Páginas vistas en total

miércoles, 25 de febrero de 2015

De la potencia al acto: Aristóteles como coach y el aprovechamiento del potencial


Espléndida jornada en Zaragoza, relacionada con el Human Age Institute. Por la mañana, presentación a centenares de jóvenes del ‘Talent at work’, para elevar su empleabilidad. Por la tarde, presentación del Human Age Institute a las empresas aragonesas, con varios de los mentores (Álex Rovira, Mario Alonso Puig, Juan Mateo, Silvia Leal, Jorge Carretero) y un debate sobre talento con l@s DRH de DKV, Pikolin y Saica. Mi profundo agradecimiento a tod@s l@s participantes.
La capital aragonesa bulle por estas fechas. Hoy también ADEA (Asociación de Directivos y Empresarios de Aragón) ha traído a Albert Rivera, líder de Ciudadanos, para hablarles de sus propuestas económicas y políticas.
Ya sabes que mi coach favorito es Aristóteles de Estagira (y en el terreno deportivo, Phil Jackson). Aristóteles (372-322 a. c.), que con su maestro Platón y el maestro de sus maestro, Sócrates, forman lo más granado del pensamiento clásico griego, se hizo cargo de un joven de 13 años, Alejandro de Macedonia, que falleció a los 32 y que a los 19 había conquistado el 90% de las tierras conocidas. Todo un logro.
Estoy haciendo la colección ‘Descubrir la Filosofía’ dirigida por Manuel Cruz (los domingos, con El País) y me he traído a la capital del Ebro ‘Aristóteles. De la potencia al acto’, de P. Ruiz Trujillo. 130 páginas que son pura ambrosía.
Aristóteles también era macedonio. Nació en Estagira, junto al Montes Athos, en el reino de Macedonia. Su padre, Telémaco, era médico en la corte de Amintas III, padre de Filipo II, y de ahí su interés por las ciencias. A los 17 años marchó a la Academia de Platón, en Atenas, y allí estuvo dos décadas (10.000 + 10.000 horas de “práctica deliberada”). Era, con mucho, el alumno más aventajado y el previsible sucesor. Sin embargo, cuando falleció Platón en el 347 a.C., había elegido a su sobrino, Espeusipo (un filósofo carente de “marca profesional”). Además, el rey Filipo iniciaba la conquista de Grecia, por lo que el sentimiento antimacedonio cundió en Atenas y Aristóteles marchó de la ciudad. Estagira estaba destruida (y sus habitantes se convirtieron en esclavos), por lo que fue a Atarneo y posteriormente a Asos, frente a la isla de Lesbos. En esos tres años escribió una interesante ‘Historia de los animales’.
En el 343 a.C. Filipo le propuso a Aristóteles convertirse en el tutor de Alejandro Magno. Fueron tres años muy intensos, hasta que el hijo de Filipo se convirtió en Emperador. Pero la relación entre coach y pupilo no acabó ahí. Durante casi 20 décadas se estuvieron “carteando” (el equivalente en la época al coaching por skype), de forma que Alejandro le recriminó que lo que le había enseñado (lo “acroamático”) lo publicara en los libros, y Aristóteles le respondiera que ese conocimiento solo era válido para la mente preparada, para “quien supiera escuchar”.
¿En qué le pudo entrenar Aristóteles a Alejandro Magno? Tanto en el método (eminentemente práctico, a diferencia de la teoría de las ideas platónica) y en el contenido. Según Diógenes Laercio (‘Vidas de los filósofos ilustres’), el de Estagira escribió 445.270 líneas, recogidas en muchos tratados. Nos ha llegado, principalmente gracias a los árabes, apenas una quinta parte (el paretiano 20%), en dos grandes bloques: los “esotéricos” (para iniciados) y los “exotéricos”, para divulgación. Un “Corpus Aristotélicus” en cinco grandes partes:
- Lógica. Clasifica las ciencias en teóricas, prácticas (praxis) y productivas. “El ser se dice de muchas maneras”. En su método científico, lógica y lenguaje guardan una relación. Se trata de atender a las causas (nada es casual) y utilizar la lógica como un instrumento. Enunciados y silogismos.
