Páginas vistas en total

martes, 10 de febrero de 2015

Componentes del Coaching Estratégico: Optimismo, Liderazgo, Hábitos saludables


Jornada entre Galicia y Madrid. Vuelo de las 7,25 de Iberia Express (la aerolínea low cost más puntual del mundo) a Santiago de Compostela. Sesión de coaching estratégico de tres horas con uno de los principales empresarios de nuestro país y vuelta, vía Vigo, a las 16,30 h para llegar a la oficina y mantener una reunión interna de alto nivel sobre Estrategia y Marca.
En el proceso de coaching estratégico, hemos estado trabajando, a partir de los objetivos de la sesión anterior, tres componentes esenciales del Desarrollo del Talento: el Optimismo, el Liderazgo y los Hábitos saludables.
Ya sabes que el Optimismo (entendido, siguiendo a Seligman, como nuestro estilo interpretativo de la realidad: de lo que sale bien y mal, de nuestra esperanza, de nuestra autoestima) es el gran predictor del Talento Comercial. Las personas “optimistas inteligentes” vivimos de media 12 años más que las pesimistas. El Optimismo se puede –y se debe- desarrollar, en un mundo (y especialmente en nuestra cultura) en el que lo habitual es lamentarse. Hemos utilizado el Test del Optimismo de Seligman (un servidor es más partidario de que el pupilo vaya respondiendo), hemos comentado los resultados y los hemos incluido en el Plan de Acción.
Después hemos profundizado en el Liderazgo, a través de los seis bloques y 22 competencias del LEA, adecuadamente definidos, y extraído en opinión propia las fortalezas y oportunidades de mejora. Creo que se trata de una de las herramientas más poderosas para conocer tu verdadero Liderazgo y actuar en consecuencia.
Y finalmente hemos repasado los hábitos tóxicos y, en contraposición, los hábitos saludables de los que hablé hace unos días en este blog. Cada día nos asaltan unos 60.000 pensamientos (positivos, negativos) y hemos de elegir los que más nos convengan.
El Coaching, cuando se hace con rigor, es un proceso insustituible para la mejora. No me cabe la menor duda. No entiendo que much@s directiv@s y empresari@s prefieran improvisar en lugar de reflexionar (el gran periodista Luis Ángel de La Viuda escribía anteayer, a propósito del programa ‘La Clave’, que hoy el insulto ha ganado a la reflexión), prefieran lo malo conocido que lo bueno por experimentar, prefieran estar solos que bien acompañados, prefieran la rutina a la transformación. 
Y no digamos los políticos. El pasado domingo, José Juan Toharia Cortés, presidente de Metroscopia, catedrático de Sociología y al que considero mi maestro en este ámbito, publicaba un fascinante artículo, ‘El coste político de la crisis económica… y de la corrupción)’.
“Si las elecciones generales tuvieran lugar ahora, los españoles aplicarían un claro correctivo a PP y PSOE; no les expulsarían de la arena política, pero sí reducirían severamente su rango dentro de ella”. Los dos grandes partidos nacionales son culpables por igual –a juicio de los votantes- de la crisis “y el enfado no amaina”. Un 83% de los españoles piensa que la economía va mal y un 67% no cree que mejore en los próximos meses. Para más de dos tercios (68%) el paro seguirá así. Para el 74%, que España saldrá de la crisis con mayor pobreza y desigualdad. Con este panorama, Ciudadanos + Podemos empatan al bipartidismo (39%).
“Pero las elecciones no son mañana”, señala el maestro Toharia. A Podemos le está pasando factura su dureza verbal, Ciudadanos puede elevarse como aspirante (Albert Rivera es bien evaluado por sus compatriotas), UPyD e IU son una incógnita… “El escenario político se mueve mucho y se presenta muy abierto. La ciudadanía parece dispuesta a cambiar radicalmente el anterior reparto de cartas entre los distintos actores políticos. De cómo, estos meses, actúen unos y otros dependerá que al final consigan contar con más o menos ases para el tiempo nuevo que parece avecinarse”.
Me aventuro a pensar que el coaching (político) tendrá mucho que ver con el resultado final. Y no me refiero a los asesores/amiguetes a nómina en cada formación, sino a l@s coaches de alto nivel, l@s Adriana, Fran, Montse, Rubén de este mundo. Ganarán el reconocimiento de los votantes quienes mejor demuestren aprender en este mundo VUCA. Por ello, el acompañamiento de coaches de nivel resulta determinante.
Mi gratitud y admiración hacia ell@s, y hacia empresarios como mi pupilo, con el que hemos disfrutado esta mañana.