Páginas vistas en total

miércoles, 11 de febrero de 2015

Olvida tu lenguaje corporal. Los 3 pilares de tu Historia de Marca


Anoche tuvimos una serie de amigos y compañeros cena de celebración por ganar uno de los proyectos del año, tanto en su cuantía, como en la empresa cliente, como en el carácter innovador de la propuesta. Una de las “disciplinas” del management es Celebrar los Éxitos. En los procesos de coaching, me encuentro con números@s directiv@s que cuando logran algo importante, no se detienen un minuto para saborearlo y van a por otro reto. Una lástima. Si no sabemos celebrar cuando toca, nuestras conquistas tendrán menos valor.
El restaurante elegido fue la Bodega de los Secretos (www.bodegadelossecretos.com), en el nº 4 de la calle de San Blas. La bodega más antigua de Madrid (la de los monjes de San Felipe Neri); cuatro siglos de un espacio mágico primorosamente restaurado y una carta deliciosa: Ensalada de ventresca con lecho de aguacate y rduccion de módena; Habitas baby con chipirones de anzuelo y cebolla confitada;  Tataki de atún con sésamo y dados de mango; Rodaballo sobre nido de setas y salsa vizcaína… Una maravilla.
Hoy, viaje matinal a Barcelona en el AVE. La música de Neil Diamond (‘Hello’, ‘September morn’, etc) me ha acompañado en el trayecto. Coaching estratégico en la ciudd condal y reuniones internas de planificación y marketing.
Ayer compré en el aeropuerto de Vigo el nuevo libro de mi amigo Javier Cebreiro, ‘Olvida tu lenguaje corporal. Una nueva forma de entender la comunicación’. Muchas gracias, Javier, por incluirme en el capítulo de agradecimientos. No merezco tanto.
Javier Cebreiro nos embarca en un viaje de descubrimiento, en tres planos: Personas, Emoción, Sentido. Su tesis (que comparto) es que “Si quieres comunicar seguridad, debes trabajar para ser una persona segura”. Javier es un apasionado de la grandeza del ser humano y sus posibilidades. Cita a Álvaro Bilbao, neuropsicólogo, coordinador del CEADAC (Centro Estatal de Atencián al Daño Cerebral) que nos propone, para cuidar el cerebro: Aprender cosas nuevas con frecuencia, tener vida social activa, ejercicio diario, alimentación saludable, meditación, emociones positivas. Cada un@ tenemos nuestra realidad, y el primer paso es el autoconocimiento. Las creencias son “un canutillo que nos impide ver toda la realidad”. El autor opina que atraemos lo que visualizamos si creemos en ello de verdad. Y sobre el Liderazgo, nos enseña: “Si no tenemos el valor de decir Te Quiero, difícilmente expresaremos nuestras emociones en una presentación”. Su modelo es el del Liderazgo transformador (Bernard M. Bass): presencia, inspiración, estímulo intelectual, consideración personalizada. Para comunicar, el ejemplo y las emociones: “Los grandes comunicadores solo prestan atención a algo: los otros”. Nos propone, provocativamente, “olvidar nuestro lenguaje corporal”, porque no es lo que diga nuestro cuerpo, sino nuestro corazón. Como recomendaciones, la película ‘En busca de la felicidad’ (Will Smith), el vídeo ‘Mentes privilegiadas’, la catedral de Justo (quiero que mi buen amigo Martín me la enseñe) y la vida y obra del gran Facundo Cabral.
Emociones. “No es que comuniquemos emociones, es que lo que comunicamos son emociones”. Las emociones son contagiosas, recordamos lo que más nos impactó, la verdadera comunicación es emocional. Para elevar la capacidad empática, la humildad y la curiosidad. “Ser alegre es ser inteligente”: Javier cita a Fernando Savater: “Quien sienta repugnancia ante el optimismo, que deje la enseñanza. Porque educar es creer en la capacidad innata de aprender del ser humano” (El valor de educar). “Lo que riegues, florecerá” (Belén Varela). Somos las emociones que comunicamos. “Te convertirás en las 5-10 personas con las que más tiempo compartes”. Pasión (“la pasión crea pasión”) y Autenticidad (“La autenticidad es la mejor de las diferencias”). Las recomendaciones de este bloque son la cinta francesa ‘Intocable’, el vídeo ‘Validation’, la vida y obra de Albert Einstein y el tándem Ara Malikian (violinista) y Fernando Egozcue (guitarrista).
Sentido. Da motivación, y ésta acción y, como consecuencia, resultados. Javier cita a Víctor Frankl (‘El hombre en busca de sentido’) y a líderes como Martin Luther King, Edison o Mandela. “Encontrar el sentido ayuda y prepara para la acción”. Vive con sentido y comunicarás con emoción. “Tu propia historia y tu propio ejemplo son, sin duda, tu mejor comunicación”. Recomendaciones: ‘La vida de Pi’, el vídeo ‘What if money was no object’ (Y si el dinero no fuera el objetivo) de Allan Watts y la vida y obra de Alfred Nobel, así como el Muro de Berlín.
Gran libro, Javier. Enhorabuena y muchas gracias. Lo cierras con la frase de Jonathan Swift, “Ojalá vivas todos los días de tu vida” y lo abres dedicándoselo a tu abuelo Belito, que te enseñó (y tú a nosotr@s) la felicidad, la humildad y el sentido. ¡Qué gran árbol para que haya salido una astilla como tú!

