Páginas vistas en total

sábado, 31 de mayo de 2014

8 lecciones del deporte para el éxito de las pymes


Ayer tarde fuimos a Sevilla mi hija Zoe y yo a asistir al último partido de La Roja antes de marchar a las Américas y competir en el Mundial de Brasil. AVE de las 15 horas, llegada al Hotel de la selección, el Gran Meliá Colón (donde estuvimos con Jorge Carretero, portavoz de la RFEF y co-autor del libro ‘Atrévete a motivarte’, del que mañana firmaremos ejemplares en la Feria del Libro de Madrid, el presidente Angel María Villar, el secretario general Jorge Pérez y el seleccionador, Vicente del Bosque). Salida junto a los patrocinadores de la selección hacia el estadio. Vimos el partido España-Bolivia en vivo y en directo y nos marchamos en un AVE a la una y media de la madrugada, que llegó a Atocha antes de las cuatro. Mi agradecimiento a Jorge, a los patrocinadores y a todo el equipo de La Roja. Mucha suerte en Brasil (ya sabes que la suerte es cuestión de talento, y no al revés).
Esta mañana he tenido el honor de participar en Barcelona en el IV Congreso de Coaching y Liderazgo, con la ponencia inaugural sobre Lecciones del Deporte para las pymes, en la que he podido reflexionar sobre la andadura en esta última década, en la que hemos investigado (principalmente, con la Dra. Leonor Gallardo, principal referencia en la gestión deportiva en nuestro país) sobre los valores del deporte aplicados a la empresa. Entendemos empresa, como hizo McKinsey hace 30 años, como una organización con estrategia, estructura y sistemas de información (las 3S “hard” en inglés) y cultura, competencias, clima y liderazgo (las 4S “soft” o intangibles). Si la llamada empresa, pequeña, mediana o grande, no cuenta con estas variables, no es realmente una empresa sino un negociete de dudosa sostenibilidad.
Las ocho claves que nos ha enseñado el deporte de alta competición para aplicar a nuestras pymes son:
-       Las 5+1 E: Estrategia (no basta con ganar, hemos de perseguir un sueño), Equipo, Emociones (canalizarlas, no eliminarlas), Equilibrio (Flexeverancia), Empeño (Portencial) + Ética.
-       Ser una empresa admirada
-       La labor del entrenador (la Calidad Directiva  es el 60% de la productividad)
-       El talento como puesta en valor (Capacidad por Compromiso en el Contexto adecuado)
-       El valor del Equipo (Sinergia)
-       El espíritu de los Mosqueteros (7 principios)
-       La Mentalidad ganadora (primero ganar en la mente pare kuego ganar en el campo).
-       La necesidad de motivarnos (Atrévete a Motivarte).
Mi gratitud a Herminia Gomá, Ángel, Irene Loureiro y todo el equipo organizador del IV Congreso.
    
Llegada a Madrid a las 14,15 horas. He tenido el placer de comer con mis buenos amigos Mar y Enrique en Hevia, en la calle Serrano. Fernando e Ismael Hevia son la tercera generación de empresarios restauradores en un local con más de 50 años. Una delicia para los sentidos y un servicio exquisito, inmejorable

viernes, 30 de mayo de 2014

Causalidad y correlación: Por qué Inglaterra o Brasil ganarán el Mundial... o tal vez no


