Páginas vistas en total

domingo, 12 de abril de 2015

Échale la culpa al cerebro... y a los expertos

Domingo absolutamente primaveral en Madrid, de entrenamiento de mi hija Zoe (fútbol femenino), comida familiar y series (Cómo defender a un asesino, Asuntos de Estado). El aperitivo en El Rincón de Goya, todo un reencuentro.
En la prensa de hoy, la psiquiatra Lola Morón titulaba en El País su artículo 'Échale la culpa al cerebro'. Porque "sobrevalorar la capacidad de la neurociencia para explicar los acto s humanos supone despojar al individuo de su complejidad". Y de su libertad, me atrevo a decir.
Al parecer, en los tribunales se está prodigando la defensa de un acto delictivo basado en alteraciones cerebrales. Como dice la Dra. Morón, "La mente, la interacción entre cerebro, ambiente y psique, es imposible de controlar en condiciones de laboratorio". La neuroimagen cognitiva puede animarnos en la tentación de saber cómo funciona el cerebro, pero la responsabilidad humana siempre está ahí (no hay determinismo cerebral, como tampoco lo hay genético). El acto humano es deliciosamente más complejo.
En La Vanguardia,  Cristina Sáez alerta sobre 'Neurodopaje. Las sustancias que potencian el cerebro'. Personas sanas toman fármacos para el TDAH o la narcolepsia para rendir más, o se aplican descargas eléctricas o campos magnéticos con el mismo propósito. Desconocemos los efectos secundarios. Bárbara Sahakian, neurocientífica de la Universidad de Cambridge, advertía en un artículo la semana pasada sobre el riesgo del aumento de consumo y sobre la inexistencia de investigaciones sobre los daños colaterales. En Suiza, el 14% de los estudiantes consume metilfenidato (fármaco anti-estrés). La última moda es una diadema que proporciona pequeñas descargas eléctricas y promete mejores puntuaciones en los vídeojuegos. Josep Corbella considera que no debe admitirse el neurodopaje, como tampoco en el deporte. La clave del Talento está, o al menor eso sigo pensando, en el esfuerzo.
Para mantener en forma las capacidades cognitivas, hemos de mantener hábitos saludables, especialmente el sueño. "Dormir es el mejor neuromodulador que existe. Ocho horas de sueño te dejan el cerebro como nuevo cada noche, preparado para funcionar al máximo rendimiento", recalca Casto Rivadulla, neurocientífico de la Universidad de A Coruña. Un estudio de la Universidad de Saarland (Alemania) ha demostrado que echarse una siestecita mejora de forma significativa el aprendizaje. Tras ese descanso, el hipocampo (responsable en buena medida de la memoria) consolida los recuerdos y afianza el desarrollo.
En su espacio 'Ideas' de El Mundo, el maestro José Antonio Marina se refiere a los expertos. Luis García Montero (IU), Pablo Iglesias o Teresa Rodríguez (Podemos) dicen ampararse en ellos si llegan a gobernar. JAM cree -y un servidor con él- que es fascinante la distinción entre decisiones políticas y decisiones técnicas. En el terreno científico, nos recuerda José Antonio, solo los expertos evalúan a los expertos. Un demagogo como Tony Blair hablaba de "una política basada en las evidencias, no en la ideología", que evidentemente fracasó. En la política, como bien señala Marina, carecemos de "expertos de expertos", lo que somete a las decisiones políticas a la improvisación, la arbitrariedad... "Lo sucedido en economía es buen ejemplo". Gracias, José Antonio, por abrirnos los ojos en este tema. Tengo pendiente el libro 'El gobierno mundial de los expertos', de Josep María Colomer. "actualmente gobernado por unas pocas docenas de burós, organizaciones, agencias, fondos, bancos, tribunales y directorios autoproclamados de ámbito global. Estos organismos utilizan diferentes fórmulas institucionales y de toma de decisiones, tales como la rotación de países o los votos ponderados; confían en expertos no electos que diseñan alternativas y decisiones; construyen políticas de consenso basadas en el conocimiento; y emplean diversos mecanismos para tratar que los altos funcionarios rindan cuentas de su labor. Pero la variedad de arreglos institucionales no es un indicador de escasa capacidad de toma de decisiones o de ejecución de políticas; más bien refleja la amplia gama de actividades de las instituciones globales y la complejidad de su agenda de temas. La mayoría de las instituciones globales han ganado en eficacia durante las últimas décadas. En el mundo globalizado actual, la democracia está cambiando de escala, desde los estados hasta el nivel mundial. El reto principal es el diseño y la elección de las normas y procedimientos institucionales apropiados para un gobierno mundial eficaz y democrático.