También he estado leyendo ‘Los 3 componentes para tu Brand Story’, de Kay Fabella. Como el Talento es poner en valor lo que sabemos, queremos y hacemos, la Marca (profesional) es la huella que dejamos en l@s demás.
La autora comienza con una cita de David Hieatt, Co-Fundador de Hiut Denim: “No estamos definidos por lo que hacemos sino por qué lo hacemos. Tenemos que entender nuestro propósito y sin ello somos una empresa creada simplemente para vender y ganar dinero. De alguna manera, los negocios necesitan un alma también, y el por qué es el alma”. Me gusta la conexión que nos presenta Kay Fabella entre el alma y el propósito (uno de los tres grandes motivadores intrínsecos, junto con la Libertad –Autonomia- y el Aprendizaje –Maestría).
La autora insiste: “No importa lo que sea tu idea, ni tu mercado, ni tu producto ni tu servicio. Una de las maneras mas eficaces para diferenciarte de tus competidores es comunicando el por qué de tu historia. Es fácil hablar de datos y cifras, que hablar del por qué de tu mensaje”. Para diferenciarnos de los demás, hemos de contar el porqué de nuestra historia.
¿Cómo escribir tu “Brand Story” (Historia de Marca)? Los tres componentes esenciales son:
1.Tu propósito.
1.1. ¿Por qué haces lo que haces? Puede ser tu dedicación al medio ambiente, tu deseo de ayudar a la gente alcanzar su potencial, o tu pasión por viajar.
1.2. ¿Qué puedes hacer sólo tú mejor que nadie?
1.3. ¿Cómo vas a asegurar que tu negocio permanezca fiel a este propósito en todo momento?

2. Tus valores.
2.1. ¿En qué crees?
2.2. ¿Qué es lo que representas? Puede ser la honestidad, la trasparencia, la integridad, el respeto o la lealtad, entre otros. Los valores nos definen y dictan nuestro comportamiento, tanto en la vida personal como la vida laboral. Hay que transmitir estos valores a tus clientes en cualquier punto de contacto que tengan con tu marca.

3. Tu visión:
3.1. ¿Qué efecto produce tu existencia?
3.2. ¿Qué aportará tu negocio en el futuro? Imagínate los resultados que deseas aportar a tus clientes y trabaja sin falta para conseguirlos.
Mi gratitud a Kay Fabella, coautora de la Guía para entender mejor el Storytelling.