Páginas vistas en total

viernes, 5 de diciembre de 2014

El Coaching Educativo y la necesidad de reilusionarnos


Esta mañana he tenido el honor de participar en la reunión constituyente de AECOPE, la Asociación Española de Coaching Educativo Pedagógico y Evaluación Educativa, presidida por Carmen Pellicer Iborra (presidenta de la Fundación Trilema y una de las grandes referencias de la educación en España) y que cuenta en su junta con personalidades de la talla de José Antonio Marina, Isauro Blanco, Elsa Punset o Roberto Luna. Carmen nos ha presentado los estatutos y los esfuerzos de AECOPE por certificar tanto a l@s coaches pedagógicos como a l@s de liderazgo (directores de centros, claustros de docentes). Como muy acertadamente ha señalado el maestro Marina esta mañana, “la escuela es un bien a proteger”. Mi profundo agradecimiento a Ana Belén, Inmaculada, Gregory, Carlos, Mar, Coral, Carmen, Martín Carmen P., Martin, Francesc, Elsa, Manolo, Isauro, Juan, Ana, Juan Luis, Beatriz, Reme, Teresa y Lucía. Con 7.350 horas de formación al año, Trilema es de largo la institución con mayor experiencia en coaching educativo de nuestro país.
Además hemos disfrutado de un almuerzo muy divertido en CasaClub (c/ Pinar, 17). Francesc y Elsa nos han recomendado la película ‘Interstellar’ de Christopher Nolan y Carlos Hue, ‘Diplomacia’ de Volker Schlondörff (sobre las relaciones entre un general alemán y un diplomático sueco para evitar que ardiera París durante la II Guerra Mundial), Mejor Director y Mejor Actor de la Seminci 2014.
El próximo 11 de diciembre, jueves, se celebrará el VI Afterwork de APD en Barcelona, con el título ‘Cómo volver a gestionar en tiempos de recuperación económica’. Escucharemos a Luis Galindo, María Belón, José María Gay de Liébana, Mónica Mendoza y Jesús Calleja, con Leo Harlem como maestro de ceremonias. Ya hay más de 2.552 directiv@s apuntad@s para este evento en el Palacio de Congresos de Catalunya.
Ayer, tras llegar de Barcelona, pasé por La Casa del Libro y me compré sendos libros de cada uno de los ponentes. Durante estos días voy a leerlos (o releerlos) uno por uno.
He empezado esta tarde por releer el excelente ‘Reilusionarse. Apasiónate por la vida’ de Luis Galindo, ya en su 11ª edición. Más de 25.000 lectores. Una llamada a:
- Reilusionar España. “En un entorno tan deprimido como el actual, las personas con ilusión marcan la diferencia”. Somos un pueblo extraordinario con gente extraordinaria (nº 1 mundial en trasplantes, por ejemplo), que necesita reilusionarse de forma urgente.
- Reilusionarse por el trabajo bien hecho. “La mayor recompensa de nuestro trabajo no es lo que nos pagan, sino aquello en lo que nos convierte”. La diferencia entre un trabajo normal y uno especial es la actitud entusiasta.
- Reilusionarse por el ocio de calidad. La trampa es el ocio pasivo, cuando debemos optar por el ocio activo.
- Reilusionarse por el presente y por el futuro. “Aprende del pasado, disfruta del presente e ilusiónate por el futuro”. Es el optimismo inteligente, que crea el futuro que desea.
- Reilusionarse siendo agradecido. “Todo nuestro descontento por aquello que carecemos procede de nuestra falta de gratitud con lo que tenemos” (Daniel Defoe). Debemos buscar a diario motivos de agradecimiento.
- Reilusionarse siendo generoso, ayudando, teniendo espíritu de servicio. “Maestro, estoy desanimado, ¿qué puedo hacer? ¡animar a los demás!” (tradición tibetana). “La generosidad es el deseo de quien quiere, siguiendo el dictamen de su corazón, ayudar a los demás”.
- Reilusionarse disfrutando de la vida. “Disfruta conscientemente de todas las situaciones que te regala la vida”. Dejemos de vivir en modo automático y disfrutemos (“ser rico consiste más en el disfrute que en la posesión”). A disfrutar se aprende, activando la consciencia.
- Reilusionarse por el amor. “Amar es el camino que nos lleva a sacar lo mejor de nosotros mismos”. Martin Seligman: “El amor es la pasión por la dicha del otro”. “La calidad de nuestra vida es la calidad de nuestras relaciones”. “El amor no es necesario para vivir, pero sí para que merezca la pena vivir”. Eso sí, para demostrar amor hay que ser muy valiente.
El libro incorpora de 32 lectores, entre ellos Guillermo Rey-Ardid, DRH para Europa de Alcoa, que lo leyó en un viaje a Venecia y agradece a nuestro común amigo Luis la emoción, el poder, la serenidad y la admiración. Son las gafas de la ilusión, que un@ debe ponerse.
Gracias, Luis. Nos vemos el próximo jueves, en el escenario.