Páginas vistas en total

miércoles, 30 de abril de 2014

Del "No" al "¿Por qué No?"


Primera jornada en Madrid del Ciclo “VUCA World”, organizado por AEDIPE con ManpowerGroup, dedicada al Desarrollo del Talento. He tenido el honor, hoy en Madrid como ayer en Barcelona, de hacer una breve introducción de nuestro triángulo conceptual: Talentismo – Human Age – Vuca World y presentar las ponencias de Santiago Puebla (DG de Talent Management de ManpowerGroup) y Pablo Pastor (IBM), además de moderar el debate con ellos. Una combinación de experiencia del cliente (en este caso, “Big Blue”) y de modelo poderoso de aprendizaje, que resulta muy útil a la audiencia. Gracias a Santiago y Pablo, a Mª Jesús y su equipo, a Montse y el suyo.
Ayer estuve leyendo en el AVE de vuelta desde Barcelona el nuevo libro de Nekane Rodríguez de Galarza, “¿Por qué no? Conviértete en la mejr versión de ti mismo”, que AEDIPE Catalunya ha enviado a sus asociad@s por Sant Jordi.
Nekane es una directiva de gran éxito (DG de Lee Hecht Harrison en España y responsable de marketing para EMEA), un talento docente y ponente y una escritora de prestigio (“Coaching y Diversidad” y “Traza tu rumbo” son sus obras anteriores). En este libro, nos propone una aventura de diez pasos en 120 páginas que merece mucho la pena.
1. Empecemos por el principio. En este mundo acelerado, la autora nos propone cinco reglas esenciales: diferenciar entre lo imposible y lo improbable, abandonar la mediocridad, aceptar la plena responsabilidad, ser parte y acción en todo lo que te ocurre, elegir entre ser víctima o protagonista.
2. Lidérate. Con la introducción del precioso cuento del sabio y la estrella de mar, el liderazgo a través de la voluntad, el ejemplo, la humildad y el coraje. “Sal del “no” y pásate al “¿por qué no?”, nos propone Nekane.
3. Decide hacia dónde quieres ir. NRG cita a Matti Henni y su “¿Te atreves a soñar?” (método TAAS).
4. ¿En qué te quieres convertir? Para tomar las riendas de tu vida: Valores, Actitud, Creencias, Juicios y Pensamientos/hábitos. “Salta las barreras y empieza desde hoy a buscar la mejor versión de ti mismo”.
5. Potencia tu talento. La autora nos recuerda la parábola bíblica (Mateo 25, 14-30). Define (citándome, lo que le agradezco) el talento como poner en valor lo que uno sabe, quiere y puede hacer. Y pone como caso el de Leonardo da Vinci.
6. Construye un tándem. El capítulo se inicia con un bello cuento de Jorge Bucay. “El tándem perfecto lo formarás con aquel que te ayuda a mirar en tu interior y te incita a salir de ti mismo para alcanzar tus objetivos”. Como ejemplos, Eduardo Chillida y su esposa Pilar Belzunce, Ibarrola y su mujer, Aung San Suu Kyi y su marido Michael (la propia Nekane le dedica el libro a sus hijos, Ander y Ainara, a su amiga Maruja Moragas, “siempre presente” y a Pablo Amat, por ser presente y futuro).
7. Amplía miras. Comienza con una historia de gemelos en el seno materno, que se preguntan si hay vida después del nacimiento (muy original). Cita a Malcolm Gladwell y su “David y Goliat” y pone como caso la dislexia, un don que han tenido grandes personas (la autora lista hasta 70 ejemplos).
8. Si la vida te pone una zancadilla, ¡levántate! ¿Cómo reaccionamos ante los avatares de la vida? ¿Cómo Calimero, como un avestruz, como un tristón, un llanero solitario o como un burro (un animal leal, incansable, humilde, laborioso, perseverante)? El duelo hay que vivirlo cuando toca, con todas sus etapas.  Y como caso de éxito, nuestro querido Alberto Espinosa. “Si solo tienes una vida, ¿a qué esperas para vivirla?”.
9. Invierte, aprende y desaprende. La base debe ser el optimismo (Nekane cita a nuestro amigo Rubén Turienzo y su “Smile”), entender que las reglas del juego son distintas, nuestro potencial, descubrir que somos el mejor negocio que tenemos entre las manos, desaprender. “Es crear nuevos caminos donde no sabíamos que había uno”.
10. Sé feliz. Nekane cita a Margarita Álvarez, gran experta en felicidad. Es una decisión personal, no está predeterminada, alarga la vida (es el mejor antídoto contra la enfermedad)… y se contagia. No la da ni el dinero, ni pasar largas horas frente al televisor (más de cuatro diarias por españolito). Tal Ben Shahar (en su momento, profesor en Harvard del curso de más éxito) nos propone para estar felices el ejercicio, la gratitud, los retos, un buen desayuno, la asertividad, vivir experiencias excitantes, tener buenos recuerdos, ser amables, escuchar música agradable, cuidar la postura corporal, usar zapato cómodo, alimentarnos bien y sentirnos atractiv@s (el 41% de la gente manifiesta que se siente feliz cuando piensa que se ve bien).
Sintético, práctico, valioso. Nekane Rodríguez de Galarza escribe como habla: directa a la cabeza y al corazón. Estoy seguro de que l@s asociad@s de AEDIPE Catalunya se habrán sentido muy bien con la lectura de esta obra. Gracias, Nekane, por haberla compartido con nosotr@s.
Y mi enhorabuena al Real Madrid y al Atlético de Madrid, que van a vivir la final de la Champions League el próximo día 24. Fueron a Múnich y a Londres sin complejos, y demostraron ser mejores. ¿Por qué no?    