- Física o Filosofía Natural. Parte del concepto de “substancia” (los seres que componen el mundo), que es “hilemórfica” (de hylé, materia; y morphé, forma). Dos en uno. La esencia es la naturaleza especifica de una cosa, y por tanto hay atributos esenciales y cualidades accidentales. Y hay cuatro tipos de movimiento: generación y corrupción (por la substancia), alteración (por la cualidad), aumento/disminución (por la cantidad) y traslación (cambio de lugar).
- Filosofía primera o Metafísica. “Todos los hombres por naturaleza desean saber” (así inicia su ‘Metafísica’). Las cuatro causas del cambio son causa formal, causa material, causa eficiente y causa final.  Las dos primeras (forma y materia) constituyen la estructura de la substancia. Hay un primer motor, primer principio del movimiento. La finalidad es la causa suprema que mueve las cosas del mundo.
- Ética y Política. El ser humano es un “zoos politikon”, un animal social. Para Aristóteles, la Política es la ciencia práctica suprema, el bien de la polis. La Ética se ocupa de la persona como individuo. No cabe una sin la otra. Todo tiene un fin (teleología), y el del ser humano es la Felicidad (eudaimonia), que no son los bienes externos (honores, riqueza), ni los del cuerpo (placeres), sino “una vida buena” (el bien-estar). La noción central de la Ética aristotélica es la Virtud (areté), que es alcanzar el fin que te es propio. La virtud debe estar vinculada a una actividad del alma, y se sitúa en el término medio (por ejemplo, la Valentía, Coraje o Audacia está entre la Cobardía y la Temeridad). La más importante de las virtudes es la justicia (libro V de la ‘Ética a Nicómaco’); la prudencia (phronesis) es la virtud de la razón práctica; la sabiduría (comprensión de los principios) es la virtud más elevada, de la razón teorética. Para Aristóteles, hacer el bien y ser feliz es la misma cosa.
- Estética. Incluye la ‘Retórica’ (el arte de convencer con la palabra) y la ‘Poética’: el arte como imitación de la naturaleza.
Cuando murió Filipo y Alejandro se convirtió en Rey, Aristóteles se retiró a Estagira, ya reconstruida (al parecer, fue una petición del coach a su pupilo a cambio de sus servicios). Fallecida su primera esposa, Herpilis, se unió a Pitias, con quien tuvo un hijo, Nicómaco. Y regresó a Atenas para fundar el Liceo o Perípato (le gustaba enseñar mientras caminaba). El Liceo era un gimnasio (de “gymnós”, desnudez, porque el ejercicio físico se hacía desnudo) junto a un bosque con un templo dedicado a Apolo Licio. Cuando Aristóteles estaba muy mayor (para la época, con 60 años), había dos candidatos a sucederle, Teofrasto de Lesbos y Eudemo de Rodas. Pidió que le sirvieran vino de Rodas y de Lesbos. Alabó ambos y declaró preferir el de Lesbos (porque era más dulce). En el 323 a.C. fallecieron Alejandro Magno y Demóstenes (gran agitador de los atenienses contra los macedonios). Acusado de no respetar los ritos de la polis, marchó de Atenas por segunda vez (“No permitiré que esta ciudad peque dos veces contra la filosofía”, dijo, en alusión a Sócrates). Se fue a Calcis, en la isla de Eubea, de donde era su madre, y allí falleció a los pocos meses. El Liceo, una institución abierta, tuvo la mejor biblioteca de la época (gracias a la generosidad de Alejandro Magno) y fue modelo de Alejandría y Pérgamo.
Mi gratitud a P. Ruiz Trujillo, que ha sabido condensar maravillosamente el contenido aristotélico. El potencial no es Talento. El Talento es acto, es “el buen uso de la inteligencia” (José Antonio Marina). Te deseo que encuentres un/a coach que te sirva de espejo y ayude a potenciar tu talento, como hizo Aristóteles con Alejandro.      

2 comentarios:

Fernando Rodriguez dijo...

Totalmente de acuerdo. Acabo de terminar el libro y mi mente de abierto de par en par. Gran obra la de P. Ruiz Trujillo

cipriano bracca dijo...

Excelente secuencia histórica, felicitaciones por esa narrativa que describe muy bien la filosofía de Aristóteles.