He estado leyendo ‘El ruido y la señal’, de Nate Silver. Un libro importante que merece una entrada en este blog, porque Nate es una de las personas más sensatas a la hora de realizar predicciones, y por tanto uno de los que más acierta.
En ese libro, nos habla de la diferencia entre la correlación y la causalidad. Que dos variables correlaciones no significa que una sea causa de la otra (puede ser coincidencia, o ambas ser efectos de una causa común). Por ejemplo, si analizamos en distintos pueblos el nacimiento de niños y la llegada de cigüeñas, puede darse el caso de que ambos datos correlacionen de forma significativa. ¿Por el hecho de que las cigüeñas traigan los bebés (de París)? Está claro que no. Porque una mayor tasa de natalidad y la migración de estas zancudas pueden ser la consecuencia de buenas cosechas. Siempre hemos de utilizar el sentido común, como nos enseñaba el Catedrático de Estadística de la Universidad Autónoma de Madrid, Antonio Pulido Sanromán.
Si confundimos correlación y causalidad, ya sabemos qué selección ganará el Mundial de Brasil 2014. Fijémonos en el año 1966, hace 48 años. Austria ganó Eurovisión (este año, también). El Real Madrid conquistó la Champions (como este año). El Atlético de Madrid se hizo con la Liga (los colchoneros hicieron lo propio hace un par de semanas). El Betis descendió y el Dépor ascendió (el equipo hispalense, desgraciadamente, ha sufrido la misma suerte y es muy probablemente el de La Coruña, a falta de dos jornadas, juegue en Primera la próxima temporada). Y el Mundial 1966 lo ganó… Inglaterra.
¿Significa que la pérfida Albión vaya a conquistar el campeonato? Es muy poco probable, porque Inglaterra fue la anfitriona hace 12 torneos y se han dado muy pocos casos de que una selección gane en otro continente. La correlación juega a favor de los británicos; la causalidad, de momento no.
Por si acaso, Stephen Hawking, uno de los científicos más reconocidos, ha salido al rescate de su país. Como buen futbolero, ha dejado de lado momentáneamente sus investigaciones sobre los agujeros negros y el origen de la vida para ayudar, futbolísticamente hablando, a los suyos.
La fórmula de Hawking para que se cumpla la profecía es que Inglaterra juegue al 4-3-3, vista de rojo y dirija el partido un árbitro europeo. Además, el calor, la altitud y la distancia juegan en contra de los anglos. Hawking se considera más cualificado para acertar que el pulpo Paul, pero no estoy tan seguro.
Con todos los respetos para este gran físico, ganar o no el Mundial es cuestión de talento, de entrenador (que es el responsable de que el talento individual se combine en talento colectivo, generando sinergias con un equipo de verdad) y de la suerte, que es preparación y oportunidad.
Goldman Sachs también ha hecho de las suyas y pronostica un Brasil vencedor, en una final contra Argentina. En semifinales, los albicelestes contra La Roja, 1-1, y pasan Messi y sus compañeros por penaltis.
A falta de que Del Bosque ofrezca la lista de los 23, el valor de la selección española es mayor que el de la inglesa (por mucho que la Premier League sea un escaparate fabuloso) y la canarinha, D. Vicente es uno de los mejores coaches del mundo y si vemos los finalistas de Champions y Europa League, todos fueron ibéricos (tres españoles, uno portugués). El Chelsea de Mourinho se quedó en semifinales, batido por el Atleti de Simeone.               

jueves, 29 de mayo de 2014

Ingenio y Pasión, claves para la Innovación


Dos sorpresas muy agradables en el día de hoy. A primera hora, sesión inicial de coaching estratégico con el Director General de una empresa líder en su sector, global y muy competitivo. Un profesional con enorme potencial, que estoy seguro avanzará en el desarrollo de su liderazgo de una forma considerable, como líder-coach, en la fijación de sus prioridades y en la humilde visibilidad.
Después, junto con José Manuel Más (DG de Experis), hemos estado con la Dra. Silvia Leal, directora académica de los programas de Innovación y Nuevas Tecnologías del IE Business School, asesora de la Comisión Europea (Agenda Digital, e-Skills), consejera de CIONET y terapeuta psico-corporal. Su aproximación al comportamiento innovador desde la energía (es experta en chakras) resulta fascinante.
Silvia Leal es autora, junto con Jorge Urrea, del libro ‘Ingenio y Pasión’, con prólogo de Leopoldo Boado (Country Manager de Oracle).
Silvia y Jorge dividen el texto en doce capítulos. El primero, dedicado al “radar geo-innovador”: el Top 10 de países innovadores está formado por Suiza, seis economías de la UE (Suecia, UK, Holanda, Finlandia, Dinamarca e Islandia), Estados Unidos, Hong-Kong y Singapur. En Iberoamérica destacan Costa Rica (39ª) y Chile (46ª). Brasil, uno de los BRICS, está en la 64ª. China, que está invirtiendo en I+D, se sitúa en el 35º. Tel Aviv se ha convertido en el mejor sistema emprendedor del mundo tras el Sillicon Valley. Respecto al Inno-liderazgo, según datos del EU R&D Scoreboard, Estados Unidos tiene cinco empresas entre las diez primeras del mundo (Microsoft, Intel, Pfizer, GM y Merck US), Suiza dos (Novartis y Roche), y con una Japón (Toyota), Alemania (Volkswagen) y Corea (Samsung).
Los autores nos presentan el método Innova 3DX. Es un modelo de gestión en tres dimensiones: el ecosistema creativo, el potencial innovador y la pasión por la innovación, que te permite obtener una radiografía (rayos X) tuya y de tu organización.
En el ecosistema creativo nos encontramos tres factores: la cultura corporativa (la Cultura de Innovación depende de 4 Ms: Movimiento, Meta, Marco temporal, Motivación y para que sea realmente disruptiva debe ser tanto innovadora como tecnológica), el clima laboral (4E: Espacio físico, Emocional, Ético, Espiritual) y el estilo de Liderazgo y gestión (Recursos –sobre todo, gestión del tiempo-, Comunicación, Autonomía, Reconocimiento y recompensas).
Respecto al potencial innovador, los tres factores son la creatividad, el perfil tecnológico y el perfil psicológico (autoestima, optimismo, locus de control y orientación al aprendizaje).
Y la Pasión por la innovación depende de la motivación y el miedo al fracaso.
Se trata de un modelo muy completo, en el que intervienen variables intangibles muy poderosas. En el libro se nos invita al “insight management” (la introspección) y al autodiagnóstico, la radiografía, a partir de diversos tests. Todo ello, como nos recomiendan Silvia y Jorge, con humildad, libertad y alegría.
Gracias, Silvia, por la reunión de hoy. El día 4 de junio tendrá lugar el evento sobre eLeadership organizado por la profesora Leal en el IE, al que esperamos asistir.              