martes, 29 de abril de 2014

El triángulo conceptual: Talentismo, Human Age y VUCA World


Esta mañana se ha iniciado en Barcelona el Ciclo VUCA World de AEDIPE Catalunya con ManpowerGroup.
Durante dos horas, de 9,30 a 11,30 h, hemos podido escuchar a Santiago Puebla, DG de Talent Management de ManpowerGroup (FuturSkill y Right Management) y la experiencia práctica sobre cómo afrontar el VUCA World de Pedro Arellano, Subdirector General de Organización y Recursos Internos del Port de Barcelona, el puerto más importante de nuestro país y el cuarto en cruceros del mundo, tras los del Caribe.
Tras la presentación de Josep Ginesta en representación de AEDIPE Catalunya, he tenido el honor de enmarcar la sesión durante 10-15 minutos para hablar de 3 conceptos sobre el Talento: Talentismo, Human Age y VUCA World. Como escribía ayer mismo el Premio Nobel de Economía Paul Krugman en su columna del The New York Times, “Paradigming is hard” (Hacer paradigmas, modelos mentales, es duro). Sin embargo, en un mundo en el que cada minuto se cuelgan 100 horas en Youtube, las dos horas de este ciclo hoy equivalen en vídeos de la red a 6 años laborales a tiempo completo (suficiente para hacerte dos carreras de ciclo corto). Talentismo, Human Age y VUCA World son conceptos pertenecientes a las 3 E: Era, Estilo y Entorno.
El Talentismo es la nueva era que sucede al Capitalismo, en la que el Talento es más escaso –y valioso- que el Capital. Si el Capitalismo surgió alrededor de 1492 (descubrimiento de América, pero antes caída de Constantinopla, invención en Occidente de la imprenta, Estados nacionales), el Talentismo se inició con el final del “calendario maya” (internet, poder de los mercados sobre los estados, neoglobalización). Una nueva que nos anima a replantear el Talento como “inteligencia triunfante” (José Antonio Marina), como puesta en valor, como capacidad por compromiso en el contexto adecuado. Y con el talento, el contrato psicológico entre profesional y organización (debe ser de empleabilidad), la educación (que es la inversión más rentable, con un ROI de 1.700%), el proyecto más allá de la profesión (fluidez), el equipo, el capital organizativo (cultura, clima, compensación y cooperación) y la felicidad (que no se busca, sino que se construye).
El Human Age nace con el texto “Entering the Human Age”, del CEO de ManpowerGroup, Jeffrey Joerres, alrededor de 2011: www.youtube.com/watch?v=0oeHM_94GGY  Las empresas “Human Age” son humanistas, y por tanto se oponen en la práctica a las tayloristas (“La organización científica del trabajo”, de Frederick W. Taylor, 1911). El taylorismo se basa en la desconfianza (cree que el ser humano es por naturaleza perezoso), en el control, en la dualidad entre los que mandan y los que obedecen, en los compartimentos estancos y la especialización de tareas. Las empresas “Human Age” apuestan por el optimismo inteligente, por el reconocimiento, por el equipo, por la equidad y la iniciativa. Son empresas “preferidas para trabajar”, de Calidad (400+ según el Modelo EFQM), éticas, flexibles (equilibrio de vida).
El Entorno VUCA World se refiere a Volatilidad, Incertidumbre, Complejidad y Ambigüedad (es como juntar “La vida de Pi”, “Gravity”, “Origen” y “Matrix”, según Taghatat Varma).
Santiago Puebla nos ha hablado del origen del concepto VUCA, en las escuelas militares de EE UU (en lugar de bloques antagónicos y un “enemigo” conocido y previsible, un escenario complejo y caótico). En un mundo crecientemente digitalizado, en el que el centro de gravedad se está trasladando de Occidente a Oriente, en el que la sostenibilidad del planeta se complica cada vez más, la solución es apostar por una simbiosis de Anticipación y Agilidad (Santiago ha recordado, muy amablemente, el término “flexeverancia”), de Centralidad del Cliente, de atracción, fidelización y desarrollo del Talento y de “Pensar localmente y actuar gobalmente” (Harish Manwani, CEO de Unilever Hindustán).
La repuesta a VUCA (Volatilidad, Incertidumbre, Complejidad y Ambigüedad) es VUCA. De la Volatilidad a la Visión, de la Incrtidumbre (Uncertainty) a la Comprensión (Understanding), de la Complejidad a la Claridad, de la Ambigüedad a la Agilidad. Pedro Arellano nos ha expuesto el caso del Port de Barcelona, que considera a todos los stakeholders y no solo a l@s emplead@s, que logra “cambiar realidades” (de la formación a la trans-formación; como ha resaltado Santiago Puebla, de las competencias del perfil al cambio de hábitos), que ha generado una Marca de Calidad (Efficiency Network) para seguir mejorando, “de la eficiencia a la excelencia”. Impresionante la presentación de Pedro Arellano, que nos ha hecho sentirnos muy orgullosos a quienes queremos a la Ciudad Condal.   

