Páginas vistas en total

sábado, 29 de noviembre de 2014

Human Media en el Human Age

Este sábado Zoe me ha llevado a ver Mortadelo y Filemón contra Jimmy el cachondo en dibujos 3D.  Entretenida, en plan Tebeo y muy española.
He estado leyendo “Human Media. Las personas en la era de internet” de Isra García. Isra cuenta con un blog con más de 120.000 visitas mensuales. A los 27 años fundó IG, empresa especializada en marketing y comunicación innovadores. Es uno de los profesionales más influyentes de Europa en social media y un Top 20 social media bloggers según Solomon McCown.
No se trata, como dice el propio autor, de un manual, sino de un conjunto de (profundas) reflexiones y observaciones. Porque “en la edad de la conexión humana y de la disrupción de la comunicación y el marketing, todos los procesos habituales se interrumpen”. “Internet depende de la capacidad que tengas de crear cambio, interactuar con las personas y la calidez con la que lo hagas”. “Más allá de Social Media, el mercado necesita relaciones humanas más que redes sociales”.
Citando al gran Seth Gordin, “el liderazgo es el nuevo marketing”. Se trata de respeto, empatía, consideración y apreciación por la otra persona. “La nueva era de internet va sobre emociones más que sobre la unión de bits digitales”. La pregunta de Isra es: ¿Interrumpes o comunicas?
“Cuanto más doy, más tengo” (Chris Brogan). Human Age es la Economía de Compartir. “La nueva comunicación no es una evolución, sino una revolución”. “”Esta economía recompensa al líder, al iniciado, al instigador y al intrépido. Internet crea causas más poderosas que marcas o agencias” (Seth Godin). “Cuida, guía, conecta, aprende, interrumpe y converge”.  ”Tú eliges si conectas, con quién conectas, cómo conectas y por qué conectas”. “La tecnología aumenta con el liderazgo, la invención, la colaboración y la actitud de las personas”.  ”El marketing ha pasado de ser sentido común a cambio producido por  una colisión entre marca, comunidad y personas”.  Para Isra, permanecer humanos es la clave. “Hemos  intercambiado  humanidad por tecnología  y conversación por  ruido”.
La  nnaturalidad es atractiva para la audiencia  y la resonancia es  la nueva moneda de cambio.