miércoles, 28 de mayo de 2014

Talento y Belleza: 11 motivos por los que ser superatractiva puede resultar problemático


Jornada en Madrid. Estaba previsto que hoy estuviera en el IESE,  en Barcelona, en el acto de AEDIPE Catalunya y ManpowerGroup sobre “Gestión del Talento: ¿nace o se hace?”, con Raúl Grijalba (que ha hablado de Talentismo, VUCA World y Human Age),
Ya sabes que me encanta leer la web de Psychology Today. Esta tarde he encontrado un artículo del Dr. Billi Gordon (Facultad de Medicina de UCLA): ‘11 reasons being super hot is problematic’ (11 razones por las que ser superatractiva es problemático), fruto de entrevistas con supermodelos, a las que les ha preguntado por el lado oscuro de su condición.
Los 11 motivos por lo que resultar atractiva puede ser problemático son los siguientes:
1. “Mi look intimida a los chicos normales”. Pueden tender a pensar que solo salen con los super-ricos, con los chicos muy atractivos.
2. “Mi físico intimida a otras mujeres que no quieren tenerme cerca”.
3. “La gente tiende a pensar que porque soy atractiva, soy superficial”.
4. “Las personas suelen tener el prejuicio de que soy una chica vacía, tontorrona”.
5. “La gente no suele sentir empatía por mí”. Tiende a creer que, debido a mi belleza, no sufro por nada en la vida.
6. “No puedo usar ropa normal, porque todo me queda sexy”. No puedo pasear con unos pantalones cortos y un top, por cómo me quedan.
7. “Hay gente que me trata como a un trofeo, a un premio”. Algunos chicos me ven como algo a conquistar, como tener una corbata cara o un coche molón.
8. “La sociedad aprecia mi look, y luego me condena por explotarlo”. Sí, las personas hacen cosas por las chicas guapas que no harían si fueran menos atractivas, pero no dejan de pensar así de ellas.
9. “Los hombres se excitan tanto al verme, que luego no rinden como debieran en la intimidad”.
10. “Hay un componente sexista que piensa que soy una chica fácil porque soy muy atractiva”. Puede hacer la vida miserable.
11. “Los chalados se fijan en mí”. Me siguen, me dicen cosas, me obligan a estar a la defensiva.
Es posible que, como dice el refrán, “la suerte de la fea, la guapa la desea”. Ser muy atractiva (una condición de la naturaleza y de saber explotar la belleza física) tiene sus activos (“la belleza es una obligación espiritual, escribía el Dr. Gordon en un artículo anterior), pero también sus riesgos. Así es el equilibrio de la naturaleza.
Mi gratitud a Manu, Óscar, Santiago, Jaime, Juanjo, Mariola, Araceli y el resto de compañer@s con l@s que he estado hoy.          