Mi agradecimiento a los equipos de AEDIPE Catalunya, liderado por Ricard Alfaro, y de marketing de ManpowerGroup, liderado por Montse Moliner. La jornada ha sido un éxito; el comienzo de un ciclo sobre el VUCA World muy interesante.      

lunes, 28 de abril de 2014

Los Retos del Directivo Actual, por Emilio Moraleda


Jornada de lunes entre Madrid y Barcelona. Por la mañana, acción comercial con la DRH de una de las grandes compañías de seguros (el próximo paso es el encuentro con el DG, lo que demuestra el valor estratégico del talento en esa organización). Y por la tarde, AVE a Barcelona con Santiago Puebla, DG de FuturSkill. El 29 y 30 próximos, “el primer encuentro VUCA World de AEDIPE” en la ciudad condal y en la capital de España. Hablaremos del desarrollo del talento, con importantes experiencias de clientes (Port de Barcelona, IBM).
Admiro mucho a Emilio Moraleda, uno de los grandes directivos de nuestro país. Presidente ejecutivo de Pfizer con enormes resultados (recuerdo de aquellos tiempos sus “convenciones de líderes”, con unos 250 profesionales de la compañía, en las que tuve el honor de participar en distintos momentos), acaba de publicar “Los retos del directivo actual. Competencias, competencias y valores imprescindibles del profesional del siglo XXI”.
El prólogo es de Rosa García, presidenta de Siemens, y no tiene desperdicio. “Todos los grandes líderes empresariales de nuestro tiempo tienen algo en común: su infatigable capacidad para crear nuevos productos y servicios, su firme creencia en el talento de las personas y su voluntad constante de generar progreso y compartirlo con la sociedad”; “La capacidad para motivar a un equipo, la valentía que debe tener un buen líder para escuchar a los demás y la humildad necesaria para admitir que él también se equivoca son los factores que pueden marcar la diferencia entre la mediocridad y la excelencia de una compañía”. Rosa aprecia, como un servidor, la capacidad que ha mostrado Emilio Moraleda de equilibrar los dos pilares en sus conductas de liderazgo: lo más tangible, los números, los resultados, con el talento, que es la gran causa de que los resultados se consigan.
En la introducción, el autor considera que el líder del futuro será más humano y más humanista, con “un poco más de alma que ahora”. Sí, el secreto está en la gente, “en la gente mejor liderada”.
Emilio Moraleda nos habla de valores, especialmente de los que él considera “el oro molido”: Resultados, Integridad, Innovación, Respeto por la gente y Cuidar el talento. Emilio nos provoca: “Sin resultados estás muerto” y cita a Indira Gandhi: “No le cuentes a otros tus dolores de parto, muéstrales al niño”. O, como dicen los estadounidenses, “Your best friend is your trend”. Lograr y crecer (“El crecimiento constante es el mejor mecanismo de supervivencia”, Amancio Ortega). Para asegurarnos que la empresa lo logra, 4-5 claves: el primer ejecutivo ha de tomar el mando, la guardia pretoriana debe seguirle, han de estar unidos por el bolsillo, no bajar la guardia y ser muy conscientes de que no es tarea fácil. En definitiva, no levantar el pie del acelerador. Y un gran consejo: “Con incentivos mediocres no esperes resultados brillantes”.