«¿Qué queda de la democracia si los gobiernos nacionales tienen que inclinarse ante agencias globales especializadas? Colomer muestra magníficamente como nos encontramos ya ante una regulación dispersa y sin rostro que es aun más poderosa de lo que sería un “gobierno mundial” unificado. Y presenta sugerentes perspectivas sobre lo que esto significa para las instituciones democráticas del mundo» (Rein Taagepera).
«En este concienzudo y estimulante libro, Josep M. Colomer muestra que ya existen instituciones efectivas de gobernanza global. Un gobierno mundial único no es posible ni deseable. Pero tampoco es necesario. En su lugar, un conjunto de instituciones efectivas ya desarrollan las funciones esenciales de la gobernanza mundial. Además, a pesar de las inquietudes por los “déficits democráticos”, estas instituciones pueden cumplir los requisitos esenciales de una democracia efectiva: representación, competencia, consenso y rendimiento de cuentas» (Martin Wolf, Financial Times)."
 "El discurso político devalúa las palabras", señala la académica de la Lengua Inés Fernández Ordóñez, entrevistada por Juan Cruz en la contraportada de El País. Esta filóloga madrileña de 54 años a la que le perturban los anglicismos, pide retomar la trilogía kantiana: verdad, bondad y belleza. "Aquello que es bueno es bello, y también es verdad". Me he acordado de mi amigo Carlos Álvarez, con quien me gusta mantener debates al respecto.
El Festival de Cine de Málaga rinde tributo a Orson Welles, con motivo del 50º aniversario de su 'Campanadas a medianoche' y el centenario de su nacimiento. Con 25 años, Orson dirigió 'Ciudadano Kane', una obra maestra. Su pasión por Shakespeare y por el Quijote le trajo a España, donde rodó seis películas. El Festival publica 'Las cosas que hemos visto. Welles y Falstaff", de Riambau. "Falstaff era la frontera entre la vieja y la nueva Inglaterra. Welles, aunque no era un nostálgico del pasado, reivindicaba una manera de hacer las cosas que ya no era posible". El productor Emiliano Piedra trajo al genial Welles y aunque el rodaje de Campanadas fue un tormento (y la película, un fracaso comercial), ha quedado para la historia.
Entrevista a María Blasco (Alicante, 1965), doctora en Biología Molecular por la UAM, supervisada por Margarita Salas. Directora desde junio desde 2011 del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas, en sustitución de Mariano Barbacid. "El camino que ha seguido la humanidad es el de la cultura y la racionalidad, el de la democracia y la igualdad, el del bienestar social y los avances médicos y tecnológicos para intentar acabar con el dolor y las enferemdades". La Dra. Blasco es optimista inteligente, y por ello piensa que caminamos hacia un mundo más justo e igualitario.
Andoni Luis Adúriz: talento & cocina. El chef de Mugaritz plantea, más que recetas, la "gastronomía del bienestar". Andoni (San Sebastián, 1971) cree que la cocina del futuro combinará placer y salud. "No se trata de pontificar o de cambiar conceptos, sino de aportar elementos para concienciar. LA gastronomía tiene algo de política, todos los discursos son muy apasionados. ¿Qué es delicioso? LA gente defiende esto más con pasión que con razón". Bendita pasión. Aduriz asume una "cocina sin chorradas". Y explica: "En el cerebro, los circuitos del placer y del desagrado para la comida son los mismos que en las relaciones sociales. Cuando decimos que alguien nos da asco sentimos la misma sensación que cuando comemos algo podrido". Gracias, Andoni.  
Y Gabriela Canseco, la viuda de Paco de Lucía, un año después del fallecimiento del gran guitarrista. "Su muerte fue un caos absoluto, nos lo quitaron de las manos, pasó de ser mío a Patrimonio de la Humanidad". Nacida en México en 1966, estuvo casi 20 años a su lado. Sueña con montar una fundación para gestionar su legado. Dejó su labor de restauradora de arte para estar con él, en Toledo, en Palma (en El Horizonte, los últimos 8 años), en las giras. "Nunca volvía a escuchar un disco suyo. De haberlo hubiera encontrado mil detalles que podría haber mejorado y que hubieran desgarrado su sensibilidad". "Se encerraba en las profundidades de sus emociones, y se podía pasar así meses". "No se conformaba con un casi o con un bien, necesitaba llegar más allá". En 1973 le faltaba un tema para el LP 'Fuente y caudal'. Con 'Te estoy amando locamente', la melodía de Felipe Campuzano que popularizaron Las Grecas, le llegó la inspiración. Y surgió su tema más popular, 'Entre dos . Desde 2010 terminaba todos sus conciertos con el 'Vámonos' (www.youtube.com/watch?v=g9Qag25TBOI). ¡Qué grande, maestro!