martes, 27 de mayo de 2014

La ventaja del Liderazgo Colaborativo


AVE Madrid-Sevilla a las 7 de la mañana. Reunión en la capital hispalense con nuestr@s compañer@s de Andalucía, Extremadura, Canarias y Galicia. Regreso en el AVE que ha llegado a Madrid a las 19,15 horas. Ha sido enormemente instructiva la reunión y le agradezco a Manu, Fernando, Óscar, Enrique y tod@s las integrantes de Manpower que han asistido hoy su buen ánimo y generosidad.
He estado leyendo el ‘Harvard Business Review OnPoint’ de primavera, con los mejores artículos sobre “La Colaboración que funciona”.
El gran Richard Hackman, para un servidor el mayor experto mundial en trabajo en equipo, nos hablaba en 2011 de las seis grandes equivocaciones respecto al trabajo en equipo: Que la armonía ayuda (en realidad, lo que ayuda es la catarsis), que lo sano es la mezcla (cuanto más tiempo lleva un equipo junto, mejor funciona), que cuanto más grande mejor (el exceso de tamaño es fuente común de ineficiencias), que la interacción cara a cara está anticuada (los equipos virtuales son una desventaja), que todo depende del líder (lo que debe hacer el/la líder es crear las condiciones adecuadas) y que el trabajo en equipo es mágico (no se improvisa; es cuestión de cuidadosa preparación). El Dr. Hackman, con quien tuve el honor de trabajar en Boston en los 90, falleció el año pasado. Su libro ‘Inteligencia Colectiva’ (2011) es su gran legado.
Herminia Ibarra (INSEAD) y Morten Hansen (Universidad de California, Berkeley) te preguntan: ‘¿Eres un líder colaborativo?’. Frente al “ordeno y mando” y al consenso generalizado, el Liderazgo colaborativo crea conexiones globales, involucra al talento diverso, modela las expectativas desde la Alta Dirección y muestra firmeza decidiendo con rapidez y agilidad.
Para la colaboración, debemos aceptar y gestionar el conflicto. Es lo que nos recomiendan Jeff Weiss y Jonathan Hughes (ambos, de Vantage Partners). Con métodos avanzados y compartidos, los conflictos se resuelven como antesala de la colaboración (en coaching de equipo hemos comprobado la importancia de la catarsis).
¿Cómo se genera una Cultura de Confianza y Colaboración? Desde un propósito compartido, una ética de la colaboración (generosa), un proceso sistemático para coordinar los esfuerzos y una infraestructura que valora y recompensa la colaboración. Frente al modelo industrial convencional (taylorismo) y el de “agentes libres”, el de comunidades de talento, según lo explican Paul Adler (USC), Charles Heckscher (Rutgers) y el consultor Laurence Prusak.
Gary Pisano (Harvard) y Roberto Verganti (Politécnico de Milán) nos hablan de cuatro modelos de colaboración, en función de que la participación sea cerrada o abierta y la gobernanza jerárquica o plana: Centro de Innovación (AJ), Círculo elitista (CJ), Comunidad innovadora (AP) y Consorcio (CP).
Como caso práctico de enorme éxito en la colaboración, Ed Catmull escribe sobre Pixar. Delegación efectiva (empowerment), cultura de colegas, comunicación abierta, entorno de aprendizaje, lecciones de los post-mortems (como forenses de los proyectos). 9 bombazos en taquilla desde 1995 a 2008, cuando se publicó originariamente el artículo.
Espacios que fomentan la colaboración, por Anne-Laure Fayard (NYU) y John Weeks (IMD). Las 3Ps son Proximidad, Privacidad y Permiso, tanto en los espacios físicos como en los virtuales.
Lynda Gratton (LBS) y Tamara Erickson nos enseñan ‘Ocho formas para crear equipos colaborativos’: invertir en prácticas relacionales, modelizar comportamientos colectivos (reglas de compromiso), crear una “cultura de regalo”, asegurar las habilidades requeridas, apoyar un fuerte sentido de comunidad, asignar a líderes orientados simultáneamente a la tarea y a las personas, crear legado y entender la claridad del rol y la ambigüedad de las tareas.
Y finalmente Amy Edmonton (Harvard), autora de ‘Teaming: Cómo aprenden, innovan y compiten las organizaciones en la Economía del Conocimiento’ (2012) nos enseña las artes de este arte de hacer equipo: Comunicar con honestidad y sinceridad, de forma directa; Experimentar, desde un enfoque iterativo; Reflexionar (observar, preguntar y debatir); Escuchar con atención; Integrar.
Un especial muy útil para mejorar nuestros equipos, en sintonía con el Neuroliderazgo i4 de Silvia Damiano, que he tratado en ocasiones en este blog. Mi gratitud a los editores de HBR: Amy, Eric, Katherine, Tim, James, Sarah, Justin y al líder de tod@s ell@s, Adi Ignatius.