Emilio Moraleda polemiza: “No estoy de acuerdo con quienes afirman que el talento es un bien escaso. El talento nunca ha sido escaso. (…) Otra cosa distinta es que el talento se identifique adecuadamente, se le dé la oportunidad de desarrollarse y se le sitúe en el sitio correcto”. Que el talento es escaso lo demuestra el desajuste de talento: en nuestro país, un enorme nivel de desempleo (insostenible) y a la vez dificultades para cubrir vacantes con éxito. Pero es que el talento, ya sabes, es capacidad y es compromiso en el contexto adecuado. O, como diría Ortega y Gasset, “yo soy yo y mis circunstancias; y si no las salvo a ellas no me salvo yo”.
Con el bagaje de primer ejecutivo a sus espaldas, Moraleda nos habla de elegir bien, de la cantera y el banquillo, de cómo moverlo, del ejemplo, de evitar a las “prima donas” y de que un/a buen/a líder no tiene miedo.
“Delega o revienta” es uno de mis capítulos preferidos. La delegación es esencial para el equilibrio de vida, para la motivación y el crecimiento, para la confianza. ¿Qué no es delegable? La reestructuración y la transformación organizativa, obviamente.
Gestión del Cambio. “Cuando el ritmo de cambios dentro de la empresa es superado por el ritmo de cambios fuera, el final está cerca” (Jack Welch). En sus “pautas para no fallar”, Emilio se inspira en John P. Kotter (Harvard): sentido de urgencia, equipo comprometido, marcar la nueva dirección y comunicarla, remover obstáculos, conseguir victorias rápidas (quick wins), perseverar y afianzar los cambios.
Liderar en la adversidad. “La adversidad tiene la virtud de hacer surgir los talentos que en circunstancias de prosperidad habrían estado latentes” (Horacio). Como gran ejemplo, la expedición de Shackelton. El autor nos alerta contra los “líderes blanditos”, que no van a ninguna parte, y contra los llorones (hay que dedicarles el tiempo justo, porque no pueden ser el centro de atención).
Cercanía, tanto de las personas como de los números. El reconocimiento emocional, que es un “arma de construcción masiva”, con equilibrio (ni mucho ni poco, ni tarde ni pronto). William James, uno de los dos padres de la psicología, ya nos enseñó que “el principio más profundo de la naturaleza humana es el anhelo de ser reconocido”.
El autor se centra en las fusiones (el líder ha de estar visible, sin distracciones, con la regla del 80-20 (decisiones rápidas, audaces, aunque imperfectas), generando una única cultura (“Hay que unirse no para estar juntos, sino para hacer cosas juntos”, Donoso Cortés) y practicando la generosidad (la gran cualidad del talentismo).
Compromiso, real, vertical, rentable. Eliminar los “reinos de taifas” y apostar por la confianza.
Imagino a Emilio Moraleda como una especie de Coloso de Rodas, con dos columnas como piernas: el talento (individual y colectivo) y los resultados (previstos por la superación de las expectativas del cliente). Me gusta que l@s directiv@s con los que he tenido el privilegio de trabajar plasmen su experiencia y la compartan con nosotr@s. Gracias, Emilio, por ello; a tu editor, Roger (que es el mío); a tu agencia de conferenciantes, liderada por Dani (que también compartimos) y a la gente que ha trabajado contigo en los proyectos empresariales.    

