Páginas vistas en total

sábado, 15 de noviembre de 2014

El Liderazgo a lo largo de la Historia. Huellas de Gigantes, de Gonzalo Martínez de Miguel y Nacho Soriano


He estado leyendo ‘Huellas de Gigantes. El Liderazgo a través de la Historia’, de Gonzalo Martínez de Miguel y Nacho Soriano. Gonzalo es autor de ‘Liderazgo esencial’, ‘Mapas del mundo para Marta’, ‘Calidad de Liderazgo’ y ‘Lo que piensan los directivos españoles’ (he tenido el placer de leer todos ellos y de comentarlos en este blog). Nacho es historiador, y de los buenos. El texto está avalado (mediante el prólogo y el epilogo) por dos líderes a los que quiero y admiro, Federico Mayor Zaragoza (durante 16 años, DG de la Unesco) y Vicente del Bosque (nuestro seleccionador de La Roja, que esta noche juega en Huelva contra Bielorrusia).
Los autores han elegido a siete grandes líderes y, a modo de “conclusión adelantada”, nos presentan sus cualidades comunes en el inicio del texto. Los mayores líderes de la historia:
1. Tienen capacidad para marcar la dirección clara en un mundo perdido.
2. Cuestionan el libre pensar (status quo) del momento.
3. Combinan el egoísmo personal con la generosidad universal.
4. Tienen una visión espiritual del mundo (se sienten llamados a una misión).
5. Están dispuestos a expandir las fronteras de su comunidad.
6. Hay una vinculación histórica entre Liderazgo y violencia (no necesariamente sangrienta).
7. Tienen carisma, autoridad y poder en distintas proporciones.
Gonzalo y Nacho preconizan el “líder total” (que se focaliza tanto en el qué como en el cómo) y nos presentan “el liderazgo de los perdedores”: Darío I de Persia, Espartaco, Napoleón Bonaparte o Rommel. Asímismo, nos hablan de “modelos de un liderazgo primitivo”, de un tándem entre el líder cazador (joven y fuerte, con poder sobre el grupo) y un brujo, chamán o líder espiritual (mezcla de médico, maestro, sacerdote y legislador; tiene una autoridad socioemocional). “El Liderazgo implica la voluntariedad en la acción de los colaboradores”.
Los ejemplos históricos que nos presentan los autores, para que los ad-miremos (aprendamos de ellos) son:
- Aníbal Barca (247-183 aC): Una alternativa al Imperio Romano. Dotado de capacidad estratégica, planificación y logística, osadía y creatividad, cohesión de su equipo, relación con sus líderes, perseverancia, proactividad y capacidad de adaptación. En la línea de Hernán Cortés, Robert E. Lee, Ernst Shackelton, Rommel o el Che Guevara.
- Julio César (100-44 aC): El epítome del liderazgo clásico. Dotado de sólida autoestima y autoconfianza, visión moderna del mundo, equilibrio entre capacidad de acción e inteligencia política, ambición, estrategia, carisma y buena comunicación, valentía y creatividad,, inteligencia relacional. En la línea de creadores de imperios como Gengis Khan, Napoleón Bonaparte, Alejandro Magno, Augusto, Trajano, Marco Aurelio y Constantino.
- San Francisco de Asís (1182-12226): Un religioso revolucionario. Vocación de ser ejemplo, Coherencia e integridad, Generosidad y actitud de servicio, Humildad y cercanía, Entusiasmo y capacidad de motivar, Desapego del poder formal, Aprendizaje continuo. En la línea de otros líderes como Mahatma Gandhi, Albert Schweitzer, Martin Luther King o la Madre Teresa de Calcuta.
- Isabel de Castilla (1451-1504) y Fernando de Aragón (1451-1516): Los Reyes Católicos. Un liderazgo con capacidad para compartir el poder, Dirección profesional, Inteligencia política y estrategia, Negociación, Innovación y atrevimiento, Tenacidad y esfuerzo, Ambición, Visión de estado y claridad en los objetivos. En la línea de tándem como Akenatón y Nefertiti, Pelópidas y Epaminondas, Justiniano y Teodora, Daimler y Benz, Perón y Evita. Liderazgo femenino como el de Margaret Thatcher, Golda Meir, Indira Gandhi, Catalina de Rusia, Isabel I Tudor. Para Gonzalo y Nacho, Steve Jobs es “el Fernando el Católico de los negocios”.
- Harriet Trubman (1820-1913): De esclava a héroe nacional. Dotada de servicio y entrega a los demás, Humildad y cercanía, Tenacidad y capacidad de lucha, Fortaleza de carácter, Intuición, Búsqueda permanente de la dignidad, Fe y confianza en la capacidad de cambiar las cosas. En la línea de Boudica, Hildegrand Von Bingen, Juana de Arco, Ignacio de Loyola, Florence Nithingale y libertadores como Washington, San Martín, Bolívar o José Martí.
- John F. Kennedy (1917-1963): Un líder que cambió el mundo actual. Dotado de una imagen impecable, Valor e iniciativa, Seguridad en sí mismo, Capacidad de trabajo en equipo, Sentido de la publicidad, un estilo fresco y atractivo, Sentido del humor, Profesionalidad. En la línea de líderes como Hammurabi, Septimio Severo, Federico de Prusia, Abraham Lincoln, Theodore Roosevelt o Winston Churchill.
- Nelson Mandela (1918-2013): Nuestro referente contemporáneo. Dotado de Ética e integridad, Paciencia, Valentía, Pragmatismo, Capacidad de escucha, Respeto por el ser humano y vocación de servicio, Firmeza y humildad, Aprendizaje continuo, Consistencia personal y Comunicación estratégica. En la línea de Gorbachov, Desmond Tutu, Adolfo Pérez Esquivel, Adolfo Suárez, Lech Walesa, Lula da Silva y Aung San Yuu Kyi (todos galardonados con el premio Nobel de la Paz, excepto los presidentes Suárez y Lula).
Un libro estupendo si te gusta la Historia y sobre todo si te apasiona el Liderazgo. Me ha recordado las presentaciones que he podido hacer sobre líderes históricos como Mandela, Julio César, Kennedy, Margaret Thatcher…
¿A qué líder histórico te aproximas más? ¿A quién se parece más tu jefe, tus amigos, la gente que conoces? Mi gratitud a Gonzalo Martínez de Miguel y a Nacho Soriano por compartir con nosotr@s tanta sabiduría y reflexiones tan interesantes.       

1 comentario:

Gonzalo Martínez de Miguel dijo...

Hola Juan Carlos.
Aprovecho tu entrada en el Blog para agradecerte la generosa reseña al Libro de "Huellas de Gigantes". Se que eres un lector ávido, además de un buen escritor, preocupado por encontrar y difundir las claves de un liderazgo efectivo y digno. Estos libros que mencionan tienen también su deuda contigo. El camino que abriste con "La sensación de fluidez" hace ya años, nos inspiró para buscar lo que de verdad es esencial para la dirección de personas y de nuestra propia vida.


Recibe un fuerte abrazo con mi admiración y cariño.