y Sinergia). "LA superación permanente es una dura disciplina". La virtud (la areté griega) es la elección entre Diligencia o desidia, Disciplina o dificultad, Disfrute o dolor, Distracción o dejadez, Dominio o dispersión, Desarrollo o desinterés. "Se mide la inteligencia (talento) de un hombre (persona) por la cantidad de incertidumbre que es capaz de soportar" (Kant). "Los humanos somos espíritus hambrientos" (Charles Handy). José Medina incluye el "síndrome de Coriolano" (no escuchar, no adaptarse, no aprender y no entender), el modelo de Aníbal (ganar batallas y perder la guerra), el drama de Macbeth (desmedida ambición), el "síndrome de Nerón" (ira, visceralidad, ensañamiento con el débil), el de Salieri (envidia) y el de Hamlet (duda, tibieza, indecisión e incapacidad para tomar decisiones). Son modelos muy interesantes para ayudar al directivo cuando hacemos coaching estratégico.
De la prensa de hoy, el artículo de José Antonio Marina (mentor de filosofía del talento del Human Age Institute) sobre "aprendizaje de las organizaciones". Después de mucho estudiar el aprendizaje individual, a JAM le interesa cada vez más el aprendizaje de las organizaciones. Según el maestro Marina, el mundo de la empresa se lo ha tomado en serio (un servidor diría, con humildad, que no todas; solo las humanistas), porque necesitan crear "learning organizations" (organizaciones que aprenden). "Aprender es el modo que tiene la inteligencia de adaptarse a entornos cambiantes". Nos recuerda a Chris Argyris (Harvard) y sus "estrategias defensivas" que dificultan el aprendizaje; a Irvin Janis y su "groupthink" (me gusta traducir por "pensamiento asnal": un grupo, que no equipo, de personas con talento juntas toman decisiones estúpidas). Las disfunciones que conducen a este disparate son ocho: Ilusión de invulnerabilidad (César, recuerda que eres mortal), Creencia incuestionable de la moralidad inherente al grupo, Racionalización colectiva de las decisiones del grupo (aunque sean irracionales), Estereotipo negativo sobre los miembros de fuera del grupo, Bloqueo de la autocensura, Ilusión de unanimidad, Presión directa contra quienes mantengan opiniones discordantes, Miembros que protegen al grupo de información negativa. Marina nos pregunta si nos suena (él pone de ejemplo a los partidos políticos). Voy a volver a leer a Janis.

Mi gratitud a José Antonio, a Pepe, a Geoff, a Irvin y a Chris. En el Liderazgo y en la construcción de Equipos, como en el Talento en general, saber sin hacer no es saber.