domingo, 27 de abril de 2014

Desigualdad: Cuando los ricos "compran los Gobiernos"


Domingo primaveral de entrenamiento de fútbol (de Zoe, durante casi tres horas), comida familiar y descanso. Esta noche veré en DVD “12 años de esclavitud”, película galardonada recientemente con el Óscar.
La prensa de hoy ha estado especialmente interesante. En dos de los medios nacionales se hablaba de “El capital en el siglo XXI”, del economista francés Thomas Piketty, un texto de 600 páginas que en su versión en inglés se ha convertido en best-seller.
Luis Garicano, economista al que admiro particularmente, escribía sobre este libro en El País Negocios, en el artículo “El capital 2.0: La desigualdad, al centro del debate”. Piketty extiende su análisis de la desigualdad de la renta (el 1% de los más ricos en EEUU se han llevado el fruto del crecimiento) a la riqueza. Su conclusión, tal como la expone el profesor Garicano, es que en este siglo veremos a una clase de “rentistas” hereditarios, como en las novelas de Balzac y de Jane Austen. Tiene sentido, porque según la tesis de Solow la relación entre la riqueza de un país y la renta que genera es estable (por ejemplo, si la tasa de ahorro es del 10% anual y el crecimiento del 2%, la riqueza será cinco veces la renta generada). Para Piketty, los rendimientos del capital han sido históricamente del 5% anual; pero si los rendimientos del capital aumentan respecto a los rendimientos del trabajo, la parte del pastel que va a los ricos aumentará. “La tendencia a la concentración de la riqueza es una ley de hierro del capitalismo”. Lo intrigante es que, al parecer, solo las guerras igualan nuestras sociedades. La propuesta de Piketty es un impuesto no sobre las rentas sino sobre la propia riqueza.
“Tras la crisis”, escribe Garicano, “se han producido muchas de las cosas que, en un plazo más largo, preocupan a Piketty. En primer lugar, la parte de la renta que fluye a las rentas del capital, que históricamente se llevaban algo más de un tercio de la tarta total, ha subido en ocho puntos porcentuales estos años de crisis, debido a que los beneficios han subido en un cuarto a la vez que los salarios caían (…) ¿Por qué es preocupante la creciente concentración de la riqueza? Para mí, la consecuencia más preocupante es la desvirtuación de la democracia: que los ricos “compren los Gobiernos” para asegurarse la preservación de su riqueza, permitiendo agujeros y exenciones fiscales e incluso la eliminación de los impuestos que amenazan la acumulación del capital”.
En El Mundo, Pablo Suanzes nos hablaba del “Efecto Piketty”. Como el retorno del capital es mayor de la tasa de crecimiento, volvemos a un “capitalismo patrimonial”. Como ejemplo, el mercado del arte, absolutamente disparado.
Esta bien que reflexionemos sobre la desigualdad, porque es muy peligrosa (la he tratado en diversas ocasiones en este blog). Sin embargo, no se trata de volver a los tiempos de Balzac o Dickens, porque en el talentismo el talento es más escaso (y valioso) que el capital. Los mayores millonarios del planeta (Gates, Buffet, Ortega, Slim) no son herederos, sino talento emprendedor. Sí, el talento es dual, desigual (el talento, puesto en valor, gana mucho; el resto está en el límite de subsistencia), en una proporción paretiana (20/80).
Guillermo Altares entrevistaba a Rafael Correa (Guayaquil, 1963), presidente de Ecuador desde 2007. En un país de 14,6 M de habitantes, más de un tercio vivía en la pobreza en 2006, según datos del Banco Mundial; hoy, menos de una cuarta parte. Ha sido nombrado doctor honoris causa por la Universitat de Barcelona por su lucha contra la desigualdad. Con sano orgullo, se considera campeón en Iberoamérica en la lucha contra la inequidad (y está atrayendo numeroso talento docente español para que su país avance). Acusado de autoritario por algunos, considera que “la mentira es uno de los mayores problemas de América Latina” y que “nuestros hermanos inmigrantes son los héroes de nuestro tiempo”. Ecuador es un país maravilloso al que le estoy muy agradecido.
También en El País Negocios, “Los ejecutivos indios están de moda”, con ejemplos de Satya Nadella (Microsoft) y los CEOs de Pepsico, MasterCard, Adobe, Cognizant, los VP de Google, Intel o Cisco, y en Europa los líderes de Benckiser, Deutsche Bank, Unilever, Citigroup, Vodafone, Orange, McKinsey… Son legión en las Business Schools, en el Sillicon Valley… En el artículo habla mi gran amigo Alan da Silva, socio de PwC. La cultura india está más preparada para el VUCA World, qué duda cabe.
Del especial de Escuelas de Negocios, me quedo con “Mujeres al frente”. Opiniones de mi admirada Laura González-Molero (máxima responsable de Merck Latam) y Nerea Torres (Siemens). En 2020, al menos el 40% de los consejeros han de ser mujeres, según exigencia de la Comisión. No creo, por principio, en la discriminación positiva, pero es un hecho que hemos de combatir radicalmente la discriminación negativa que sufrimos.
Club de Excelencia Educativa. Una espléndida idea del maestro José Antonio Marina a la que me apunto. “Dos actitudes conducen a la depresión: quejarse continuamente y esperar a que alguien resuelva nuestros problemas. Ambas han deprimido a nuestro sistema educativo. El antídoto infalible es la acción. La sociedad va más rápida que los sistemas políticos. Eso se ve con claridad en el mundo económico. Los grandes expertos no están en la política, están fuera de ella, lo que hace que la política vaya siempre a rebufo. Algo parecido va a suceder en educación. Las multinacionales de la información están tomando posiciones para convertirse en los grandes educadores mundiales. Los Estados no van a tener la agilidad suficiente para controlar este movimiento”. Así es: en el “Human Age”, gana la sociedad civil, que desea desarrollar su talento y su liderazgo.
“Ser agradecidos nos hace más felices”, de Raimon Samsó. Bibliografía de Luis L. Hay (“Gratitud”), John Demartini (“El efecto Gratitud”) e Yves-Alexandre Thalman (con su “Cuaderno de ejercicios de Gratitud”).
La Ciencia: entrevista de Juan Cruz a Jorge Wagensberg (Barcelona, 1948), que creó el museo de la Ciencia de la Fundación La Caixa y ahora se pone al frente del Museo Hermitage de Barcelona. “La conversación debería ser una asignatura”, “Si usas la mente, si piensas, si tienes como proyecto comprender la realidad, la vida es muy divertida”.
El Fútbol: John Carlin cita a Freud: “La incapacidad para tolerar la ambigüedad es el origen de todas las neurosis” para recordarnos que “Todo vale en el amor, la guerra y el fútbol” (por ejemplo, el juego de Mourinho, tan destructivo como emocionante). Y “la era de los entrenadores estrella”, de Iñaki Gil, que menciona a Guardiola, Luis Aragonés, Mou, Tito Vilanova, Ancelotti, el Cholo Simeone y Vicente del Bosque.   
El Arte:  Miguel Ángel Recio (DG del INAEM) ha acordado con la Asociación de Creadores de la Moda de España (ACME) una alianza para trabajar juntos. “Es convenio es una manera de poenr en valor el talento que hay en los dos campos que son de la máxima excelencia” (Miguel Ángel Recio).
Finalmente, de entre las artes, la séptima: el cine. Mi buen amigo Ignacio García de Leaniz (Universidad de Alcalá de Henares) trata la exitosa “Ocho apellidos vascos” para hablar de la gestión de los prejuicios. Las ‘trampas psicológicas’ del Efecto Halo, el Efecto Horn, el síndrome de las últimas impresiones o la tendencia a la semejanza. “Hagámonos preguntas incómodas”, nos recomienda Iñaki.
Mi agradecimiento a tod@s ell@s por compartir su sabiduría y hacernos pensar.